28 de abril de 2014

Olvido de audiencia

0
Publicado por

Escrito por Miguel Ortega.

Poner corriente eléctrica en los testículos de los hombres y en los pezones de las mujeres, partir dedos, introducir palillos de dientes entre las uñas y la carne, meter la cabeza “a remojo” durante largos y angustiosos minutos, romper huesos y dar palizas, abrir los ojos de una persona hasta que se resequen tanto que ya no saben si volverán a ver, hacer pasear a alguien por un precipicio con los ojos vendados... Estas y otras formas de tortura han sido olvidadas. Olvidadas por “El muñecas” y por la Audiencia Nacional, claro. A quien le quemaban los lóbulos de las orejas con cigarrillos, les pinchaban las palmas de los pies y les ponían corrientes eléctricas no creo que les haga ni puta gracia; no creo que tengan olvido ni perdón en sus memorias.

El artículo 1.b del Convenio sobre imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y lesa humanidad (véase este último principalmente, ya que incluye las torturas) trata de que el genocidio, crímenes de guerra, o crímenes de lesa humanidad (en tiempo de guerra o de paz) no prescriben nunca; esta Resolución de la Asamblea General de la ONU entró en vigor el 11 de noviembre de 1970. En cambio, la Audiencia Nacional, hace otra lectura. Lee que son torturillas, no torturas; que siendo así, claro, no son crímenes de lesa humanidad; y por supuesto, bajo la premisa de que son torturillas, ya han prescrito.

En fin, se han pasado la legislación internacional por el arco del triunfo. Bueno, por ese no, que ese es el arco querido de los vencedores.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger