5 de abril de 2014

Ministro de Haciénd(olo) mal

0
Publicado por

Qué bellos tiempos aquellos cuando se podía decir lo que se quisiera, cuando no había manera de demostrar
las falacias y gilipolleces políticas. Imagino -tampoco lo viví- que lo que Cánovas dijera iría a misa. Es cierto que existirían los debate políticos; que me cago en todo porque yo paso hambre, que yo no tengo esos niveles de vida, que no será tan bonito como lo pintan, etc. Pero demostrar los números en términos globales era imposible. Podías hacer una aproximación, a lo sumo, y siempre alguien que dijera lo que quisieras oír.

Ahora, malditas tecnologías y recuentos rápidos mediante las computadoras de diseño, uno no puede decir nada tranquilo. Fíjense en Montoro si no; “sí, sí, es cierto que el IVA cultural tiene algo de repercusión en las taquillas, pero también tiene mucho que ver el nivel del cine español”. Bendito momento.

También tienen su parte de culpa las empresas privadas, claro, los cines. Con esos precios que se salen de la órbita económica de cualquiera y que hay que ahorrar para ver una peli. Recuerdo cuando me contaba mi padre que por veinte o veinticinco pesetas ibas al cine. Ahora, con palomitas y coca cola para los niños, veinte euros. La entrada en sí, ocho, las palomitas, cuatro, y la coca cola, tres. Que te pinchen el estómago hasta destrozar tus principios éticos, no tiene precio.

Durante la “Fiesta del Cine” se han vendido cerca de dos millones de entradas, en torno a 230.000 por película, con una evidente superioridad de “8 apellidos vascos”, españolada a mi parecer sublime sobre la estigmatización entre el polo norte y sur de nuestro país. ¡Pobre! Cuando decía, inocente de él, que no tenía culpa de que la gente no fuera al cine. ¡Pobre! Que es Ministro de Haciend(olo) mal sin saber un principio básico del mercado: a mayor precio, menor demanda; a menor precio, mayor demanda. ¡Pobre! Que vivía en Españilandia y se ha despertado en España. Pero pobre también de todos los actores, directores, guionistas, y trabajadores en general de la cultura cinematográfica, que han sido insultados, descalificados, que merecen una disculpa, y no la van a tener. En fin, Montoro, menudos patinazos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger