8 de abril de 2014

Los ratones que le faltaron a Amaral

1
Publicado por

Escrito por Cristina Barrial

Cuando Russian Red dijo algo así como, “si tengo que decantarme entre izquierdas o derechas, soy de derechas”, Nacho Vegas cavó su tumba al contestar que “cualquier persona que hoy en día se considere de derechas ha de ser un cretino, un cabrón o un potentado”. ¿Quién se cree él para retratar al policía nacional como torturador en su nuevo tema Actores poco memorables? Es bien sabido el compromiso político del asturiano, y también lo son sus formas alejadas de lo “políticamente correcto” y de los pelos en la lengua. Es bien sabido, y gusta poco. Todo artista que se aleje del progrerío  made in Bardem ya puede salir corriendo. Que se lo digan a Willy Toledo –que podrá gustar o no lo que diga, pero al menos, y hasta ahora, su discurso se aleja del institucional-.

Ayer se estrenó el nuevo videoclip de la canción “Ratonera”, de Amaral, un grupo que en el florecimiento del 15M declaró no creer ni en la izquierda, ni en la derecha; un discurso que sigue calando bien. El trabajo de estos zaragozanos, que nunca se habían pronunciado en lo que a política se refiere, ha recibido una estupenda acogida por parte del público. En él, se pueden ver caricaturas de distintos políticos del Estado español, víctimas de una paliza, seguidos de carteles que sacan a relucir los datos más alarmantes del país, como la vivienda o la pobreza.

El objetivo es claro: situar a los políticos como los culpables de todo mal que acecha la península y, a la vez, tildarlos de masa compacta y homogénea. Todos son iguales. Todos son culpables. Quizá inconscientemente, guiados por la típica conversación que se puede escuchar en cualquier bar sobre el término casta política –que personalmente, poco me gusta- Amaral ha sido valiente, dicen algunos, apuntando. Pero quizá, también, haya apuntado al lugar equivocado. El “todos son iguales”, y, sobre todo, “no son necesarios”, no es algo que se haya inventado el llamado cuñadismo. Es un mensaje que viene de épocas anteriores en las que, por ser tan inútil aquella casta política, había un iluminado que escogía por ti durante cuarenta años. Los ratones que aparecen en el videoclip son culpables, sí. Son corruptos, pero lo son en un sistema económico igualmente corrupto que tiene nombre propio: capitalismo, y que no es retratado en el videoclip. No es la mano invisible de Adam Smith; tiene cara, nombre y apellidos, que bien podían haber sido caricaturizados.

Un Botín en la ratonera no habría sobrado. Ni un Rosell, ni un BBVA. Pero quién sabe, de ser así, quizá no se permitiría que esta canción sonara día sí y día también en Cadena Ser.


Imagen tomada del videoplip "Ratonera" de Amaral



1 comentario:

  1. No son madrileños son de Zaragoza!!! A ver si te informas mejor...

    ResponderEliminar

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger