4 de marzo de 2014

¿Quién dicta la agenda LGTB? (I)

1
Publicado por

Además de ser de izquierdas, anticapitalista, antiimperialista, ateo, republicano, feminista, internacionalista y antirracista, resulta que también soy homosexual y quizás si no fuese homosexual y no hubiese sentido por ello el peso de la opresión sobre mí desde muy pequeño, puede que nunca hubiese llegado a ser todo lo demás.

punoLGTBEn las últimas semanas he asistido entre la indignación y la vergüenza ajena a ciertas actitudes en los círculos en los que yo me muevo (que son de gente con mi misma ideología: de izquierdas, anticapitalista, antiimperialista,...) complacientes e incluso cómplices con el terrible problema de la homofobia institucional en Rusia.

He decido aprovechar que Carlos Martínez (con quien tuve un debate en Twitter sobre este asunto) me ha enviado un artículo que recoge algunas de esas posturas para profundizar un poco más en este tema además de contestar a ese artículo.

Respecto al artículo de Carlos: si se desarrolla una tesis partiendo de premisas falsas difícilmente se pueden obtener conclusiones válidas. Dice el texto: “¿Por qué no hay campañas contra los estados donde la homosexualidad está castigada con la pena de muerte y sí contra la homofobia en Rusia?”. Esto es radicalmente falso.

Que una determinada persona no haya participado en esas campañas porque nunca le haya interesado luchar por los derechos de las personas LGTB, que no se haya enterado de su existencia o no les haya prestado atención porque es una causa que no considera que merezca su implicación no significa que las campañas no hayan existido.

Quienes, entre otras muchas causas, defendemos los derechos de las personas LGTB, denunciamos la homofobia siempre, allí donde se produzca y en cualquiera de sus formas, presentaciones o intensidades.
Los derechos de las personas LGTB no son una causa que pueda ser subordinada a otras o sacrificada en nombre de intereses geoestratégicos. Nosotros no nos dedicamos a jugar al Risk, no enarbolamos o silenciamos la causa en función de su conveniencia para la siguiente jugada. Las personas LGTB tienen (tenemos) unos derechos inalienables, que forman parten de los DERECHOS HUMANOS y que deben ser defendidos siempre (no solo cuando convenga) y en todas partes (no solo donde resulte coadyuvante a otros fines). Son una causa autónoma como lo somos las personas LGTB, que no necesitamos la tutela, el permiso ni la guía de los heterosexuales para decirnos cómo, cuándo y dónde debemos alzar nuestra voz para que se respete nuestra dignidad.

Yo acompañaría este tuit de mi lúcido amigo Manolo de otro que dijese: "Vuestra tutela os la metéis por donde más placer os dé y menos amenazada se sienta vuestra virilidad".
Nos suele costar mucho trabajo que la población no afectada por la LGTBfobia preste atención a nuestras denuncias y que Carlos ignore que hemos desarrollado todas esas campañas es la prueba de ello.

Si eso resulta complicado, no quiero ni contar el trabajo que nos cuesta, no ya que se preste atención a lo que decimos, sino que haya quien se implique en la lucha sin ser LGTB. Algo que, sinceramente, me cuesta mucho entender. Yo me implico en la lucha antirracista aunque no pertenezco a una minoría étnica, me implico en el feminismo aunque soy un hombre, me implico en la lucha por la dependencia aunque no soy dependiente, me implico en la lucha para mantener el poder adquisitivo de las pensiones públicas aunque no soy pensionista, me implico en la lucha por las prestaciones de desempleo aunque yo tengo trabajo, me implico en la lucha para parar EREs que no son los de mi empresa, me implico en la lucha contra los desahucios aunque tengo mi apartamento de Lavapiés en propiedad y sin hipoteca, me implico en la lucha por la educación y las becas aunque hace mucho que dejé las aulas, me implico en la lucha por el derecho al aborto aunque no tengo útero, me implico en la lucha para que los inmigrantes vuelvan a tener derecho a ser atendidos en la sanidad pública aunque mi derecho a recibir esa misma atención no se ha visto afectado,... No sé entonces por qué parece que los derechos de los LGTB nos corresponde defenderlos solo a nosotros y a nadie más.

Entiendo que quien no ha sufrido los efectos de la homofobia no sepa lo que es crecer siendo insultado, humillado, agredido y vejado, que te insulten cada día en el colegio, por la calle,... Ir paseando por la calle y que de repente alguien te suelte un puñetazo, te tire al suelo y cuando ya estás ahí te de una patada. Alguien a quien ni siquiera habías visto venir pero que se cree con derecho a hacerlo porque ha percibido que eres un maricón: un pervertido enfermo que degrada y degenera la sociedad.

Entiendo que no todo el mundo pueda imaginar lo que es vivir eso, pero no haberlo sentido en carne propia no es excusa para permanecer indiferente ante ello. No hay socialismo ni hay liberación o lucha por los oprimidos si se mira para otro lado o se intenta desviar la atención ante eso.

La verdad es que a estas alturas y a mis años (35), con todo lo que llevo detrás y todo lo que he tenido que pelear en este asunto, ya ni me importa que haya quien no se sume a la lucha o que no presten atención a lo que decimos sobre el tema. Hemos llegado hasta aquí sin esa colaboración (con muy honrosas excepciones) y podremos seguir también sin ella. Pero lo que no estoy dispuesto a tolerar es que encima algunos se permitan el lujo de intentar silenciarme o de marcarme los límites de en qué casos puedo o no puedo defender una causa por la que no he parado de luchar sin descanso.

No me he pasado toda la vida peleando para liberarme de las cadenas de la homofobia de la derecha para que luego vengan mis compañeros de la izquierda a decirme cuándo puedo o no puedo pelear para que otras personas LGTB también puedan ser libres.

Pensar que es la OTAN, EE.UU. la CIA, la UE o cualquier otro ente quien marca la agenda de la lucha LGTB es insultarnos a los que llevamos toda la vida implicados en esta lucha y decidiendo por nosotros mismos nuestra agenda.

Pensar que nosotros no éramos conscientes de lo que pasa en Rusia hasta que los medios del imperialismo occidental han comenzado a difundirlo para instrumentalizar esa situación supone caer en el error de creer que padecemos el mismo nivel de desidia que al parecer padecen otros compañeros de la izquierda. Nosotros no nos enteramos de lo que sucede con las personas LGTB en Rusia o en cualquier otro lugar cuando lo cuentan los siervos del Amo Lara en La Sexta. Leemos medios especializados y mantenemos una estrecha vigilancia, tenemos contacto con otros activistas en todos los lugares del planeta, consultamos frecuentemente sus blogs donde cuentan la situación en cada rincón y lanzamos las alertas pertinentes mucho antes de que los grandes medios del capital presten atención porque les convenga estratégicamente hacerlo en ese momento para servir a los intereses de sus propietarios (todos ellos cómplices del imperialismo norteamericano). Lo que pasa es que nadie nos hace caso cuando lo hacemos, pero luego sí que hay quien intenta silenciarnos cuando tenemos la oportunidad de aprovechar la atención mediática sobre un evento capitalista como los JJ.OO. para que la denuncia, por fin, sea escuchada.

Y como dije antes, pensar que no nos hemos movilizado al respecto hasta que esos medios imperialistas han puesto el foco en ese problema solo revela que ni se ha prestado atención cuando lo hemos hecho ni ha habido interés nunca por nuestra causa (excepto para intentar boicotearla cuando se considera que resulta dañina para no-se-sabe-qué). *Cuando digo “no-se-sabe-qué” me refiero a Putin, de quien hablaré más adelante.

A principios de febrero (el día 8) escribí estos tres tuits:
Más tarde, el día 18, escribí estos cinco:
Ese mismo día escribí también éstos:
Para quien nunca se haya acercado al activismo LGTB y la teoría queer quizás puedan resultar chocantes el lenguaje y el tono empleados en el segundo de esos tuits. Quien sí lo haya hecho entenderá a qué se deben.
No se puede ir de socialista y lavarse las manos ante la opresión del heteropatriarcado (aún es peor dedicarse a colaborar con ella o minimizarla). No hay socialismo ni liberación de los oprimidos sin tener presentes (y combatir activamente en) el feminismo y lo LGTB.

Para ser socialista de verdad no basta con alabar mucho a Chávez o criticar mucho a Obama. Se es o no socialista en función de cuánto se lucha por los oprimidos, los sientas cercanos o no, por todos ellos. Y obviamente, no se es socialista cuando se legitima, se defiende o se mira para otro lado ante el opresor.

Las leyes contra lo que llaman "propaganda homosexual" están basadas en una estupidez tan grande como considerar que, al tener conocimiento de que existe la homosexualidad, los niños se vuelven homosexuales.

Por eso se prohíbe hablar de ella, mencionarla, decir que es tan digna y respetable como la heterosexualidad, decir que eres homosexual o dejarlo ver de cualquier modo, pasear con tu pareja, hablar de que tienes pareja de tu mismo sexo,... En fin, se prohíbe reconocer la existencia de la homosexualidad de cualquier manera, porque dicen que así "protegen" a los niños (al no saber que existe la homosexualidad, no serán homosexuales).

En la práctica, esa ley se convierte en una muerte en vida para las personas LGTB que no pueden ni formar asociaciones o colectivos LGTB para defender sus derechos.

Pero lo peor de todo esto es que desde el poder se envía el mensaje de que las personas homosexuales son, no solo inmerecedoras de respeto, sino también peligrosas y eso hace que muchos se sientan legitimados para agredirlas, vejarlas, y humillarlas, forzando a los LGTB a vivir bajo el miedo y la amenaza constantes, mirando hacia atrás mientras caminan por la calle y siempre atemorizados.
Ya lo exponía en otro tuit del 2 de febrero: “¿Qué es y qué efectos tiene la criminal ley ‘antipropaganda homosexual’ de Putin?
  • La ley contra la propaganda homosexual rusa ha convertido a la comunidad LGBT rusa en un enemigo del Estado
  • El objetivo principal de la ley es evitar que los menores reciban cualquier información que les haga pensar que ser gay es normal
  • Si eres joven y gay en la Rusia de Putin, estás condenado al ostracismo
También dice el artículo de Carlos: “Por supuesto que hay que mostrar solidaridad con los homosexuales maltratados en Rusia”... Disculpa, ¿cuáles son los “maltratados”? ¿Solo los que ya han sido agredidos? ¿Los que aún no lo han sido pero viven en la amenaza constante no merecen no solo la solidaridad sino que nos movilicemos por ellos? ¿Vivir forzado al silencio, la ocultación y tener que fingir que eres algo que no eres no merece nuestra atención? Quizás la de quien nunca se ha visto obligado a vivir así no, pero la de quienes sí hemos pasado por ese infierno ya te digo yo que sí.
Y ya que estamos, ¿qué es eso de “maltratados”? Han sido atacados y agredidos.

Quien aún necesite más detalles puede hablar con uno de mis amigos, un gay ruso que vive aquí en Madrid que le contará lo maravillosa que es la vida de los LGTB en Rusia. Mientras tanto puede ver este vídeo.
Son 40 minutos cargados de testimonios de situaciones trágicas y horribles. Yo tuve que parar de verlo (porque no pude contener las lágrimas) y dejar pasar varias horas antes de retomarlo. Supongo que a quien no haya sufrido (como sí he sufrido yo) episodios muy similares a ésos no le afectará tanto.

Luego puede ver este otro vídeo de solo 4 minutos:
[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=xq-OLahi-3s]
Os aseguro que tan solo 10 segundos recibiendo patadas y puñetazos de una banda de homófobos ya son demasiados (también lo he comprobado en mis propias carnes). Ahí se puede escuchar este diálogo:
  • ¿Estás de acuerdo que deberíamos matarte?
  • Supongo que es mi destino
O este relato de una víctima:
Cuando fui a la policía a presentar mi denuncia me dijeron: “Eres gay, por lo tanto es normal que te ataquen, ¿por qué necesitas presentar una denuncia?”
En el artículo de Carlos se dice: “Tras la caída del comunismo en Rusia, han surgido grupos neonazis que persiguen a gays e inmigrantes. Estos delincuentes son perseguidos por la justicia y la policía rusa”. De nuevo, eso es falso. Ese testimonio (y muchísimos otros como ése) demuestra la connivencia de Putin y su policía con el fascismo de los neonazis ultranacionalistas que atacan movidos por xenofobia y homofobia. ¿Por qué iba a perseguirlos? Es precisamente con ellos con quien Putin quiere congraciarse mediante su legislación homófoba. Es el apoyo de ese tipo de escoria fascista, homófoba y racista el que busca Putin para sostener su corrupto régimen capitalista oligárquico.

También leo en ese artículo: “Pero el lugar, tiempo y forma debemos decidirlo nosotros y no cuando nos lo dicten desde Washington”. Mira Carlos, te lo digo muy en serio: ¡Deja de insultarnos a los/las activistas LGTB! No somos marionetas, no somos peleles, no somos tontos. Nadie nos dirige, nadie dicta nuestra agenda, ni Washington ni ningún otro centro de poder y si alguna vez hubieses mostrado algo de interés por nuestro trabajo lo sabrías. Tampoco vamos a permitir que tú, ni ningún otro machote hetero de izquierdas crea que puede hacerlo (dictar nuestra agenda). No necesitamos vuestra tutela, vuestra protección ni vuestro permiso, hemos luchado muy duro para emanciparnos del heteropatriarcado y algunos aún pensáis que necesitamos ser dirigidos... Pues os equivocáis. Si alguna vez queréis colaborar en la causa seréis bienvenidos, pero no toleramos que aparezcáis solo para tutelarnos o silenciarnos. No somos menores de edad y no tengo pelos en los huevos porque me los afeito para disfrutar más del sexo, pero de lo contrario los tendría llenos de pelos.

Probablemente sea yo quien pueda darte más lecciones a ti (y a otros) sobre emancipación y liberación. Dudo que tú hayas tenido que superar algunos de los obstáculos que he tenido que superar yo en mi vida (sí, causados por mi orientación sexual). Sé distinguir perfectamente cuando alguien intenta usarme (a mí o a algunas de las causas que defiendo), cuando alguien intenta silenciarme y cuando debo o no debo alzar la voz. Soy yo y solo yo (ni tú ni Washington) quien decide lo que debo o no debo decir.

El 6 de febrero faltaba un solo día para que dieran comienzo los JJ.OO. de Sochi y ese día a las 14:17 decidí que debía decir esto: "Los Juegos de la Vergüenza"

No fui el único, porque un solo minuto después, a las 14:18, la cuenta oficial de Izquierda Unida quiso decir esto: Sochi 2014. NO a los 'Juegos de la Vergüenza'

También proporcionaban un enlace para descargar los materiales de la campaña contra los JJ.OO. de Sochi de ALEAS-IU (el área de IU que trabaja por los derechos de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales) que ambos habíamos empleado en nuestros tuits. Ahí puede leerse lo siguiente:
'NO a los Juegos de la Vergüenza' 'NO a los Juegos de la Vergüenza'
Los próximos Juegos Olímpicos de Invierno, que tendrán lugar entre los días 7 y 23 de febrero en la ciudad de Sochi, Rusia, amenazan con convertirse en un hito histórico en la vulneración de los Derechos Humanos. La popularmente llamada ley “anti-gay”, que castiga con multas e incluso con penas de cárcel a quienes manifiesten públicamente su homosexualidad o bisexualidad, así como la expresión de su identidad transexual, puede convertir esta fecha deportiva en un claro ejemplo de intolerancia y discriminación. Sochi 2014 entraría así en la honorable lista de las fechas negras del deporte, situándose al nivel de los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, organizados por el Gobierno del Partido Nazi bajo una bochornosa y criminal propaganda racista.
Yo solo soy votante y simpatizante de IU (no afiliado), pero creo que ambos estaremos de acuerdo en que no es Washington quien dicta la agenda de la coalición, ¿no?

Quienes defendemos la dignidad de las personas LGTB y su igualdad de derechos lo hacemos ante todas aquellas situaciones o países en las que hace falta hacerlo y resulta ya muy cansino que ante una situación alarmante como la de Rusia la única respuesta sea "Pues en otros sitios igual o peor".

También en ese artículo se puede leer: “La acción que ha provocado la prisión de Pussy Riot está penalizada igualmente en España o Estados Unidos”. En efecto, así es. Pero como yo me opongo a que las “ofensas” a los sentimientos religiosos estén aquí en el Código Penal, también me opongo a que se castigue en Rusia o en cualquier otro sitio. Es lo que tiene ser coherente y defender unos principios que son válidos para cualquier país, no solo donde me convenga geoestratégicamente.

Yo mismo he sido víctima aquí de esa legislación anacrónica e inquisitorial propia de un Estado teocrático: el Centro Jurídico Tomás Moro (cuyo lema es “Cristianizando el Derecho, Cristianizando la Sociedad” y que son los que llevaron a juicio a Javier Krahe por un vídeo casero en el que cocinaba un Cristo) me puso una querella por el artículo 525 del Código Penal. Aún estoy pendiente de juicio. Javier Krahe y yo no somos los únicos, también Leo Bassi y otros muchos han recibido querellas de esta panda de cristofascistas en virtud de ese artículo.

Como defiendo la libertad de expresión (y eso incluye las críticas a la religión) aquí, también lo hago en Rusia. Como no quiero que se cristianice el derecho ni la sociedad aquí, tampoco lo quiero en Rusia. Como espero salir absuelto de ese juicio (igual que salió Krahe) porque no creo haber hecho nada que merezca castigo penal, también defiendo que las Pussy Riot no deberían haber pasado dos años en la cárcel en condiciones muy duras. Como creo que ese artículo no debería existir en nuestro Código Penal, tampoco quiero que exista en Rusia.

Volviendo al artículo, también dice: “No hay antecedentes de una performance de ese tipo (se refiere a la de las Pussy Riot) por ningún grupo punk en ningún país occidental pues saben que les espera la cárcel”. Una vez más, eso tampoco es completamente cierto. Quizás no hayan sido grupos punk quienes lo han hecho, pero protestas similares a la de Pussy Riot sí ha habido y yo las he defendido aquí como defiendo la de Pussy Riot en Rusia. En 2011 unas chicas se desnudaron en la capilla de la Universidad Complutense de Madrid para protestar contra la opresión de la religión sobre las mujeres. Allí mismo (dentro de la capilla) y megáfono en mano leyeron también un manifiesto contra el papa y la fe cristiana.
De nuevo, que algunos no hayan prestado atención a esas protestas no significa que no hayan existido. Más recientemente, el 9 de febrero, grupos antipatriarcales interrumpieron la misa en varias iglesias (en Mallorca y Barcelona) para reclamar el derecho al aborto y denunciar el integrismo católico. Éste es el vídeo de la iglesia Sant Miquel de Palma:

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=7k99DKwyuAY&w=640&h=480]
También lo conté en Twitter:
El Obispado de Mallorca puso una denuncia y algunos de los participantes en ella fueron detenidos unos días después. Uno de ellos es militante de Arran:
Por cierto, visiten la home de Arran, donde ahora mismo aparece esto en portada:
ArranNo sé a vosotros, pero a mi estos chicos no me parecen muy partidarios de las injerencias del imperialismo estadounidense en otros países (como tampoco lo soy yo y estoy ya cansado de tener que justificarme cada vez que hablo de Rusia).

Se convocó una concentración para pedir su liberación a la que por supuesto yo hubiese asistido de haber estado en Palma. Ahora pregunto: ¿Quienes defienden como “normal” que las Pussy Riot hayan pasado 2 años en prisión están dispuestos a defender ante estos chicos y chicas que ellos también deben cumplir penas de cárcel? El Obispado les acusa de delitos que suponen entre 1 y 7 años.

El 7 de febrero me encontré con varios ejemplos de la homofobia de la derecha fascista española que no se diferencian tanto de los “argumentos” que usa Putin para justificar la suya:
Guerrera
Observen la similitud de la "argumentación" (por llamarlo de alguna manera) homófoba de esa loca (quienes la conozcan de Twitter podrán decir que no exagero) negacionista del Holocausto con las declaraciones de Putin que recogía ALEAS-IU en su cartel: "Rusia necesita limpiarse de homosexualidad si quiere aumentar su tasa de natalidad". Esas declaraciones del presidente ruso continuaban: "El crecimiento de la población es vital para el crecimiento de Rusia y todo lo que se interponga en ese camino debe ser eliminado". Al final todos los fascistas "razonan" igual sobre la homosexualidad, que resulta ser un excelente detector de gentuza.

Observen también en qué tono se refieren a Putin en esta web de cristofascistas cuando se hacen eco de esas declaraciones:
"Vladimir Putin, probablemente el líder político mundial de más alto perfil que habla contra la agenda homosexual, ha afirmado que él desea que su país sea limpiado de homosexualidad. Muchos en Occidente han vilipendiado la posición de Vladimir Putin contra la homosexualidad, como también las pretendidas posturas fuertes contra la agenda homosexual por muchos líderes en varios países de África. Presiones políticas y económicas han sido ejercidas contra Uganda y otros que han tenido el coraje de condenar algo a lo que la Biblia se refiere como una abominación (Levítico 18: 22; 20: 13)."
De Uganda hablaré después, pero vaya tela... Que conste que no soy yo quien pone a Putin al nivel de Uganda en cuanto a homofobia, sino ese cristofascista que considera que ambos son víctimas de "presiones occidentales" por aplicar la literalidad de la Biblia.
Guerrera2¿Me puede alguien explicar por qué debo callar ante lo de Putin si no lo hago ante el mismo tipo de 'fascistadas' homófobas aquí?
Por cierto, esta conspiranoia que atribuye a la UE y la ONU un supuesto “plan de homosexualización” tampoco dista tanto de entender toda crítica a la homofobia de Putin como un servicio al imperialismo estadounidense.

El 8 de febero compartí en Twitter este mapa de la homofobia global que recoge la hostilidad de los distintos países hacia la población LGTB:
Mapa de la homofobia global Mapa de la homofobia global

También subí este estudio que registra el grado de aceptación de la homosexualidad en cada país: ¿Debería aceptarse la homosexualidad? ¿Debería aceptarse la homosexualidad?

Como se puede observar, Rusia no sale bien parada en ninguno de los dos. En ambos casos queda en el grupo de los países más atroces para las personas LGTB. ¿Esto no merece atención? ¿No merece denuncia? ¿No merece esa denuncia contar, si no con el apoyo, al menos con la ausencia de boicot por parte de quienes dicen ser socialistas y defender a los oprimidos?

¡Claro que aprovechamos la atención que generan los JJ.OO.! Eso se aprende en primer curso de ‘Introducción al Activismo’. Claro que Rusia no es el único sitio, pero de Rusia también hay que hablar como hablamos del resto.
RT1Un amigo me alertó sobre lo que los lectores de RT en Español (medio para el que Carlos Martínez colabora) estaban comentando en la noticia que informaba de que “Rusia restringe la adopción a ciudadanos de países donde el matrimonio gay es legal”. Supongo que a nadie le costará admitir que tal restricción es otra vertiente más de la repugnante homofobia que Putin promueve y explota cada día. Éste es el tipo de comentarios que se encuentran en ActualidadRT, no en medios occidentales que busquen desprestigiar a Putin.
RT2Y sin embargo tengo que seguir escuchando que si denuncio que Putin promueve la homofobia le estoy haciendo el juego a EE.UU. que busca desprestigiarle. Oigan, ¿no será que es Putin quien se desprestigia solito con lo que hace, dice y alienta?
“Viva Rusia y el rescate del varón y la mujer genéricos. Los adultos pueden hacerse un candelero pero no es justo para el niño ser E-N-T-R-E-N-A-D-O como gay. 100 puntos a Putin”
“Putin es el único que dice la verdad, los homosexuales adoptan niños para SODOMIZARLOS. Hay que parar con esta aberración pedófila
Se pueden leer más perlas de los homófobos fans del homófobo Putin en la propia noticia de RT:
Bien por Rusia. Ojalá los países que aprobaron esta barbaridad rectifiquen o si no el pueblo que se levante a proteger los derechos de la vida de la naturaleza no de un poco de inconformes que quieren contaminar almas inocentes
Muy bien. Aunque no soy comunista apoyo a Rusia. No en todo pero sí varias como ésta
(Este imbécil tampoco se ha enterado de que la URSS, por desgracia, ya no existe)
Dar en adopción a un niño a un matrimonio gay es un crimen, tal vez en un futuro se pueda llevar a los criminales que han legalizado estas aberraciones a un paredón de fusilamiento por sus malditas políticas satánicas y contranatura. Recuerden que los Protocolos de los Sabios de Sion y los gobiernos masónicos promueven la homosexualidad y el aborto como base fundamental de su política satánica, encaminada a destruir a la familia y humanidad desde sus bases. los valores civiles, humanos y morales
En el mundo gay existe una cofradía, el ejemplo mas claro es el lobby gay del Vaticano, ellos se asisten mutuamente y de esta forma escalan puestos en diferentes rubros, el político no ha sido la excepción, de esta forma han logrado lo que es una aberración, en que en ciertos países, el que logren adoptar niños de manera legal
"Fuera gays de este foro, salgan de aquí malditos degenerados, solo en Estados Unidos pueden aceptarles sus aberraciones"
Como se puede ver, son los homófobos del planeta entero los que tienen a Putin como héroe y ejemplo a seguir y la homofobia que promueve Putin no afecta solo a las personas LGTB que viven en Rusia (que ya sería motivo más que suficiente para actuar contra él) sino a las del todo el planeta al extender su bazofia homófoba por todas partes.

Algunos conoceréis la web de extremísima derecha FASCISTA (sin paliativo alguno) Alerta Digital. Ahí también tienen a Putin como un héroe y sus políticas homófobas (junto a su xenofobia y su ultranacionalismo capitalista) son parte esencial de tanta admiración por parte de la peor escoria fascista española:
También he escuchado y leído alabanzas a Putin por esos mismos motivos en Intereconomía y La Gaceta. Consideran que, ante la “decadencia moral”, el libertinaje y la secularización de otros países, lo que hace Putin en Rusia es un ejemplo a seguir.

Hay quien no es tan miserable como Javier Fernández, el abanderado de la delegación española en los JJ.OO. de Sochi que recomendó a los gays "que se corten". Hay quien piensa que si a Rosa Parks le hubiesen aconsejado sentarse en la parte del autobús que le ordenan o a Nelson Mandela estarse quietecito para evitar pasar buena parte de su vida en la cárcel, el mundo sería hoy mucho peor. Por eso hay gente que no escucha los mezquinos "consejos" de gentuza como Javier Fernández, y el lunes 17 de febrero una exdiputada italiana transexual del Partido de la Refundación Comunista y activista LGTB fue detenida en Sochi por mostrar en la zona autorizada para manifestaciones un cartel que decía "Ser gay está bien" en ruso. Supongo que nadie pensará que es la CIA quien envía a exdiputadas de la Refundación Comunista italiana a desacreditar a Putin.

Por cierto, esa zona autorizada para manifestaciones es un parque situado a 20 minutos en tren de la zona olímpica. Es el único lugar de Sochi donde se han permitido manifestaciones (bueno, eso de “permitir” es un decir... esta exdiputada terminó detenida por el cartel) durante los JJ.OO.

Recientemente el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha expresado públicamente su deseo de prohibir o limitar las manifestaciones en la Puerta del Sol y todos hemos dicho (con toda la razón del mundo, claro) que eso es antidemocrático y un ataque inadmisible contra el derecho de manifestación. Ha tenido que ser la delegada del Gobierno Cristina Cifuentes (no precisamente un ejemplo de respeto a las libertades civiles sino todo lo contrario) quien le diga, también públicamente, que en democracia no cabe prohibir a priori el ejercicio del derecho de manifestación en un determinado lugar. Lo digo para que apliquemos el mismo rasero en todos los sitios. No entiendo por qué tenemos que defender que se haga en otros lugares lo que no nos gusta que se haga aquí.

Rechazo el integrismo religioso ortodoxo que promueve Putin del mismo modo que rechazo aquí el integrismo religioso católico. Rechazo el autoritarismo de un Gobierno capitalista y corrupto (el de Putin) del mismo modo que rechazo al de aquí por esos mismos motivos. Rusia ya no es la URSS, ni es socialista ni nada que se le parezca. Es uno de los países más salvajemente capitalistas del mundo, donde se crean más fortunas gigantescas más rápido y la desigualdad es más grande con una gran masa de pobres que apenas pueden sobrevivir. Todo ello gracias a la tremenda corrupción de los oligarcas a los que sirve Putin.

Que en determinados momentos Rusia sirva felizmente como contrapeso al poder imperialista de EE.UU. (por ejemplo ante el frustrado ataque a Siria) no convierte a Putin y su régimen en un defensor del socialismo ni de los DD.HH. Putin se opuso a la intervención estadounidense en Siria en defensa de sus propios intereses, no de los del pueblo sirio ni de los DD.HH. Bienvenida sea esa coincidencia porque en ese caso los intereses de Putin han servido para evitar en Siria más muertes de las que ya hay, pero de ahí a tener a Putin en un pedestal va un trecho muy importante.

Putin promueve la homofobia desde el poder. Lo hace como reclamo para aglutinar apoyos basados en el nacionalismo y lo identitario. Con ello crea el caldo de cultivo idóneo para que la población LGTB sufra todo tipo de agresiones y viva permanentemente con el miedo en el cuerpo.

En ese ambiente se mueven a sus anchas los criminales grupos de neonazis ultranacionalistas y xenóbos además de homófobos (lo repito por si no queda claro: son grupos de NEONAZIS ultranacionalistas y xenóbos además de homófobos, que encajarían perfectamente en Amanecer Dorado o en España 2000) que atacan (aún lo hacen) a homosexuales. Putin ha mirado para otro lado (como hubiesen hecho aquí las autoridades españolas con el grupo que surgió en Barcelona y que imitaba a los rusos si no hubiese sido por la presión social para actuar contra ellos) y con su homofobia institucional, Putin ha alentado esos ataques. Declaraciones como las del alcalde de Sochi (del partido de Putin) diciendo "En mi ciudad no existen los homosexuales y los homosexuales extranjeros son bienvenidos a los JJOO siempre que no vengan a imponernos su estilo de vida" alimentan el ridículo mensaje de que los homosexuales intentan convertir a toda la población en homosexual y generan odio contra ellos.

Ya un poquito harto de que compañeros de izquierda viniesen a reprocharme las alusiones a la homofobia de Putin, el día 21 puse esto:
La imagen que acompaña al tuit es ésta: Ecclestone admira a Putin y a Hitler
Hitler y Putin, ésos son los líderes admirados por Ecclestone.

El día 22 se aprobó en Arizona una legislación que permite a los negocios negarse a dar servicio a los gays por motivos religiosos. Y claro, lo dije. Aunque algunos no quieran enterarse y luego nos reprochen que no hablamos de la homofobia en otros lugares, yo lo dije:
-Actualización- La ley fue aprobada por el legislativo de Arizona pero finalmente no entrará en vigor porque la gobernadora ha anunciado que hará uso de su capacidad de veto.

1 comentario:

  1. MIentras haya gente que sea tolerante ante estas injusticias... nada cambia Por cierto, hay, tendremos nueva Edición de Expogays del 17 al 19 de abril en Barcelona. Junto
    con la feria B-Travel. os esperamos!

    ResponderEliminar

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger