8 de febrero de 2014

Español de andar por casa

0
Publicado por

Escrito por Miguel Ortega.

Mañana la hija del rey va a bajar en coche la cuesta de los juzgados de Palma, con un despliegue policial más que desproporcionado, y está feo. Para imputar a una persona normal y corriente un auto ocupa entre 8 y 15 páginas, y para que la fiscalía aceptara la imputación de la Infanta el auto ocupó más de 200, puestas en tela de juicio por el Fiscal Estatal, por supuesto; y está feo.

No sé si será culpable o no nuestra señora Infanta. No sé si será delito ser la arrendadora y arrendataria de un piso, de veras que no lo sé, pero desde luego está muy feo, sobretodo en el plano ético. Quizá ella sea una española en peligro de extinción. Desde luego, un español normal y corriente, de los de andar por casa, no tardaría demasiado en ser declarado culpable. No creo que un juez necesitara muchos más datos para firmar su veredicto. Esto puede que... no, también está feo.

Quizá la Infanta no nos represente directamente, pero pertenece a la familia real, es hija del máximo representante del Estado español. Se supone que ella forma parte de una Institución de representación, y no queda bonito, al menos ya digo en el plano de lo ético, que esté puesta en tela de juicio por temas de corrupción. Ya que vas a vivir bien toda la vida, que no te va a faltar de nada, que no importa si trabajas o no, que tu máxima responsabilidad va a ser aparecer en los actos públicos procurando no meter la pata, que vas a tener facilidades en todo por ser hija de quien eres... ¿no deberías tener al menos un comportamiento exquisito? ¿No deberías ser un ejemplo a seguir? Lo peor de todo es que un fontanero te hace una chapuza, te cobra una parte en negro, y es un delincuente. Pero no creo que el problema de la Hacienda estatal sea ese fontanero, ni cien como él. El problema es que la Infanta, como parte de la Corona, representante de algún modo de todos los españoles, nos invita a hacerlo, nos da el ejemplo a seguir. Menos mal que la mayoría de los españoles de andar por casa tienen dos dedos frente, y no como los españoles en peligro de extinción.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger