8 de enero de 2014

No me interesa la política

0
Publicado por

Escrito por Psicalipsis.

"Ándeme yo caliente y ríase la gente", decía un poema de Góngora. Esos versos podrían definir la actitud de la persona a la que no le interesa la política: "A mí mientras me llegue para mis gastos... mientras tenga trabajo... mientras me dejen en paz...", sin tener en cuenta que el bienestar individual es en gran parte fruto de la organización social compleja en la que vive todo ser humano.

                "Además, todos los políticos son iguales", suele añadir la persona apolítica.

                A fecha de 30 de junio de 2013 fueron expedidas un total de 802.807 licencias de futbolistas de fútbol y fútbol sala, de las cuales 2.370 corresponden a profesionales, según datos de la Real Federación Española de Fútbol.[1]

                ¿Todos los futbolistas son iguales? Menos del 0'3% de los futbolistas federados en las ligas de fútbol y fútbol sala son profesionales. Y aun así, no todos los profesionales son iguales: los clubes de fútbol de 1ª y 2ª división difieren mucho y dentro de la 1ª división hay igualmente muchas diferencias.

                PP y PSOE son el Barça y el Madrid de la política y sus Cristiano Ronaldo y Messi, José María Aznar y Felipe González, además de cobrar un sueldo vitalicio de 80.000€ anuales por haber sido presidentes de España, también cobran un sueldo como asesores de Endesa y Fenosa.[2]

                Hay otros equipos profesionales, como CiU, PNV y un recién llegado UPyD liderado por una Rosa Díez que lleva alrededor de 35 años desempeñando diversos cargos remunerados relacionados con la política.

                Pero: ¿qué pasa con esos otros equipos pequeños, como Izquierda Unida? ¿Qué pasa con el resto de jugadores?

                Ni todos los políticos son iguales, ni todos los equipos de fútbol son iguales. Pero lo que es importante resaltar es que, de la misma manera que fútbol no es igual a Liga BBVA, sino que pueden ser unos niños jugando en el parque a la luz de las farolas al anochecer mientras languidece el verano, la política no son sólo los partidos políticos.

    "Si los ciudadanos activos o preocupados renuncian a la política, están abandonando su sociedad a sus funcionarios más mediocres y venales". 
Algo va malTony Judt

venal2.
(Del lat. venālis, de venum, venta).
1. adj. Vendible o expuesto a la venta.
2. adj. Que se deja sobornar con dádivas.

            Judt nos dice que si dejamos que otros se ocupen de nuestros asuntos, estamos vendidos, porque nos venderán. En una sociedad tecnificada, depender de los expertos nos deja expuestos a todo tipo de abusos. 

            La estafa de las preferentes es uno de ellos: este tipo de productos no debían ser vendidos a cualquier persona sin informar debidamente de las características del mismo, pero han llegado a vendérselos a personas ciegas que no podían ver lo que estaban firmando: se fiaban del vendedor, a la sazón, "el experto", el técnico.

            Obviamente, ningún ciudadano tiene por qué, ni puede, en verdad, saber de todo, por lo que es razonable un cierto grado de "dejar hacer" a los que saben. Y aún así, cualquier persona puede ser estafada, engañada, por alguien que abuse de su buena fe.

            Pero si no me interesa la política estoy cerrando los ojos y los oídos:

   ¾    a los desahucios y los abusos del sistema bancario,
   ¾    a la gente que busca comida en los bancos de alimentos, en comedores sociales, en contenedores,
   ¾    a los suicidios que se han producido en los últimos años, 
   ¾    a la subida de precios de matrículas y libros y que para obtener una beca haya que sacar un 6'5 de nota,
   ¾    a que los enfermos crónicos tengan que pagar las medicinas,
   ¾    a que las listas de espera en sanidad para los pobres sean infinitas y eternas mientras la casta política y la Monarquía tiene un seguro de vida Premium,
   ¾    a que la religión católica tenga la misma fuerza que durante el franquismo,
   ¾    a que el aborto vuelva a ser cuasi ilegal con la ley de supuestos de Gallardón,
   ¾    a que el dinero para ciencia se recorte pero para armamento aumente,
   ¾    a que nuestra juventud tenga que emigrar para encontrar trabajo porque España carece de tejido productivo que no sea el ladrillo y el turismo,
   ¾    a que nuestros ancianos tengan una pensión ridícula o no tengan directamente...
   ¾    Etc.

            En resumen, la política no son sólo los partidos políticos y sus profesionales: la política también es un interés por los asuntos comunes, desde los que nos afectan más directamente hasta los que en apariencia están más lejanos, como la hambruna en África o el genocidio en Oriente Medio, pues todo está conectado.

            Ser apolítico es pretender desconectarse de la realidad, es una suerte de rendición, y necesitamos unir todas las fuerzas o no quedará nadie para defender los intereses comunes y los bienes públicos ni para denunciar las injusticias.

            Concluyo con una cita de nuestro dictador apolítico preferido:

— “Haga como yo, no se meta en política”. Francisco Franco siempre presumió de no saber demasiado de política y mucho de tácticas militares. Se trata de una frase inmortal que, según cuenta la leyenda, utilizaba para rebajar la tensión entre sus ministros en los años 40.[3]





[1] http://www.rfef.es/FCKeditor/UserFiles/File/arbitros%20abril/triptico_licencias.pdf
[2] http://www.elmundo.es/elmundo/2011/01/13/espana/1294924408.html
[3] http://www.elmundo.es/magazine/2006/367/1159980812.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger