12 de octubre de 2013

Valores

0
Publicado por

Escrito por Miguel Ortega.

Se les debería caer la cara de vergüenza. Jurídicamente se supone que no han cometido ningún delito, pero moralmente sí. Han insultado a la izquierda de este país, han mancillado su nombre con su gesto. Perdón, empiezo: el otro día unos sindicalistas se encontraron en la puerta del juzgado para vociferar contra la juez Alaya, para insultarla y presionarla en sus decisiones. Esta señora ha imputado a 126 miembros socialistas y sindicalistas andaluces por presuntas tramas de corrupción: a unos por el caso de los ERE y a otros por engordar unas facturas y obtener un beneficio personal del erario público. Como no se si es verdad o no -e imagino y espero que los 126 no hayan sido corruptos- no creo que se deba opinar. Hay que dejar trabajar a la justicia, que se investigue caso por caso y que se descubran a todos aquellos corruptos que no diferencian su bolsillo del bolsillo de los demás.

“Pagaré con mi vida la dignidad del pueblo”. Allende fue una de las máximas representaciones de la izquierda en el mundo. Propugnó la libertad, la educación, la sanidad, la cultura, la justicia y los valores más solidarios y positivos que se puedan tener. Allende pagó con su vida la dignidad de su pueblo; cumplió hasta el final, hasta el último momento, cumplió su palabra sin mirar más allá de ella. ¿Y de qué sirve eso, si no aprendemos los que venimos detrás? La izquierda tiene que ser otra cosa, tiene que tener una ideología distinta, unos valores, una ética. Oprimir a la justicia a voces no es una ética. Es un insulto a los que han luchado antes que nosotros por un mundo mejor. Los sindicalistas que se reunieron el otro día para insultar a una juez deberían pedir perdón. No a la juez Alaya -que bastante le importará a la mujer, aunque no estaría demás-, ni a todos los españoles. Los del PP y NNGG se van a poner las botas con esta noticia -sin recordar, por supuesto, que ellos hicieron lo mismo hace pocos meses-; deberían pedir perdón a la izquierda de este país, al progresismo mundial en general, porque con sus actos han manchado nuestro nombre. Se han pintado las manos del color de las manos que mataron a Allende.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger