19 de octubre de 2013

Un coche de mentiras

0
Publicado por

Escrito por Miguel Ortega.

El PP necesita la mentira tanto como un coche necesita la gasolina, porque si no es un bote que se hundiría a la primera tormenta. En estos días, entre todos sus altos cargos, se les han pillado tantas mentiras que uno no sabe ya qué responsabilidad pedirles. Uno no sabe cómo mirarles, porque no se explica que no se les caiga la cara de vergüenza al representarnos en Murcia, en Madrid, en Cataluña o en toda España.

Alicia Sánchez Camacho dice que nunca ha conocido de ningún modo al dirigente de “Método 3”, y el propio dirigente de dicha empresa cuenta en “Al Rojo Vivo”: “es cierto que nunca nos hemos visto, pero me pidió mis servicios para investigar a determinadas personas”. ¿Esta señora no ve que la van a pillar antes o después? Primera media verdad. Sáenz de Santamaría dice que medio millón de parados son unos corruptos por cobrar el paro y trabajar en B. Lo dice hasta en tres ocasiones, así que o era consciente de lo que decía o es idiota. O las dos cosas. Al día siguiente se desmentían sus cifras -evidentemente-. En el Congreso, Soraya Rodríguez le pide una disculpa -más que merecida- pero ya que nos han pillado, vamos a decir una mentira más gorda: “Valeriano Gómez dijo que el 25% de los parados eran fraudulentos, ¿y él qué, eh?”. Además de decir una mentira mayor, involucra a una tercera persona que desmiente sus mentiras: “Según datos oficiales, el 25% de los investigados (trescientos mil), y no del total”, contestó Valeriano. Respuesta que por cierto la vicepresidenta no escuchó porque huyó como si perdiera un tren. Y así, mentira aquí mentira allá, nosotros nos quedamos con una mano delante y otra detrás, mientras dicen que son los mayores defensores de la anticorrupción que ha habido en toda la democracia, pero echaron al alto cargo de la policía que estaba investigando el tema del chalet del presidente de la Comunidad de Madrid (y el tema de la Gürtel en general) y ayer al que estaba investigando el caso Bárcenas. Y ya van tres en dos años; un cargo de confianza del que no dejan de desconfiar. Algún día veremos ahí a Trillo para que no meta los morros donde no le llaman...

Ahora nosotros podemos seguir haciendo que nos creemos sus mentiras, seguir echando gasolina a un coche que nunca se cansa de consumir; o podemos llevarlo al desguace y comprarnos uno más eficiente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger