13 de octubre de 2013

Ha llegado el momento de romper nuestras cadenas. #ContraElEstigma

2
Publicado por


Escrito por Iria Meléndez en la sección Domingos de Ciencia.

“Llenósele la fantasía de todo aquello que leía en los libros, así de encantamientos como pendencias, batallas, desafíos, heridas, requiebros, amores, tormentas y disparates imposibles; y asentósele de tal modo en la imaginación que era verdad toda aquella máquina de aquellas sonadas soñadas invenciones que leía, que para él no había otra historia más cierta en el mundo” Miguel de Cervantes en el Quijote.



Esta semana se celebró el Día Mundial de la Salud Mental. Por este motivo desde Hablando República nos sumamos a la voz que pide a gritos que se acabe de una vez con el estigma de las personas que sufren una enfermedad mental.  Y es que como bien dice Raúl Velasco :"ante la locura, ante el sufrimiento mental la sociedad lo que suele hacer es segregar, apartar, separar. Esto en Europa se lleva haciendo desde la Grecia clásica, al loco se le expulsa por su condición, por su diferencia. (...)De lo que se trata es de integrarlo y darle las herramientas para que se sostenga y pueda sostener al los demás. Uno puede ser algo más allá del diagnóstico." 

Como ocurre con el SIDA los prejuicios son a veces más dañinos que la propia enfermedad mental.
En general este conjunto de actitudes tiene consecuencias negativas para las personas objeto de estigmatización, incluyendo, en la terminología de Goffman, tanto las ya "desacreditadas" como las potencialmente "desacreditables", es decir aquellas que no han sido todavía identificadas de manera pública, pero saben que pueden serlo en el momento en que se conozca su condición. En las primeras, promoviendo directamente lo que denominamos "distancia social" o rechazo (no las aceptaríamos como amigos o amigas, vecinos o vecinas, empleados o empleadas, maridos, esposas, nueras o yernos, no nos gustaría que fueran a la escuela con nuestros hijos e hijas, etc.), lo que restringe derechos y oportunidades, al funcionar como barrera en el acceso a la vida social plena y a los servicios de ayuda que necesitaran. En las segundas, generando conductas de evitación. En ambos casos, produciendo desagradables y nocivas repercusiones sobre la autoestima y la conducta personal y social, como veremos luego en el caso de las personas con enfermedad mental.

Hay una serie de factores que parecen contribuir a su desarrollo y/o refuerzo, como son: 

  • Las conductas extrañas, características de muchas personas con este tipo de problemas y que se relacionan con los síntomas de la enfermedad, pero también con el efecto de fármacos y las condiciones de vida habituales de una parte significativa de las mismas, en parte derivadas de una deficiente atención. 
  • El propio diagnóstico y uso de los servicios especializados de salud mental, que los identifican como "diferentes".
  • Los episodios de violencia que cometen ocasionalmente una minoría de estas personas. 
  • Las imágenes difundidas desde los medios de comunicación que distorsionan y magnifican algunos de estos problemas. 
  • Los servicios tradicionales de salud mental (Hospitales Psiquiátricos), basados en lógicas de exclusión y defensa sociales y separados del resto de los servicios. 
  • Y algunas conductas profesionales, tanto en sectores sanitarios como no sanitarios, incluidos los propios servicios de salud mental
Ante el estigma, ¿qué podemos hacer?. Pues quizá sea oportuno recordad aquello que decía Paulo Freire sobre el empoderamiento. Empoderar significa: “conceder un poder (legal)”, “conceder derechos” (o más bien conquistarlos), “asumir el control”. 
Cómo se nos recuerda en la Estrategia Europea de Prevención y Control de las Enfermedades: “las personas deben ser empoderadas para promocionar su propia salud, para interactuar con los servicios sanitarios y participar activamente en la gestión de la enfermedad”.

Desde Hablando República estamos contra el estigma y la discriminación, por eso no nos conformamos con ser normales, queremos ser felices. Por ello compartimos el manifiesto de FEAFES y nos sumamos a su propuesta.

Manifiesto de la Confederación FEAFES (@confeafes ) con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, redactado por el Comité de Personas con Enfermedad Mental de esta organización.

Ha llegado el momento de romper nuestras cadenas. Que la sombra de la crisis no apague nuestro grito de libertad, esperanza y plenitud.

Desde FEAFES lanzamos el lema “Alternativas frente a la crisis. El valor de nuestros derechos”.

Queremos reivindicar, así, un salto cualitativo en la sociedad, para que comparta con nosotros valores positivos como el trabajo, la familia, la responsabilidad o la participación.

También pedimos que se acojan los valores que desde FEAFES se han promocionado a través de 30 años de lucha, y a los cuales no estamos dispuestos a renunciar, como son el coraje, el entusiasmo, la solidaridad, la capacidad para permanecer de pie, o la imaginación. Y sobre todo, la conciencia de que, ante todo, somos personas de pleno derecho: ciudadanos. Pensamos que la sociedad necesita de la aportación de todos para que llegue a su mayoría de edad, y para que la diversidad sea signo de riqueza.

Son tiempos difíciles, pero para FEAFES existen alternativas para mantener, sino mejorar, una atención de calidad mediante una detección precoz, la continuidad en los tratamientos y el apoyo a la autonomía. Esto reduce el gasto a medio plazo de las administraciones públicas. Advertimos, asimismo, que recortar en programas de acompañamiento e integración provoca un grave problema, no solo de atención, sino que conlleva un aumento del gasto farmacéutico y de los ingresos hospitalarios.

Hacemos nuestro, así, el pensamiento de que tiempos de crisis son tiempos de oportunidades. Son encrucijadas que nos invitan a reflexionar, y a buscar nuevos modelos de sociedad, a plantearnos nuestras relaciones con aquello que nos rodea, a cambiar la mirada sobre los recursos materiales y personales, y a revisar los valores que han de llevarnos a la realización y al bienestar que merece todo ser humano. 

Por tanto, es un buen momento para sacudirnos complejos y etiquetas, que sencillamente no son ciertos. Caminemos hacia una sensibilidad nueva. Desde una visión más global y con una mente receptiva podemos construir entre todos una gran obra social y humana. 

El valor de nuestros derechos es incalculable, por ello creemos legítimo proponer soluciones como: 

- Planes individualizados de atención 
- Desarrollo y mantenimiento de los Equipos de Intervención Familiar 
- Apoyo domiciliario, es decir, disponer de los equipos de salud mental en el ámbito comunitario. Pues se favorece la adherencia al tratamiento. 
- Y la creación de equipos multidisciplinares, compuestos por diferentes perfiles profesionales que atienda a las personas con enfermedad mental y sus familias. 

Pedimos aquí la adhesión de los profesionales de la psiquiatría, por su capacidad para crear estados de influencia y credibilidad; capacidad de la que las personas usuarias de los servicios de salud mental aún carecemos. Tenemos la ardua tarea de convencer a la sociedad de lo que creemos justo, así que, cuantas más personas estemos genuinamente implicadas en este camino, más fácil nos será recorrerlo, y conducirlo hacia ese final que FEAFES se propuso desde el inicio de su andadura: el bienestar, y el disfrute de los derechos que la propia Convención de la ONU sobre la discapacidad otorga. 

Además, la integración de las personas con enfermedad mental pasa por una mejor coordinación socio-sanitaria, así como por la actitud de una sociedad más abierta y comprensiva frente a los problemas de salud mental. 

Con los derechos ocurre igual que con el amor, que es verdad universal y a todos debe llegar. Y en nuestras manos está el trabajar día a día, paso a paso, por conseguirlos. Porque hay cosas que no tienen precio.


"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Heinrich Heine

*Nota: Todos los dibujos de este post son de Carlos Martorell, un ejemplo de lucha.

2 comentarios:

  1. Fantástica publicación, felicidades!

    Gracias por añadir los dibujos de Carlos,

    Seguimos rompiendo cadenas

    Saludos
    Hilari

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!

      Seguimos todos adelante y luchando en contra del estigma en las enfermedades mentales.
      Un abrazo!
      Iria

      Eliminar

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger