27 de octubre de 2013

El enemigo silencioso

0
Publicado por

Escrito por Iria Meléndez en la sección Domingos de Ciencia.




La violencia siempre es nociva. Por ello, ante cualquiera de sus manifestaciones se deben tomar medidas urgentes. En el caso del VIH/sida, se ejerce la llamada violencia simbólica vehiculada a través del lenguaje; es más difícil de advertir, pero no por ello menos efectiva. También se practica la violencia sistémica, que es aquella que es inherente al modelo económico y político. Es el tipo menos perceptible, porque construye el estado de cosas que se considera normal. La violencia sistémica del capitalismo es responsable de un "nuevo racismo" y de la segregación que padecen importantes grupos a los que se priva de significatividad. Por ello es necesario hacer visibles a los invisibles. 

El lenguaje es una herramienta poderosa y es recomendable que se use con rigor, cautela y conciencia de causa. 
Los errores de concepto y de lenguaje pueden llevar a:
  • Crear confusión entre el público.
  • Ahondar en los mitos erróneos.
  • Transmitir información sin rigor y sin exactitud.
La Coordinadora Estatal de VIH-SIDA expone algunos ejemplos de uso del lenguaje y titulares que se deben evitar que hacen que se tienda a construir una imagen de la infección por VIH que no se corresponde con la realidad. 
La sociedad interioriza esa realidad y la asocia con los estereotipos y prejuicios que están directamente relacionados con las situaciones discriminatorias hacia las personas con VIH:
  • "El virus del sida se está adaptando con rapidez a los grandes grupos de personas" . No es correcto porque es el virus de inmunodeficiencia humana. No existe ningún virus del sida.
  • "El sexo oral con una persona infectada de sida". La persona se infecta con el VIH no con el sida.
  • "El riesgo de contraer el sida vía sexo oral aumenta si hay cortaduras en los labios o su alrededor." El sida no se contrae. El VIH se transmite de forma no casual y el sida representa el estado final por infección de VIH.
Las causas de infección por VIH/SIDA se conocieron muy tarde. Las vías de transmisión se asociaron a determinados grupos marginales y sus efectos sobre el organismo siempre han producido miedo y temor. Los medios de comunicación no han ayudado, ya que el trato que se ha dado siempre ha sido confuso.

Fases del trato mediático:
Informaciones imprecisas: en los años ochenta era un tema casi anecdótico, rodeado de mitos e imprecisiones. Se hablaba de "una rara enfermedad que afecta a varones homosexuales". En 1981 se bautizó con el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (sida). 
Informaciones de identificación: Posteriormente, cuando se descubrió el virus causante, las informaciones se basaron en la historia de este virus y el riesgo de transmisión. Básicamente se habló del riesgo de transmisión sexual y sanguínea acompañado de estigmatización de determinadas prácticas, asociándose el sida a términos como muerte, drogadicción, prostitución, promiscuidad y homosexualidad.
Impacto del VIH/sida en los medios de comunicación: la muerte relacionada con el sida de Rock Hudson en 1985 conllevó a un cambio, ya que fue el primer personaje público internacional en reconocer que estaba infectado por VIH y que era homosexual. Digamos que Hudson le puso cara al sida.

La información hoy:
En la actualidad, el trato mediático del VIH/sida tiene las siguientes características:
  • Se ha reducido la información aunque haya evidencias de una mayor relajación en la prevención.
  • Se omiten algunas informaciones, como los efectos secundarios de la medicación y la normalidad que algunas personas llevan con el VIH.
  • Aún existen confusiones acerca de los tratamientos y del desarrollo del VIH y el sida.
  • Muchas informaciones se centran en progresos científicos sin saber muy bien su aplicación. La información es a veces alarmista y muy técnica.

Los errores conceptuales a la hora de tratar el tema del VIH/sida, así como la vinculación a determinados colectivos provocan un rechazo social que favorece el estigma, la discriminación y la ocultación. A mayor ocultación de la epidemia, menor motivación para realizar la prueba de VIH, por lo que aumenta el número de nuevas infecciones y se incrementa la dificultad de la toma de medidas preventivas. 

Se estima que un 30% de las personas infectadas por el VIH  no lo sabe. Por ello es importante recordar que el VIH existe. Se debe de informar con profesionalidad, responsabilidad, dignidad, humanidad y conciencia.

Corremos el peligro de centrar nuestra atención en ciertos enfoques, ideas, estados de ánimo y líneas de pensamiento específicas y programadas, produciéndose la consiguiente distracción e inconsciencia con respecto a muchos asuntos, (entre ellos, la epidemia de VIH), que son perpetrados  y desarrollados con impunidad, a espaldas del púbico alienado.

Chomsky, reflexionando sobre la distracción como estrategia de manipulación y control social, sostiene que “mantener la atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales” (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas’).

La situación requiere que seamos  críticos y nos informemos para luchar contra el estigma y la discriminación. El primer paso para cambiar la sociedad es conocerla.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger