22 de agosto de 2013

¿El amor no tiene edad? Jovencitas bellas y maduritos interesantes

0
Publicado por

Escrito por Ángel Vilches y recibido a través de la sección Libre Publicación

Aunque el cine parece empeñado en demostrarnos que el amor no tiene edad hay que desmontar este tópico. No porque su mensaje en sí mismo sea malo sino porque en la práctica es injusto en tanto que sólo sirve a los hombres en detrimento de las mujeres.

Para conseguir este propósito el cine ha normalizado la idea de que los hombres mayores pueden ser atractivos mientras que las mujeres sólo lo son en su juventud. De esta forma la mujer al pasar de esa edad, va camino de convertirse en una ''vieja'' mientras que el hombre puede transformarse, incluso pasados los sesenta, en un ''madurito interesante'' como el de la canción de Martirio o como el que describen los usuarios de distintos foros de internet.

En la web Enfemenino, abrían un hilo para averiguar el por qué a las mujeres solían gustarles los hombres mayores. Estas fueron algunas de las respuestas:

''si kieres una relacion estable buscas a uno mas mayor. no se ami es como si me dieran proteccion y seguridad. me gusta ser la niña y k me traten como soy. a la hora de tener relaciones te enseñan mucho y ellos estan encantados de acerlo con jovencitas. ''

''me gusta porque me brinda protección, y por la madurez que tiene, porque si bien tiene una parte "infantil" (que es lo que me divierte de estar con el), me da seguridad, y me demuestra un compromiso (que chicos a mi edad no tienen para NADA). De hecho estoy comprometida ''

''yo siendo mujer, me encanta una persona mayor, ya que me puede brindar seguridad , seria mi maestro, me enseñaría cosas que talvez no me habia percatado ''

En el Foro Amor, trataban un hilo con el mismo tema, y un usuario daba la siguiente respuesta, que a pesar de ser una repugnante diatriba machista encaja perfectamente con la subjetividad que el cine ha fomentado:

''las mujeres a partir de los 28 años o por ahí se empiezan a escojonar a una velocidad de vértigo, nosotros muchísimo mas tarde, por lo general. Para mí, la mayor belleza de una mujer está ahí, desde los 15 o 16 años hasta los 28. Y a mi si una mujer no me entra por los ojos, mal asunto.''

¿No son estos testimonios una eficaz ilustración de los roles de género que el cine ha configurado? ¿No podrían haber sido unas zafias versiones de Audrey Hepburn o Lauren Bacall del siglo XXI las que firmaran cualquiera de los comentarios del foro Enfemenino o un actual y arrabalero Humprey Bogart el autor del comentario del Foro Amor?

Recordemos que Bogart en 1945 abandona a su -tercera- mujer Mayo Methot, de 41 años (pues a partir de los treinta una mujer ''se empiezan a escojonar a una velocidad de vértigo'') y contrae matrimonio con una casi adolescente Lauren Bacall. Ambos formaron ''la pareja ideal'', el ''tándem mítico de Hollywood'', y es que eran la encarnación de la figura protagónica hegemonizada por Hollywood: la pareja heterosexual con una diferencia de edad muy superior para el hombre.

Esta diferencia de años en favor del hombre siempre ha sido un hecho que ha bañado a todos los géneros cinematográficos y ,que lejos de quedarse en el cine clásico (donde se potenció), ha llegado con fuerza hasta nuestros días.

Por eso, siempre que en una pareja hay rasgos físicos que evidencian que el hombre es mayor (como en películas como Lost in traslation, Otoño en NY) se puede acallar la polémica fácilmente recurriendo al tópico antes citado: ''el amor no tiene edad''. Pero, ¿pasaría lo mismo si la mujer fuese la mayor? De ningún modo. En tales casos la edad sale siempre a colación de manera casi obsesiva.

Como muestra tenemos el matrimonio entre los actores Demi Moore y Ashton Kutcher, en el que ella sacaba quince años a su marido. Si tecleamos sus nombres en Google, la primera sugerencia de búsqueda es ''diferencia de edad''. Y es que es difícil encontrar noticias o comentarios sobre la pareja que no mencionaran este tema. Por ejemplo el artículo de El Mundo Demi Moore reclama una pensión alimenticia a Ashton Kutcher habla de la diferencia de edad para explicar por qué la relación se había convertido en ''carne de tabloide''.

Sin embargo no levantan tanta controversia matrimonios con notables diferencias de edad como los de Katie Holmes y Tom Cruise (que se llevan dieciséis años) o los de Angelina Jolie y Bradd Pitt (doce años). Por no hablar de Johnny Depp y su última pareja, Amber Heard que se llevaban nada menos que veintitrés años.

Como vemos, el cine nos ha enseñado a no identificar como tal una diferencia de edad de diez años o incluso más... aunque sólo en el caso de que el hombre sea el mayor. Son muchísimos los ejemplos de este tipo de parejas las que podemos encontrar no sólo en el cine clásico (Tiempos modernos, Casablanca, Tener y no tener, Sabrina, Charada, My fair lady...) sino en el cine actual (Pretty woman, Pulp Fiction, Mejor...Imposible, Kill Bill, Jack Reacher, Oblivion...) . Por el contrario son raras las películas que representan parejas en las que la mujer sea la mayor.

Esta situación, como es lógico, condiciona profundamente las carreras profesionales de las actrices, a las que como ya hemos visto se les impone que tengan en el físico y la belleza juvenil su mayor baza. Por eso no es de extrañar que ninguna de las tres actrices en el top 10 del StarMeter de IMDB (Kristen Stewart, Emma Stone y Jennifer Lawrence) supere los 25 años.

Además es interesante conocer la lista de actores mejor pagados (Forbes, 2012):

1. Tom Cruise ($75m)
2. Leonardo DiCaprio ($37m)
2. Adam Sandler ($37m)
3. Dwayne Johnson ($36m)
4.Kristen Stewart (34,5)
5. Cameron Diaz ($34m)
6. Ben Stiller ($33m)
7. Sacha Baron Cohen ($30m)
7. Johnny Depp ($30m)
7. Will Smith ($30m)
8. Mark Wahlberg ($27m)
9. Taylor Lautner ($26.5m)
10. Robert Pattinson ($26.5m)
11. Sandra Bullock ($25m)
12. Angelina Jolie ($20m)

Nos damos cuenta de que los hombres ganan significativamente más que las mujeres: entre los cinco mejor pagados ellos suman 218 millones de dólares, mientras que ellas ''sólo'' llegan a 131. Como era de suponer, la edad de ellos es también mayor: la media de los cinco actores mejor pagados es 44 años mientras que la de las mujeres es 36.

Sirve como ejemplo ilustrativo centrarnos en dos nombres de la lista: Sandra Bullock y Cameron Diaz. Ambas habían alcanzado la fama como actrices ''sex symbol'' pero como una ha superado la barrera de los cuarenta y otra está cerca están viendo reubicados sus papeles en el cine.

Sandra Bullock hasta llegar a los 40 estuvo haciendo papeles de ''bella jovencita'' en la que no era raro verla emparejada con actores mucho mayores que ella. Pero mientras ellos pueden aparecer representados con chicas mucho más jóvenes y vivir intrépidas aventuras después de los cuarenta, las mujeres no: Sandra Bullock ha tenido que cambiar de papel y dejar de ser ''Miss Agente Especial'' para convertirse en ama de casa en películas como The Blind side (John Lee Hancock, 2009) o Tan fuerte, tan cerca (Stephen Daldry, 2011).

El caso de Cameron Diaz, es distinto, todavía no ha entrado en la difícil edad de los cuarenta, pero la está rondando, por lo que sus papeles ya van variando. Ahora ya no puede ser la ''adorable'' chica de Algo pasa con Mary (Bobby Farrelly, 1998). Con la cuarentena cerca sus personajes van cambiando. Por ejemplo en la reciente Bad Teacher (Jake Kasdan, 2011) interpreta el papel de madura seductora, figura siempre asociada a la de la bruja. La descripción de su personaje en la sinopsis de la película bien podría valer para Morgana: ''despiadada, grosera, malhablada y absolutamente irresponsable''. Su objetivo es seducir a un hombre de menor edad, Justin Timberlake, por lo que sus verdaderas intenciones por supuesto tienen que ser oscuras. En este caso conseguir el dinero del joven ingenuo.

Muy distinta suerte corren los actores, que pueden seguir desarrollando su carrera prácticamente igual a partir de los cuarenta. Esto ha sido así desde el cine clásico. Recordemos por ejemplo cómo de la pareja artística emblema del cine musical hollywodiense, Fred Astaire y Ginger Rogers, uno pudo protagonizar películas durante toda su vida mientras que la otra vio su truncada su carrera al cumplir los cuarenta. Lo mismo le ocurrió a otras estrellas como Audrey Hepburn y en cierta medida a uno de los dos del ''tándem mítico'' Bacall-Bogart. Adivinad a cuál.

En este sentido la situación sigue igual como demuestra el hecho de que Tom Cruise sea a sus cincuenta años el actor mejor pagado del mundo. En esencia el modelo patriarcal de pareja protagonista sigue vigente. Otro buen ejemplo lo podemos encontrar en la famosa comedia romántica Love Actually (Richard Curtis, 2003) una película que presenta una serie de historias de amor entrelazadas. Pues bien, todas son parejas heterosexuales, y en la gran mayoría de ellas el hombre supera a la mujer por más de catorce años. Incluso en una de ellas, la de Alan Rickman y Heike Makatsch la diferencia de edad es de 26 años.

No cabe duda de que la industria cultural capitalista es un vehículo de las ideas heteropatriarcales, que ha fomentado una identidad de género fabricada por hombres y para hombres. En la que el atractivo de ellos es prácticamente atemporal y el de ellas muy fugaz, en tanto que depende casi exlusivamente de su juventud. En base a esta idea, el cine ha normalizado completamente la pareja formada por una mujer joven y un hombre mucho mayor, en la que él es presentado como el héroe del relato y la mujer como un personaje subalterno, y muchas veces obstaculizador.

La situación lógicamente ha ido mejorando en los últimos años, a medida que las mujeres se han ido abriendo paso dentro de una industria machista y patriarcal. Pero aún hoy son una minoría. Hace falta que las mujeres se reivindiquen como creadoras. Seguramente si en la dirección y producción las mujeres hubiesen tenido una presencia importante estaríamos ante un panorama radicalmente diferente.

Si las mujeres ,como defendía Laura Mulvey, fueran también poseedoras de la mirada y no sólo objeto de ella seguro que el cine nos ofrecería un concepto de belleza mucho más heterogéneo, rico y diverso. En tal caso podríamos apoyar sin reservas la frase ''el amor no tiene edad'' pues, por fin, cobraría verdadero sentido.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger