13 de julio de 2013

Wanninkhof

0
Publicado por

Escrito por Miguel Ortega.

El periodismo tiene, por lo menos, dos facetas: la información y la opinión. Por diversas razones, muchas veces tienden a confundirse y en algunos casos la opinión ocupa más espacio que la información. El periodista deja de ser un informador para evolucionar en un tertuliano.

Hace algunos años Dolores Vázquez fue acusada primero, y condenada después por el asesinato de Rocío Wanninkhof. El crimen parecía tan monstruoso que todo el país se volcó en el juicio y todo el país juzgó por anticipado a Dolores Vázquez. Ya entonces, los medios de comunicación jugaron el papel de opinar primero e informar después. Todo el país condenó anticipadamente a Dolores Vázquez, en buena medida porque así lo quisieron los medios de comunicación. Cabe pensar que hasta la ley perdió los papeles y se dejó llevar por el malestar colectivo. Acabamos de ver en televisión todo esto y cómo el azar quiso que la verdad se descubriera.

Probablemente, el caso de José Bretón no sea el mismo y probablemente sí sea el asesino de sus hijos. Yo no lo se, pero por lo menos así lo ha visto el jurado en estos días. No obstante, a Bretón lo han condenado, mucho antes que el jurado, los medios de comunicación. Sin ir más lejos, por motivos de intereses populistas, Paco Marhuenda pedía poco menos que la pena capital para ese señor, y el principio de inocencia para todos los imputados del PP. Curioso, ¿no? En mi opinión, no se puede sesgar la información como se ha hecho, por lo menos, desde el principio del juicio. Es verdad que existen programas de debate que se dedican a eso, pura opinión, pero aun así el prestigio de los tertulianos y el poder que tiene en sí misma la televisión, debería hacerles más mesurados en estos temas. Ayer fue Bretón, pero antes de ayer fue Vázquez.

Y por supuesto, lo que no debe hacerse es guiar la información, como me parece que se ha hecho en muchos informativos como pueden ser TVE, Telecinco o Antena3 -entre muchos otros- José Bretón lleva siendo culpable de asesinato desde que se abrió el proceso judicial, lo cual no hace hablar demasiado bien de la justicia de este país, de los medios de (des)información, y de la capacidad de las personas a la hora de digerir las brabuconadas que pueden llegar a soltar cuatro bienpagados en la caja tonta de las imágenes a color.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger