6 de mayo de 2013

Hay que ser buen español

0
Publicado por


“Hordas rojas a machacar, los peperos al gulag”. Palabras exactas que pronunció el Secretario General de C.C.O.O de Cuenca, Pedro Lucas, en la pasada manifestación del 1 de mayo. Desde luego qué vergüenza. Menos mal que ya estaban Beatriz Jiménez, diputada regional popular, y el incansable García Hidalgo, portavoz del PP en Cuenca para pedir la inmediata rectificación y dimisión del dirigente de Comisiones Obreras. Ese es un acto que en nuestra actual democracia debe calificarse, por lo menos, propio de los Fasci di Combattimento. No llega a nazismo puro, porque no pegaron pegatinas, pero en cuanto saquen una bandera republicana se podrá calificar como se quiera.

Si Cospedal ha recibido sobresueldos o no en un partido manchado por la corrupción, no es motivo de dimisión. No hay nada demostrado. Además esta es una democracia sana donde la gente de bien puede hacer lo que le de la gana, siempre y cuando no asome la punta de su corbata por debajo de la americana. Eso queda horroroso, y probablemente el PP, en un acto de salud por España, lo penalice en seguida. Total, si pueden quitar la capacidad de decisión de la mujer sobre su propia vida sin ponerse colorados, ¿por qué no iban a meter cuarenta años en la cárcel al que le venga la corbata larga? Absurdo más absurdo se anula, matemática de preescolar.

Volviendo al principio, no se cómo el sinvergüenza de Pedro Lucas no se ha flagelado ya por vocear eso en una manifestación. Es un acto antidemocrático y antiespañolista, propio de un antiguo que solo busca la lucha de clases y no el bien común -perdón; propio-. Un acto de amor por España es que Aznar privatizara “Endesa” en 2004 y tras aumentar los precios en torno al 80%, el propio Aznar pudiera entrar en esa empresa a cobrar 200.000 euros al mes trabajando de “asesor externo para Iberoamérica”; o conducir ebrio cuatriplicando la tasa de alcoholemia permitida y destrozar tres coches ajenos, o que cuando te pregunten la capital de tu país digas sin querer Berna.

Hay mucho rojo suelto en este país. Gente a la que le preocupa más que sus padres no vayan a poder disfrutar de una sanidad pública como la que disfrutaron sus abuelos, o que no tengan las mismas posibilidades una vez que sus fuerzas flaqueen y no sean iguales que cuando eran jóvenes. Gente a la que le preocupa más que sus hijos tengan un futuro mejor, un futuro de formación académica, de diversión y de trabajo, de soles y de sombras, pero ante todo de oportunidades, cuando en realidad, lo realmente importante, es que tengan un iPad2.


Artículo realizado por Miguel Ortega.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger