12 de mayo de 2013

Del ´68 al 2013

0
Publicado por


Durante muchísimo tiempo han intentado criminalizar a los estudiantes, pero nos da igual: hemos parado la “Ley Wert”. Para todos esos cínicos, parte de la izquierda aburrida y la mayoría de la derecha rancia, que pensaban que salir a la calle no funcionaba... Y funcionó. Ayer se debería de haber aprobado la LOMCE, anteproyecto de ley en educación que lejos del sistema educativo escandinavo, donde la política y la educación son cosas distintas, era una carta de adoctrinamiento a los estudiantes. Un borrar y tirar a la papelera cuarenta años y ponernos de nuevo en los setenta. Era cambiar un libro por otro, pero qué libros... en el primero ponía que es igual de bonito el amor entre un hombre y una mujer, que entre dos hombres o dos mujeres. En el segundo ponía solo un tercio de lo que acabo de escribir. En el primero ponía que lo importante es dar oportunidades a los ciudadanos, que abortar es malo pero que en caso de necesidad, puedes hacerlo. El segundo, más breve y más conciso, ponía: “abortar es malo”. En el anterior los maestros podían leer en catalán, en castellano, en inglés o en chino los textos. En el segundo te abrían las puertas hacía un único y maravilloso idioma; el español. Entre otras muchas cosas, este anteproyecto nos dejaba de asegurar una financiación necesaria para que hubiera maestros suficientes, para que los alumnos se distribuyeran en las clases de manera que no hubiera una masificación en las aulas, para que las comodidades en un aula pública estuvieran al nivel de una privada y así no convertir en ghettos la escuela pública.

Hoy Wert se ha llevado las manos a la cabeza. Wert ha tenido que frenar en seco el avión doctrinal que llevaba entre manos. Hoy los estudiantes, profesores, padres e hijos hemos ganado una pequeña batalla. Hemos salido a la calle y hemos voceado, hemos sido escuchados en una sala cerrada al público. Han soportado con una sordera abrumadora nuestras cacerolas durante cerca de un año, pero ayer por fin, nos hicimos escuchar. Hemos parado con nuestra voz un camión cisterna lleno de desigualdades. Hemos conseguido que un aluvión de mierda que parecía caérsenos encima, se disipara y se convirtiera en ceniza con el sonido de nuestros silbatos.

No obstante, ya está diciendo Sáenz de Santamaría que este anteproyecto se piensa llevar a cabo, que en las próximas semanas nos van a condenar al adoctrinamiento derechista y conservador al que nos quieren someter. Yo digo ¡NO! A esta ley. Y lo digo con la confianza de que si en estos días, en las próximas semanas o en el mes que viene se atreven a decir que lo aprueban, nosotros respondamos. Que salgamos a la calle como lo hicimos el jueves y que toda la comunidad educativa, y todos los que quieren que sus hijos se críen en libertad salgan a la calle, saquen sus banderas de ilusión, vistan sus camisetas de la igualdad, y voceen para que la fuerza de nuestras gargantas vuelva a callar a un ministro que nos quiere convertir en máquinas trabajadoras y no en personas pensadoras.


Artículo realizado por Miguel Ortega.
   

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger