7 de abril de 2013

Ser humano

0
Publicado por

Últimamente me ha dado por pensar en definiciones. Por ejemplo, mesa: tabla de madera u otro material sostenida generalmente por cuatro patas cuya finalidad es sustentar objetos. La silla es ese objeto de madera, plástico u otro material cuya finalidad es sostener en posición de reposo a las personas. El ser humano es ese conjunto de órganos cubiertos por una piel y sostenidos por un esqueleto, capaz de hacer cosas tan bellas como plasmar en un lienzo una imagen, crear sentimientos a partir de unos versos jugando con las palabras, enamorar a otro ser humano, crear una canción o estudiar el universo con un telescopio. Esto no viene en el DRAE, pero me encanta pensar que es así. Lamentablemente esta moneda tiene otra cara. La otra definición es la repugnante capacidad de hacer daño, de infravalorar, de descalificar, de prohibir, y por supuesto, de matar. Por desgracia, en los tiempos que corrren, estamos volviendo a ver a la otra versión del hombre. Ese hombre que es capaz de matar si no te convence su religión, o si no te convencen sus ideales, o si divergen en la política. Hoy el hombre ya no crea versos, ya no pinta cuadros, ya no estudia la vida. Hoy el hombre quiere lanzar misiles con cabezas nucleares cruzando un océano. Quiere destruir la vida de millones de personas porque le insultan. Corea del Norte quiere destruir E.E.U.U y Corea del Sur en un guerra totalmente justificada, por la puerta de atrás. Para el hombre hoy es más importante una forma de dirección política, como el comunismo, que la vida de las personas que forman ese Estado, y el vecino, y el del otro lado del charco. Lo más absurdo de todo, es que hay idiotas que lo defienden. Y digo idiotas. Dicen que esa es la guerra de la libertad, y entonces me da por pensar que... algo parecido dijo Hitler en una de sus declaraciones públicas, cuando vociferaba que el nacionalsocialismo sería la liberación de Alemania. Que llevarían a cabo la guerra de la libertad, para quitarse las cadenas del comunismo y del judaísmo.

Entre las dos guerras mundiales, el número aproximado de muertos fue de 59.486.000, y aun hay idiotas que defienden esta posible guerra. Ya lo dije en otra columna, pero lo vuelvo a repetir: el capitalismo nos ha conducido a una gravísima crisis económica, pero la estupidez humana nos ha llevado a una crisis social mucho mayor. Me da igual la prima de riesgo. Me da igual el euribor. Me da igual un partido político u otro. Me da igual república o monarquía. Por encima de todos estos inventos del ser humano, está el propio ser humano.


Artículo realizado por Miguel Ortega.
   

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger