14 de marzo de 2013

De la libertad laboral...

0
Publicado por


Donde no hay ley no hay libertad. Pues la libertad ha de ser el estar libre de las restricciones y la violencia de otros, lo cual no puede existir si no hay ley; y no es, como se nos dice, “una libertad para que todo hombre haga lo que quiera”. Pues ¿quién pudiera estar libre al estar dominado por los caprichos de todos los demás?
John Locke  (1632–1704)
 
MuralTrabajoInfantil
En 1819, entre gran polémica, el Parlamento británico aprobaba una legislación para prohibir el trabajo de los niños más pequeños – menores de 9 años – aunque sólo en las fábricas de algodón, que eranexcepcionalmente peligrosas”. Para los mayores de 10 años la jornada se reducía a únicamente 12 horas.
Los defensores del libre mercado arremetieron contra la propuesta porque socavaba la santidad de la libertad de contratación y destruía los cimientos del libre mercado”. Algunos Lores esgrimían que tiene que haber libertad laboral”. Si los niños quieren (y necesitan) trabajar y los dueños de las fábricas quieren darles trabajo. ¿Dónde está el problema?”.


CapitalismoCoste

Hasta finales del S.XIX, no empezó a reglamentarse sensatamente el trabajo infantil ni la jornada laboral y, sólo en los países más ricos donde los sindicatos eran poderosos. Aunque muchas personas respetables veían su legislación como algo contrario a los principios del libre mercado”. Parece que para los defensores del libre mercado, todas las acciones y medidas en pos de la necesidad de restringir las acciones que perjudican a los demás, intencionadamente o no, curiosamente, van contra la libertad…
Estos hechos parecen encontrarse lejos en el tiempo, pero, no es así. Las corporaciones se han exiliado a países donde se les permite explotar el trabajo infantil, donde pueden explotar a los trabajadores, donde la necesidad de la personas para ellos es virtud. La esclavitud existe en muchos lugares alentada por “respetables” dirigentes corporativos. Esto se hace con la complicidad de nuestros gobiernos y de grandes economistas – nobeles y futuros nobeles –, incluso, patrios; que justifican el trabajo infantil como una mejora para la economía familiar. Como vemos barbaridades que muchos creen antiguas siguen muy presentes en el libre mercadoAlgunos, en nombre de la libertad y la rentabilidad, parecen querer justificar los abusos de poder más abyectos.


MundoNike
A lo largo de estos años, tras muchísimas luchas – y muchísimos asesinados – se consiguió proteger – mal que bien – a los trabajadores. Se intentó someter la rentabilidad empresarial a la libertad y la dignidad de las personas. Pero, se está perdiendo toda la libertad por la que tanto lucharon algunos. Se ha creado la escasez y la indefensión necesarias para que las personas tengan que aceptar la explotación laboral para sobrevivir. Mientras, en los países más ricos las condiciones sociales de la mayoría se deterioran – en España, a pasos agigantados – en los países más pobres y en desarrollo los dirigentes sociales, campesinos y sindicales son amedrentados y, en última instancia, asesinados.


Cuando se habla de la máxima rentabilidad y eficacia debemos traducir al lenguaje llano y claro lo que significan estas palabras. Rentabilidad ¿para quién? ¿Qué tipo de rentabilidad? ¿Quién soporta los costes? ¿Pasando por encima de qué y de quién? ¿Cómo se calcula esa rentabilidad? Vemos que en pos de la rentabilidad unos pocos se están comiendo el presente y el futuro de todos, de nuestra generación y de las generaciones futuras. Los mares están siendo esquilmados ante la falta de regulación, los bosques deforestados, los trabajadores explotados, los consumidores estafados, los ciudadanos desheredados, los recursos finitos y no renovables menoscabados, el aire y el agua contaminados, etc. El planeta pronto será un enorme vertedero. Es una rentabilidad falaz, sus cálculos son espurios, tan sesudos matemáticos y economistas externalizan unos costes que recaen sobre la mayoría y sobre el planeta para que unos pocos se enriquezcan.

EsclavoVertedero

Puesto que no hemos sido unos consumidores informados y responsables ¿cuándo vamos a abandonar nuestra infantilidad? ¿Cuándo vamos a ser unos ciudadanos? Ciudadanos adultos y críticos. La crisis financiera – más correctamente, estafa financiera – nos ha explotado en las manos. La crisis energética y medioambiental – si no ponemos los medios necesarios para evitarla o limitarla – está a las puertas. 
Postdata: Si queréis saber más de este tema: “23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo” Ha–Joon Chang.
Artículo realizado por Emilio José.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger