31 de enero de 2012

Sueños rotos.

0
Publicado por

Son las dos mejores palabras que encuentro para definir el panorama del desempleo juvenil, y en general, el futuro de miles de jóvenes. Jóvenes que han estudiado o están estudiando una carrera, o un módulo de formación profesional, o qué querían dedicarse a algo, a cumplir sus sueños...y ahora ven que no tiene trabajo, e incluso que no lo van a tener en un futuro próximo. ¿Qué queda ahora de esos sueños y esa ilusión?

Lo único que todavía puede prevalecer en la esperanza, pero poco a poco se va agotando en las vidas de miles de personas que, tenían aspiraciones y se habían propuesto una meta en su futuro profesional. ¿Por qué debemos soportar esta situación? ¿Por qué no podemos tener un futuro digno? ¿Y qué les importamos a los políticos? Desengañense, si es que ya no lo están, nada, no les importamos absolutamente nada. Ahora más que nunca, tenemos que salir a la calle para defender lo que es nuestro y nos han arrebatado, porque no hay mayor injusticia que ésta.

Por nosotros. Por todos...cambiemos esto.

Seguir Leyendo

30 de enero de 2012

Ante los cantos de sirena, ruidos de silbatos.

0
Publicado por

Con frecuencia en nuestro ir y venir cotidiano, oímos las estridentes sirenas de ambulancias, bomberos o policías. En ocasiones ni si quiera nos percatamos de ellas, cosa normal al estar inmersos en nuestras absorbentes rutinas. Un servidor, por contra, parece percatarse de todas ellas, como si estuviese atento a su presencia. Acostumbrado a la tranquilidad de La Línea, me abruma la cantidad de sirenas que resuenan en Sevilla. Y cada vez que siento una, me embarga la tristeza, porque comprendo que tras cada uno de esos ruidos, a veces molestos, se encuentra un drama humano, una tragedia personal, que quizás arruine una vida para siempre. Al fin y al cabo me enseñaron a santiguarme cada vez que una sirena resonaba en el horizonte.


Sin embargo, tras muchas sirenas escuchadas en la capital hispalense, he llegado a comprender que esa compasión esta justificada, pero tan sólo en parte. Pues si lo pensamos detenidamente, una sirena también oculta tras si un equipo de profesionales que dedica su vida a ayudar a los demás. Médicos, enfermeros, bomberos, policías, todos ellos optaron en la mayor encrucijada de su vida, la juventud, estudiar y formarse para un oficio de enorme responsabilidad, mayor vocación y cada día, menor sueldo.

Todos ellos son trabajadores públicos, y aunque cuentan con ciertas ventajas laborales obtenidas tras años de lucha, en estos tiempos de crisis tienen en su contra un terrible enemigo. Un espíritu privatizador que invade los corazones de la ciudadanía e impregna las administraciones públicas, un fantasma que demoniza lo público denominándolo “ineficiente y costoso” y amenaza los derechos y el estilo de vida, humilde por lo general, de estos profesionales y de todos los demás trabajadores públicos. Les acusan de “privilegiados” pero la realidad es que mientras ellos estudiaban con un destartalado flexo sobre sus cabezas, otros se enriquecían a costa del boom inmobiliario, unos cuantos especulando y unos muchos abandonando los estudios más básicos porque poniendo ladrillos ganaban más que los mismos profesores.

Hablo de los funcionarios que curan nuestras enfermedades, enseñan a nuestros jóvenes, cuidan de nuestros ancianos, limpian nuestras calles, resuelven con la ley en la mano nuestros conflictos, organizan nuestras fiestas o en el caso de los mencionados anteriormente, nos salvan la vida o nos rescatan del peligro. Imaginemos cómo sería nuestra vida sin ellos.
De su resistencia, y de la nuestra, depende que no sucumban los servicios públicos, que el Estado del Bienestar no sea fagocitado, y lo más importante, que la solidaridad entre nosotros, los seres humanos, no muera y deje de ser uno de los principios sobre el cual se construyen nuestras sociedades.

No nos dejemos encandilar por cantos de sirena manipuladores que persiguen hacernos ver los recortes como naturales y reflexionemos ante el estridente ulular de las sirenas y el resonar reivindicativo de los silbatos.


Artículo realizado por Alfonso Torres.

Seguir Leyendo

29 de enero de 2012

Una señal del cosmos: el día en que creímos no estar solos. Domingos de la Ciencia

0
Publicado por



¿Nos hablaron desde otro mundo hace treinta y cinco años? ¿O se trató sólo de un extraño accidente destinado a dejarnos intrigados sobre la posibilidad de que hayamos dejado escapar un primer contacto con inteligencias extreterrestres? Esta es la historia de un suceso curioso: el día en que, tal vez y sólo tal vez, captamos una voz ajena llegada desde las profundidades del espacio… y nunca pudimos averiguar qué estaba diciendo.
16 de agosto de 1977. El doctor Jerry Ehman, astrónomo y colaborador voluntario del Programa de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI) acude como cada mañana a las instalaciones del radiotelescopio Big Ear, en Ohio. Era una jornada como otra cualquiera difícilmente podía prever las horas —e incluso días— de agitación y entusiasmo que tenía por delante. Ehman tomó asiento para realizar una tarea más bien rutinaria: examinar los registros del radiotelescopio, todo aquello que el Big Ear había estado captando durante la noche, que por lo general se limitaba a ruido de fondo radiofónico producido por el conjunto del cosmos. Dado que por entonces la tecnología no estaba muy avanzada y grabar todo aquel aluvión de emisiones cósmicas resultaba inviable, los registros se imprimían en papel. Era una larga lista de letras y números distribuidos en columnas representando señales de radio de distinta frecuencia e intensidad. Para un profano, aquellos caracteres hexadecimales podían no tener sentido, pero un radioastrónomo experto era capaz de detectar anomalías —por ejemplo, señales artificiales— con un solo vistazo. Así pues, Ehman tomó la larga ristra de papel de impresora y comenzó a leer los datos.
Con total asombro, entre tanto número anodino, observó un código anómalo: 6EQUJ5. Aquellas cifras ininteligibles para un lego significaban, en cristiano, que se había captado una señal de radio artificial procedente del cielo. Reflejaban que la señal era insólitamente intensa, demasiado para tener causas naturales, y además estaba localizada en una única frecuencia —como nuestras comunicaciones terrestres—, así que su naturaleza inteligente parecía fuera de toda duda. Jerry Ehman rodeó las cifras con un bolígrafo e hizo la siguiente anotación al margen: “Wow!”. Tal vez se hallaba ante la primera señal de una civilización alienígena. Aquello podría ser el Primer Contacto.
Horas de café y esperanza
La misteriosa señal de radio había sido recibida a las once y cuarto de la noche anterior. Era una emisión fuerte y clara que en el momento no fue grabada. El equipo de detección era todavía muy rudimentario y no estaba asociado a un equipo de grabación automático preparado para registrar cualquier cosa que se saliese de lo normal y almacenarlo en cinta magnetofónica. Para grabar cualquier señal se precisaba hacerlo manualmente, con un astrónomo supervisando todo. Pero aquella noche el Big Ear había estado vacío. No había nadie para haber intentado guardar aquel mensaje procedente de lo alto y la lista de números en papel era lo único que tenían. Y aquellos números, como decimos, sólo cuantificaban intensidad y frecuencia, eran como los indicadores del control de volumen de una radio pero no decían nada sobre el contenido concreto de la emisión.
Big Ear
El vetusto radiotelescopio Big Ear.
Para que nos hagamos una idea de lo primitivos que eran los medios con que contaban las instalaciones, aquel radiotelescopio —inaugurado en 1963— estaba manejado por una computadora cuyo disco duro tenía un megabyte de capacidad. Esto es: en el cerebro del Big Ear no habría sitio ni para almacenar una única fotografía hecha con un teléfono móvil de la actualidad. Además, el radiotelescopio no podía ser dirigido a voluntad como las antenas más modernas, sino que sus dos únicos receptores estaban fijos en el suelo y “escaneaban” el firmamento siguiendo el movimiento de rotación terrestre. Sólo podían explorar un rincón del cielo una vez cada veinticuatro horas. La señal se había captado en la constelación de Sagitario, más concretamente cerca de la estrella Tau Sagitarii, pero el oído del radiotelescopio no volvería a pasar por la zona hasta la noche. Aquello significaba que los astrónomos del Big Ear tenían que esperar todo el día para que las antenas volviesen a captar aquella extraña señal.
Jerry Ehman y sus compañeros eran presa de una comprensible excitación ya que estaban a punto de dar la noticia científica más importante en la historia de la Humanidad: el descubrimiento de otra inteligencia en el cosmos. Les quedaban todavía horas para volver a recibir la señal y, esta vez sí, poder grabarla. Pero, entretanto, no perdieron el tiempo.
Lo primero que tenían que hacer era descartar que la señal proviniese de un avión, de un helicóptero o de un satélite artificial. Aunque la frecuencia concreta en que fue captada la emisión (1420 MHz, que era la frecuencia que se esperaba que usaran los alienígenas para comunicarse con nosotros, más adelante explicaremos por qué) es una frecuencia que está prohibida para el uso radiofónico en todo nuestro planeta, no se podía descartar que alguna emisora pirata situada en algún avión la estuviese utilizando. Los astrónomos se pusieron en contacto con los aeródromos y radares de la zona, donde les informaron que los radares no habían captado ningún vuelo sobre la región a aquella hora de la noche. También comprobaron las órbitas de todos los satélites artificiales conocidos y ninguno estaba situado en aquel punto del cielo justo cuando se había recibido la “señal Wow”, como ya empezaron a llamarla sus descubridores. Tampoco se sabía de ninguna sonda espacial alejada de la órbita terrestre que estuviese en aquella dirección y que pudiera haber emitido la señal. Si Wow había llegado del cielo, y se sabía que así era, el origen no era ninguna astronave humana. Tenía que ser una señal enviada por otra civilización.
¿Por qué una señal alienígena?
La frecuencia de la señal era clave para entender la agitación de los astrónomos que la captaron. La señal Wow era una señal intensa, uniforme y emitida en una frecuencia determinada, mientras que el “ruido de fondo” que producen los astros es una señal débil, cambiante y difusa: ocupa muchas frecuencias radiofónicas sin orden alguno. Además, la frecuencia de la señal Wow (1420 MHz) se consideraba la más indicada para enviar mensajes a través del espacio. Se trata de la “frecuencia de resonancia del hidrógeno”: ese tipo de señal hace vibrar a los átomos de hidrógeno como si fuesen un diapasón. Dado que precisamente el hidrógeno es el elemento más abundante del cosmos, actuaría como una perfecta caja de resonancia para permitir que la emisión llegase muy lejos sin perder demasiada intensidad. Si una raza inteligente pretendía usar la radio para enviar comunicaciones al espacio, esa sería precisamente la frecuencia que emplearían, según la hipótesis que desde años atrás manejaban los científicos. Así que teníamos una señal de intensidad fija, claramente artificial y distinguible del ruido de fondo cósmico, captada en la frecuencia que los científicos esperaban sería empleada por hipotéticos extraterrestres, y que no tenía un origen terrícola conocido. Blanco y en botella… las horas de espera se hicieron muy largas para el equipo de descubridores.
Sólo había algo inesperado. Los dos receptores del Big Ear escaneaban el mismo lugar del cielo con una diferencia de tres minutos y la señal había sido captada sólo por uno de los dos receptores, lo cual indicaba que no era emitida continuamente, sino que se encendía y se apagaba. Aquello era un motivo de inquietud: había que confiar en que no se hubiese apagado definitivamente.
“Mi casa, teléfono…”
La ansiedad de Ehman y su equipo crecía por minutos conforme se acercaban las once y pico de la noche, momento en que el Big Ear peinaría nuevamente aquella región de la constelación de Sagitario. Ahora sí estaban preparados para analizar la señal en profundidad, para grabarla y descubrir qué tipo de mensaje podía contener. Las once y cuarto del 16 de agosto de 1977: esa iba a ser la hora concreta en que iban a cambiar la historia del hombre y toda nuestra concepción del universo, de la existencia y de nosotros mismos. El momento más crucial desde que, cientos de miles de años atrás, alguien consiguió encender un fuego por primera vez. Por fin, tras siglos y siglos de soñar con dioses y carros de fuego, sabríamos qué tenían que decirnos los seres que poblaban las estrellas. Nos estaban hablando y estábamos preparados para escuchar. La Tierra rotaba y los dos receptores del Big Ear se acercaban nuevamente al distante brillo de Tau Sagitarii. ¿Qué enigmáticas maravillas íbamos a poder escuchar?
Pero no sucedió nada.
No se captó ninguna señal. Ni el más mínimo rastro de algo que no fuese el típico ruido de fondo cósmico. Wow se había apagado. No estaba allí. Esperaron otras veinticuatro horas, ahora tan angustiados como excitados. Y tampoco hubo resultado. Día tras día lo volvieron a intentar, y día tras día el Big Ear sólo captaba silencio. Quien quiera que hubiese lanzado aquella señal al espacio, había apagado su emisora. Y no la volvió a encender.
Jerry Ehman
Jerry Ehman, descubridor de la señal y el hombre que subrayó el registro con bolígrafo rojo añadiendo un asombrado "Wow!".
Tras varias semanas infructuosas y desesperantes en las que no hubo ningún otro rastro de la emisión que pudo haber cambiado la ciencia para siempre, Jerry Ehman y sus colegas se dieron por vencidos. Si había alguna civilización alienígena emitiendo desde aquel punto del espacio, ¿por qué se habían callado de repente? No tenía mucho sentido. Algo no cuadraba en el asunto: haber recibido una señal artificial que desaparecía por las buenas el día siguiente… salvo, claro está, que los marcianitos estuviesen jugando al escondite o gastándonos una broma. ¿Qué podía haber funcionado mal?
Jerry Ehman había alcanzado una gran notoriedad en el mundillo astronómico y científico gracias a su descubrimiento, pero ahora se mostraba decepcionado y frustrado. Incluso escéptico. Él mismo fue uno de los primeros en afirmar que aquello no podía haber tenido origen alienígena, ya que si una civilización hubiese producido la señal cabía esperar que continuaran estando allí, emitiendo. Ehman no tenía pruebas de que la señal fuese de origen terrestre ni tampoco otra  explicación convincente, pero no imaginaba a toda una civilización emitiendo señales durante solamente un día. Así que comenzó a buscar una respuesta al misterio: si no era obra de los alienígenas, ni había sido emitida por ningún avión o satélite, ¿de dónde podría haber salido aquella señal?
Se le ocurrió que Wow podría haberse tratado de una emisión clandestina originada en la propia Tierra, cuyas ondas habían salido hacia el espacio y se habían reflejado en un pedazo de chatarra espacial —que necesariamente había de ser metálico, liso y casualmente inclinado en una orientación muy determinada— que habría reflejado las ondas enviándolas de nuevo hacia nuestro planeta, donde el Big Ear las habría captado accidentalmente. Una explicación sin duda rocambolesca, pero ni mucho menos imposible. Una casualidad semejante constituiría un enorme sarcasmo, casi como un chiste cósmico de mal gusto, pero ante la falta de ninguna hipótesis mejor, Ehman asumió que había sido víctima de una infortunada y retorcida coincidencia orbital.
Y así nos quedamos, mirando tristemente a las estrellas que ahora estaban en silencio, como E.T. cuando añoraba la nave espacial que lo dejó olvidado en nuestro planeta. En sucesivas ocasiones se ha vuelto a indagar en aquella región de la constelación de Sagitario con ayuda de radiotelescopios más grandes y modernos —como el de Arecibo— pero nunca se ha vuelto a captar nada remotamente sospechoso de tener origen inteligente. Cierto es que la vigilancia no ha sido continua:, pero ningún astrónomo puede dedicar todo un radiotelescopio a vigilar permanentemente un punto del espacio. Estos radiotelescopios son artilugios muy caros, cuyo uso está muy solicitado para un millón de tareas de investigación distintas.
Posibles explicaciones
Lo único que sabemos es que la señal Wow era sin duda de origen artificial, fue emitida en la frecuencia “interestelar” de 1420 MHz y que llegó desde el cielo. Lo que no sabemos… es absolutamente todo lo demás.
La hipótesis de la carambola especular que propuso Jerry Ehman es una de las pocas alternativas razonables para explicar el origen de la emisión Wow. Una señal originada por alguna emisora situada en la superficie terrestre que es devuelta hacia la propia Tierra por algún objeto metálico en la órbita, por alguna pieza perdida de nuestro programa espacial y demasiado pequeña como para que hubiese podido ser captada su existencia. Es una posibilidad. La otra alternativa plausible, que podrá parecer razonable o no a según quiénes, pero que tampoco ha sido totalmente descartada, es que de verdad la señal Wow implicase la captación de un auténtico mensaje alienígena. Pero ¿existe alguna manera de comprobar definitivamente si se trató de una cosa o la otra? No. La respuesta depende más de las inclinaciones de cada cual, que de verdaderas evidencias científicas.
Señal wow
La intensidad de la señal variaba de forma constante siguiendo la rotación terrestre, por lo que sabemos que procedía del cielo y no de la superficie (eje vertical = intensidad, eje horizontal = tiempo en segundos)
Salvo, claro está, que un buen día volviésemos a captarla: seguramente esta vez sí podríamos grabarla y analizar en todo detalle su contenido y su posible origen. Pero, mientras, sólo nos queda la especulación. Y hay especulaciones de todo tipo. El propio Jerry Ehman, con los años, ha abandonado su escepticismo inicial y piensa que tampoco hay motivos de peso para descartar la posible naturaleza alienígena de Wow. No afirma que haya sido una señal inteligente procedente de las estrellas, pero tampoco lo niega ya, como solía hacer en otros tiempos. Ya que, si Wow fue producto de un accidente, dicho accidente no se ha vuelto a repetir. Sí hubo una falsa alarma sobre la posible captación de una señal alienígena procedente de otra constelación, una especie de “Wow II”, pero dicha alarma se debió a que el radioastrónomo de turno no tomó la precaución de comprobar las órbitas de los satélites artificiales antes de anunciar públicamente la recepción. Cuando supo que la señal que había captado había sido producto de un satélite de comunicaciones, aquello le supuso un considerable ridículo mediático y un enorme sonrojo ante el mundillo científico.
Volviendo a Wow, imaginemos una hipotética raza inteligente que fue la autora de la emisión, llamémoslos los “wowitas”. ¿Por qué habrían emitido durante un tiempo para después cerrar su aparato de radio e interrumpir la señal? Bien, la respuesta la tenemos en nosotros mismos, los seres humanos. Desde 1977 hasta hoy se han puesto de manifiesto dos cosas: una, que los terrícolas tenemos la tecnología para enviar señales a muchos lugares del espacio, pero que no lo solemos hacer y aun menos de manera sistemática. Y no lo solemos hacer porque no sólo es un disparo a ciegas sino que, de recibir respuesta, ésta tardaría décadas, siglos o incluso milenios en llegar hasta nosotros. Y dos, que si juzgamos lo sucedido en nuestra propia civilización, las comunicaciones radiofónicas ocupan una ventana temporal bastante breve en el desarrollo de los sistemas de comunicación: es una tecnología que es desarrollada en un momento dado, es usada intensamente durante aproximadamente un siglo —si llega— y después tiende a desaparecer sustituida por comunicaciones digitales o de otro tipo. A nuestros amigos los “wowitas” podría haberles sucedido lo mismo, en el caso de que existan y fuesen ellos los responsables de la señal Wow. Quizá descubrieron la radio, pero no tardaron en pensar que había quedado obsoleta. Y si nosotros pensamos que no merece la pena estar emitiendo constantemente sin estar seguros de si alguien nos va a captar (o según algunas voces como la de Stephen Hawking, sin estar seguros de que quien pudiese captarnos resultara no ser demasiado amistoso), lo mismo podría suceder con los habitantes de otros mundos. Tal vez lanzaron algunos disparos a ciegas hacia algunos lugares del espacio: si fue así, nos lo perdimos por muy poco. Horas, probablemente.
La mística de lo desconocido
Aunque puede que el destino haya jugado con nosotros, haciendo que un simple pedazo de metal flotando en el espacio revolucionase a un puñado de radioastrónomos en aquel verano de 1977, lo cierto es que la recepción de la señal Wow —fuese lo que fuese—pone, al menos, un toque de enigma novelesco en lo que, por lo demás, es un universo repleto de maravillas pero vacío de signos de civilización que podamos captar desde nuestro frágil planeta azul.
Es una lástima que aquella señal no fuese grabada. Circulan por ahí muchas supuestas versiones sonoras que se pueden escuchar, pero son todas falsificaciones, ya que con la parca información que se recogió sobre Wow es imposible reconstruir cómo debió de sonar. Lo cual muy probablemente nos hubiese sacado de dudas como mínimo sobre su posible origen terrestre, pero hay que admitir que el desconocer su verdadera procedencia no deja de conferirle al asunto un cierto aura de romanticismo, como en aquellos novelones sobre amantes que no se encuentran en la misma esquina por un par de minutos y pasan el resto de sus vidas alejados el uno del otro porque la casualidad así lo quiso. La raza humana, quizá, estuvo a muy poco de haber podido registrar un mensaje de otra civilización. Un mensaje de la constelación del Arquero, que pudo haber sido como una flecha perdida de Cupido en aquellos romances literarios. No sabemos si hubiésemos entendido ese mensaje y ni siquiera podemos precisar cuánto hubiese tardado en llegar nuestra respuesta —ya que se desconoce desde cuán lejos vino la señal— pero, para quienes no se conformen con la desangelada explicación de la chatarra espacial, siempre queda la imaginación. No es imposible que haya sido una señal alienígena, ya que la tecnología para enviar una señal semejante es algo de lo que incluso nosotros disponemos desde hace ya décadas. Además, eso es lo bueno de los enigmas: podemos escoger la explicación más prosaica, pero también las más poética o incluso, quién lo impide, la más inquietante. Y eso es también lo bueno de la señal Wow: aún no estamos en condiciones de afirmar que no hayan sido ellos, así que… ¿por qué no?
Si siempre hubiésemos podido ver más allá del horizonte, nunca hubiésemos construido barcos. Si siempre hubiésemos sabido lo que hay sobre la superficie de la Luna, nunca hubiésemos construido cohetes. Así que, mientras nos quede por averiguar qué hay ahí fuera, mientras no averigüemos si realmente nos enviaron un mensaje, seguiremos construyendo y avanzando. Puede que al final descubramos que sólo era publicidad cósmica de algún complejo de vacaciones en Sagitario, pero incluso eso resultaría interesante. Es posible que los Wowitas hagan mejores anuncios que los terrícolas. No sería demasiado difícil.
Por si acaso, este es el punto concreto de la constelación de Sagitario desde donde llegó la señal. Ya saben ustedes dónde mirar. Nunca se sabe.
Artículo realizado por: E.J.Rodriguez
Fuente: Jot Down

Seguir Leyendo

27 de enero de 2012

Famatina no se toca

0
Publicado por

"La vida se ha vuelto peligrosa, pero no tanto por los que hacen el daño, sino por aquellos que se sientan a ver qué pasa" Albert Einstein



La historia de éste pequeño poblado de la Provincia argentina de La Rioja, está teñida de una heroica resistencia a la explotación capitalista, que adquiere en este caso la cara de la minería contaminante a gran escala.



Ya desde el año 2004, los pobladores de éste pueblo de casi 7.000 habitantes se resisten a ver su lugar destruido por las grandes maquinarias de la trasnacional canadiense Barrick Gold. Son conscientes de los riesgos que ello implica, se sienten impulsados a defender sus medios de subsistencia, su lugar de residencia. En pocas palabras, no quieren perder ni su modo ni su lugar de vida. Y con la Barrick lo lograron, ya que en el año 2007, la empresa abandonó su “Proyecto Famatina”.



Sin embargo, el ánimo del lucro no se detiene nunca. Los países latinoamericanos lo saben bien, su historia marcada a sangre y fuego da pruebas de ello. La columna vertebral de nuestra América, conocida como Cordillera de los Andes es una reserva interminable de metales y minerales. Las empresas trasnacionales se regodean al ver tanta riqueza esperando al alcance de la mano.



Es así que desde agosto del año 2011, la Osisko Mining, otra gran empresa del capital internacional adquiere el Proyecto Famatina y se prepara para hacerse con un gran banquete de casi nueve millones de onzas de oro.
¿Cuánto de toda esa riqueza se queda en la Provincia luego de la explotación? ¿Cuánto de todo ese metal se utiliza en el desarrollo del país? ¿Cuál es el impacto ambiental de éste tipo de explotación minera? ¿Cuánto recibe un funcionario afín y defensor de la mega minería?
Creo que todos conocen las respuestas a éstos interrogantes y aun así desconocen la profunda gravedad de lo que una buena muestra del capitalismo mundial puede hacer en nuestros países.



Pero el Pueblo Resiste____



Con todo en contra, Famatina sigue resistiendo. Sus pobladores reunidos en asamblea realizan un corte de ruta pacífico y selectivo, es decir, no dejan pasar a los vehículos y maquinarias de la empresa en cuestión. Hace casi un mes que mantienen su posición y ya se ha transformado en una cuestión de opinión pública nacional.



El gobierno provincial, encabezado por Luis Beder Herrera (adicto al gobierno nacional que ganó las elecciones con un discurso anti-minero), es hoy uno de los férreos defensores de la Osisko Mining, del Proyecto Famatina y obviamente del cianuro. ¿Por qué cambió drásticamente su postura? También conocen su respuesta…



Las últimas denuncias de los indignados de Famatina, expresan que la empresa citada está realizando un trabajo de inteligencia y persecución al elaborar “listas negras” con datos de los manifestantes.



Mientras tanto el gobierno nacional trata de no entrar en la discusión, de no referirse al tema “minería”, ni siquiera en relación a Famatina. Seguramente, en los próximos días cuando la presidente Cristina Fernández retome sus funciones luego de la licencia, realizará algunos anuncios importantes para captar un poco de atención (no quiero decir desviar la atención). En fin, la cuestión de la minería es un punto fuerte del modelo de desarrollo dependiente del capital internacional que defiende éste gobierno, tal como lo viéramos en “Discursos de resistencia, acciones de dependencia”. Es también un eje de dominación de los gobiernos provinciales aliados y es sin duda, un tema muy difícil de manejar desde la comunicación gubernamental, ya que son cuestiones fuertemente impregnadas de discusiones éticas e ideológicas.



Es muy interesante ver que las acciones de estos compatriotas de un pequeño pueblo del noroeste argentino, han desencadenado una ola de manifestaciones a favor en todo el país (ver link) formando consciencia y compromiso, demostrando que el Pueblo tiene en sus manos la defensa de sus derechos y que en el mundo se puede elegir sólo entre dos alternativas como dice Eduardo Galeano: o se es “Indignado” o se es “Indigno”.



Nota:
- Puede seguirse el desarrollo de éste movimiento social, por los diferentes medios del país (cada uno con sus matices, según sean oficialistas o no).
- También les recomiendo ver “Cielo Abierto”. Documental realizado por Carlos Ruiz, cineasta argentino que grafica claramente la lucha de los pueblos afectados por la minería y de los que no quieren ser víctimas de ese impacto.

Artículo realizado por Andrés Fernández, colaborador de Hablando República desde Argentina.

Seguir Leyendo

25 de enero de 2012

El Lápiz del Carpintero {Película sobre la ruptura de un amor por la Guerra Civil Española}

2
Publicado por

Tras el cierre de 'Megaupload' en Hablando República seguimos apostando por la cultura libre y gratuita para el disfrute de todo el mundo. Hoy os traemos una nueva película: El Lápiz del Carpintero.

Sinopsis
Herbal (Luis Tosar) siempre lleva un lápiz de carpintero que le acompaña desde el año en que España se partió en dos. Poco antes, se había ofrecido voluntario para seguir a Daniel Da Barca (Tristán Ulloa), joven médico e inte-lectual republicano, cuya novia, Marisa Mallo (María Adánez) es hi-ja de un conocido oportunista reaccionario. 
Herbal, invisible a los ojos de la pareja, se convierte en su sombra, fascinado por los conocimientos de Daniel, la belleza de Marisa y el amor de ambos. Pronto empieza a mezclar el odio con la pasión, la admiración con los celos y la obligación con la obsesión. Daniel es encarcelado por sus ideas, pero no es un recluso cualquiera; su cultura, su imaginación y su compromiso le hacen popular entre sus compañeros y le convierten en centro de atención para los guardianes. Desde fuera, Marisa lucha contra la intolerancia de su padre e intenta desesperadamente que su novio recupere la libertad. Herbal, que en casa sufre sin rebelarse ante los maltratos que su hermana recibe de un marido violento y egoísta, asiste, entre atónito y furioso, a las historias y conversaciones que mantienen los presos para hacer más llevadera su condena. La sinrazón sacude el país. Muchos presos son fusilados clandestinamente en terroríficas decisiones aleatorias; pronto llegará el turno de Daniel y será de nuevo Herbal quien, víctima y verdugo de sus propios miedos, se debata entre la violencia y la conciencia.

A continuación pueden disfrutar la película íntegra:

Seguir Leyendo

23 de enero de 2012

Reapropiando (I): Soberanía Nacional

2
Publicado por




Soberanía es una palabra que no suena mal. Habla de independencia. Habla de libertad. Describe claramente el espacio donde se puede decidir sin imposiciones. Cualquiera querría aplicársela. Todo el mundo hace gala de serlo y hasta de parecerlo.

Sin embargo todo cambia cuando le añadimos, por lo menos en nuestro país, el adjetivo nacional. Soberanía y nacional. Aquí, en este mismo instante, llegados a este punto, se jorobó el invento. Ya la cosa suena mal. Habla carcunda. Define el espacio del facherío. Nadie lo querría. Y todo el mundo lo rehuye.

Es curioso como esa percepción contrasta con la que tiene la izquierda de casi cualquier lugar del mundo. La idea de soberanía e independencia es seña de identidad de una izquierda medularmente anticolonial y que visualiza la venta de la patria al imperio por parte de las derechas sometidas al dictado del dólar.

Dos hechos son los que hacen que esta sea una peculiaridad del espectro cultural y político de nuestro país. En primer lugar, la misma creación de España como un estado amalgama de reinos históricos y en segundo lugar, la apropiación espuria del concepto de nación y patria por parte de la dictadura franquista durante cuarenta años.

En la cuestión nacional, hay que echar un vistazo a como los Reyes Católicos dan forma al comienzo de una nación, no con el elemento cohesionador de un idioma común, impuesto a sangre y fuego, sino por una idea de país católico, frente a musulmanes y herejes, impuesto, esta vez sí a sangre y fuego, con el instrumento de represión política que fue la Santa Inquisición.

A través de los años y con la llegada de los internacionales, los elementos progresistas, obreristas o simplemente de izquierdas, fueron abrazando el federalismo, sea en forma de República federal o confederal, como forma de repensar este país en torno a una idea común que respetara, con pactos soberanos y libremente asumidos, la condición plurinacional de España.

En este marco es donde la izquierda de la II República y con ella algunos partidos nacionalistas, emprenden el camino de la aprobación de los estatutos de autonomía. Cuestión nacional, anteriormente asumida por un regionalismo que muta hacia el nacionalismo, dominado hasta principios del siglo XX, por la derecha más reaccionaria. Es en este periodo donde el concepto de Estado Republicano tiende, de la asunción de una condición autonomista, a un aspiración federal, donde la mayoría de las fuerzas nacionalistas quieren articularse de buena fe en una estructura republicana de libre asociación.

Otra de las cuestiones negativas es, como aludíamos antes, el secuestro del concepto «nacional» por parte del franquismo, que revitaliza un nacionalismo español de aspiración imperial-católica, en oposición a una izquierda que se asume respetuosa con la identidad plurinacional y radicalmente laica.

No es baladí, que el termino «Estado Español» sea acuñado por el gobierno de Franco cuando su capital era Burgos o que de esa simbiosis españolista-religiosa, saliesen términos como: «Cruzada Nacional», «Bando Nacional», la «Anti-España», … Fueron cuarenta años de tinieblas donde estos lemas, a modo de Hit Parade continuo, se fueron instalando en el ADN dictatorial y por extensión, en una identificación como sinónimo de nacional español y fascismo.

A mi juicio, es hora de recuperar el concepto de Soberanía Nacional como seña de identidad de una izquierda que se reclama transformadora. No hay posibilidad de cambiar el sistema económico y social de explotación, si no recuperamos antes nuestra soberanía, es decir, nuestra capacidad de decidir por nosotros mismos el modelo de sociedad que queremos sin la imposición de actores exteriores.

Es cierto que esta soberanía no solo puede ser nacional, sino que además debe señalar siempre el sujeto de esta soberanía, es decir, quien la aplica, que necesariamente tiene que ser el pueblo compuesto de ciudadanos y ciudadanas libres. Es en definitiva la sempiterna aspiración de vivir sin yugos, sean estos foráneos, de clase o financieros.

En estos tiempos en que Iberoamérica marca el camino emancipador, deberemos trabajar en la dirección de un Proceso Constituyente que pueda superar una Transición que maquilló las formas sin alterar el reparto de poder y que nos pueda llevar a la construcción de un modelo diferente donde la Soberanía Nacional y Ciudadana sean la base de una sociedad más justa.

Puede que sea un trayecto largo pero nuestra proa debe apuntar hacia esa dirección y yo me declaro partidario de construir un país que pueda superar incluso el concepto de España. Un proyecto nacional que sea fruto de un deseo común libremente elegido por las naciones y los pueblos de esta península, en el marco de una República Federal Ibérica que, por población y dirección soberana, sea capaz de iniciar la singladura hacia un auténtico Estado Social.

A pesar de las dificultades el primer paso es recuperar, para la cultura de la izquierda, las palabras que nos roban. Ese hurto es, en el fondo, el robo de las ideas y la negación del futuro. Al igual que Estado de Derecho, Constitución o Estado Nación, son ideas que debemos hacer otra vez nuestras.

Si no las pensamos y conjugamos antes, jamás las construiremos.


Seguir Leyendo

22 de enero de 2012

La importancia de los parques en los ecosistemas urbanos. - Conversaciones con mis padres

3
Publicado por

Será que vivo en uno de los municipios con más zonas verdes de España, será que desde mi ventana veo un parque lineal o que he trabajado en multitud de ocasiones como educador ambiental potenciando la importancia social, ambiental, histórica y cultural de los parques urbanos por lo que me ha dado por realizar este artículo. Será.


Yo entiendo los parques como algo más que espacios verdes bonitos, limpios y relajantes. Creo que pueden aportar mucho más. Si se saben diseñar bien, pueden ser espacios multifuncionales que aportan con sus elementos multitud de efectos positivos al medio que le rodea. La ciudad. Con este artículo, mi segundo para Hablando República, intentaré mostrar la multitud de cualidades que esconden los entornos verdes urbanos.

Un parque urbano es una zona de reunión social, creativa y recreativa, en el que se puede pasear, leer un libro, practicar deporte o socializarse.  Al igual que las plazas mayores de los pueblos, los parques en grandes ciudades actúan de puntos de encuentro social y cultural, dando identidad y fomentando la permeabilidad entre barrios, creándose un marco físico para gran parte de las relaciones sociales que se conciben en la urbe.

Tiene una  función estética mayor que cualquier edificio emblemático o histórico, mejorando la calidad paisajística a través de una visión mucho más cercana y amable. La alternancia de colores y formas cambiantes que presenta un parque a lo largo de un año ayuda a conectar con la naturaleza y a desconectar de lo inerte y frío que son los elementos que forman la ciudad.

Es un corredor ecológico, primeramente como cobijo y hábitat de especies urbanas, donde poder anidar, comer, beber y criar con la seguridad y confort que aporta la flora y suelos de estos lugares. Y por supuesto como conexión entre ecosistemas naturales, sirviendo de pasillo seguro para especies que desean cruzar ciudades. Parques linéales o riberas de los ríos cumplen a la perfección esta función tan importante. A la hora de planificar un nuevo barrio o de modificar otro, es imprescindible crear conexiones verdes que mejoren estos corredores de fauna.

Es un reductor de efectos ambientales dañinos. Seguramente sea una de sus funciones más importante y por el cual se le denomina pulmón urbano. Sus beneficios ambientales son muy diversos, desde la amortiguación de ruidos externos (coches, bocinas, sirenas, obras, etc), hasta fijador de CO2 y emisor de oxígeno y vapores balsámicos. Son depuradores naturales de contaminación y reguladores climáticos excelentes: refrigera el ambiente causado por la isla de calor, aumenta la humedad relativa y atenúa los efectos del viento.

Su función higiénica y sanitaria. Son oxigenantes y bactericidas. Zonas anti estrés debido a la presencia de ruidos suaves que evocan espacios naturales. Fuentes, lagos o cascadas sirven como estabilizadores psíquicos.

Y por último, son un espacio ideal para la actividad educativa,  en especial para la ambiental. Los elementos que conforman los parques acercan un poco más la línea que separa lo rural de lo urbano. Se pueden crear multitud de espacios didácticos como huertos o pequeñas sendas botánicas. La cantidad de recursos que ofrece solo son superados a los de la imaginación del monitor que las realiza.

Artículo realizado por Enrique Estrela.

Fuentes:
 Ramiro Flores-Xolocotzi y Manuel de Jesús González-Guillén, Consideraciones sociales en el diseño y planificación de parques urbanos. Economía, Sociedad y Territorio, vol.6 nº24 2007 (913-951)

 Andrés Miguel García Lorca, El parque urbano como espacio multifuncional. Paralelo 37 nº13 1987 (105-11)

Seguir Leyendo

21 de enero de 2012

La nueva apuesta comunista de Pierre Laurent, Secretario Nacional del PCF

0
Publicado por

En agosto de 2011 salía a la venta Le nouveau pari communiste. Su autor, Pierre Laurent, trata de explicar desde un punto de vista personal cuál es su proyecto para el Partido Comunista Francés y por qué cree en él. También relata su primer año como Secretario Nacional del PCF, poniendo empeño en dar a conocer sus ideas al resto de la militancia de su partido.

Sobre él y su libro

En el libro, Laurent deja algunos comentarios interesantes sobre la situación actual de Francia tras 5 años de presidencia de Sarkozy, sobre el por qué y el cómo de apostar por el Front de Gauche y por Jean-Luc Mélenchon como candidato a las presidenciales de 2012, algún ligero pero preciso comentario sobre el NPA y su actitud o algunas ideas de lo que para él debe ser el eje central de trabajo para los comunista del Siglo XXI.

Laurent utiliza las primeras páginas, mucho más personales, para presentarse y mostrar desde su infancia en el seno de una familia comunista hasta cómo es elegido Secretario Nacional del PCF en el 2008 tras el éxito del No en el referéndum sobre la Constitución Europea y el fracaso en las presidenciales del 2007, pasando por cómo descubrió la militancia comunista, por qué continuó, su etapa como Secretario Nacional de la Unión de Estudiantes Comunistas (UEC), su periodo en L'Humanité donde empezó de redactor, terminó como jefe de redacción y vivió la transformación de un periódico del PCF a periódico abierto al resto de la izquierda etc.

"El mundo está cambiando ante nuestros ojos a una velocidad increíble"

Pierre Laurent desgrana durante el libro el ataque que durante los cinco años de Sarkozy se han producido al modelo social francés y a los principios sobre los que se construyó la V República. Eso cambios no se producen de modo aislado sino que son la versión francesa de otros cambios que se están produciendo en el mundo y que "afectan directamente a nuestro modo de vida, transformando el trabajo, las tecnologías, las ciencias, los productos, el consumo, la relación entre los territorios y la naturaleza cambiando sin cesar la estructura, organización y localización de las actividades productivas, de nuestros lugares de vida, modos de desplazamiento y las relaciones entre las propias personas"

Para Laurent los procesos de cambio a todos los niveles que se están viendo en el mundo, fruto de la implantación del neoliberalismo a escala mundial en los últimos veinte años y sus consecuencias son una de las claves que la izquierda debe tener en cuenta en este Siglo XXI.

"Es urgente retomar el poder sobre nuestras vidas. Para lograrlo es importante conocer el mundo en el que vivimos"

Sufrimos más que nunca la confiscación, privatización y concentración de los poderes de decisión, asegura Laurent. Para él existe un objetivo fundamental hacia el que las y los comunistas deben dirigirse si quieren cambiar el mundo: emanciparse "de los dogmas capitalistas, liberando a las sociedades de todas las formas de dominación y alienación, inventando otro modo de desarrollo humano diferente del que ha impulsado a las sociedades estos últimos dos siglos"

Si algo deja claro Laurent a este respecto, es que en el mundo actual globalizado la solución debe ser también global. A este respecto Pierre Laurent habla de una lucha de clases mundializada en el capitalismo global del siglo XXI y en este punto el Secretario Nacional del PCF deja la que para mí es la mayor aportación teórica del libro: debemos descapitalizar la globalización.

"La globalización es un concepto utilizado de manera extremadamente contradictoria. Por un lado abre nuevos horizontes, nuevas posibilidades de intercambio, impulsa la toma de conciencia sobre los problemas comunes a todos los seres humanos del planeta. Por otro, la globalización provoca el sentimiento de estar desposeído del poder de decisión, percibiéndose como un obstáculo para el cambio difícilmente superable"

En el debate que enfrenta a la izquierda con los procesos de globalización Pierre Laurent lo tiene claro, él no apuesta por desglobalizar, sino por "descapitalizar":

"Para nosotros, los comunistas, el problema principal es que este proceso de globalización ha estado y permanece dirigido, dominado los últimos treinta años, por exigencias de rentabilidad exacerbadas, totalmente locas, del capitalismo financiero. Liberada de esta dominación, la globalización puede ser una oportunidad de progreso enorme"

Como continua explicado Laurent, una vez que esté "emancipada de las lógicas capitalistas que la dominan" y que "someten todas las actividades humanas y todos los recursos del planeta a la búsqueda exclusiva de beneficios" la globalización permitiría por ejemplo "la promoción generalizada de normas sociales y medioambientales que protejan el trabajo humano y su justa remuneración".

"El mundo ha cambiado, el Partido Comunista también, incluso más"

"El PCF ha acudido a menudo a su cita con la historia (...) estuvo en el Frente Popular, en la Resistencia, en la Liberación, en las luchas por la descolonización, en 1968, en los años del programa común y el 10 de mayo de 1981, en la batalla por la victoria del "no" al tratado constitucional europeo... Estamos de nuevo en un momento clave donde nuestro partido espera jugar un papel decisivo"

Durante todo el libro Pierre Laurent deja claro que el mundo de hoy no es igual al de hace 20 o 30 años, el capitalismo se ha transformado, las sociedades han cambiado y el Partido Comunista debe hacerlo también. Este es su argumento principal. Para Laurent el Partido Comunista en el Siglo XXI debe ser un instrumento en favor de la democracia participativa:"Queremos hacer de la política un gran asunto popular y ciudadano cuando todo está pensado para alejar cada vez más a la ciudadanía de la política"

Ésta es la tarea principal de la militancia comunista en la Francia del Siglo XXI. Durante varias páginas el Secretario Nacional del PCF explica cuál debe ser el papel que debe jugar la militancia del PCF tanto en el cambio en el seno del partido como en el cambio en la sociedad. "El inicio de la transformación social supone el compromiso, la implicación y la construcción popular permanente. El trabajo militante consiste en crear, allá donde sea posible y cada vez que sea posible, las condiciones de ese cambio y los espacios políticos dónde comenzar a desarrollar [esa transformación]" Para lograr este propósito Laurent cree que el PCF debe encarar tres cambios profundos que le permitirán afrontar esta nueva etapa: profundizar en la democracia militante, repensar cuál debe ser el proyecto comunista en el Siglo XXI, y girar todas las prácticas políticas del partido hacia la creación de espacios de intervención popular.

El Frente de Izquierda como instrumento de unidad de la izquierda

En el centro de la estrategia de creación de poder popular y unidad de la izquierda francesa Pierre Laurent sitúa al Frente de Izquierda, la nueva coalición electoral y movimiento político creado con el objetivo de unir a toda la izquierda opuesta a la Europa neoliberal y al Tratado de Lisboa para las elecciones europeas de 2009.

En esta parte del libro deja claro cuál es su visión del FdG y en qué debe convertirse: "La ambición que he expresado muchas veces en nombre de los comunistas no es construir un nuevo partido a la izquierda de la izquierda que se dedique a oponerse al resto de la izquierda. Es era el proyecto del NPA, un proyecto sin futuro". La ambición del PCF es aglomerar a toda la izquierda en una unión que tenga la fuerza suficiente para cambiar la política del país.

Ésta un idea repetida bastantes veces en todo el libro: unidad de la izquierda. Dentro de esta estrategia de buscar la unidad, Pierre Laurent sitúa el nombramiento de Jean-Luc Mélenchon como candidato del Frente de Izquierda a las presidenciales de 2012 como "un gesto unitario considerable" aunque también deja claro que fue una elección fruto de un momento político concreto y que "nada hace obligatorio volver a elegir así a nuestros candidatos en el futuro".

Cabe destacar, y no deja de ser un detalle importante, que cuando Laurent habla de 'izquierda' se refiere desde la izquierda trotskista (NPA, Lucha Obrera...) hasta el Partido Socialista francés y EELV. También es curioso las referencia que realiza a la unión de esa izquierda para derrocar a Sarkozy, lo que implicaría el apoyo al PS, aunque no lo mencione como tal. Además, se echa en falta alguna crítica a las políticas del PS, aunque es verdad que el Partido Socialista francés no está muy presente en este libro.

Pierre Laurent utiliza este libro para presentarse ante su militancia. Quién es, de dónde viene, presenta su proyecto para el PCF basado en transformar el partido para ser una herramienta útil para la sociedad del Siglo XXI basándose en dos ideas: ser un vector de creación de participación popular y el motor que una a la izquierda anti neoliberal francesa. Estas son dos de las tareas que Laurent considera esenciales para devolver al Partido Comunista Francés su lugar en la sociedad.

"Lo que es seguro es que Francia, como el resto de países europeos, no permanecerá en status quo. Se avecinan grandes cambios. De nosotros depende impulsarlos en el buen sentido"


Laurent, Pierre (2011) Le nouveau parti communiste. Paris. Le chercher midi.




Artículo realizado por José Luis Bueno - Sección de Libre Publicación

Seguir Leyendo

SOPA se va, la amenaza sigue.

0
Publicado por

Lamar Smith, el congresista republicano que revolucionó Internet al plantear la polémica ley SOPA (Stop Online Piracy Act), ha rectificado y descartado continuar con este proyecto “hasta que haya un acuerdo más amplio de solución”.


Este mismo viernes, Smith declaró:


Tenemos que revisar el enfoque sobre la mejor manera de abordar el problema de los ladrones extranjeros que roban y venden invenciones estadounidenses y de los productos. El problema de la piratería en línea es demasiado grande para ignorarlo. Las industrias estadounidenses de propiedad intelectual proporcionan 19 millones de empleos bien remunerados y representan más del 60% de las exportaciones de EU. El robo de propiedad intelectual de Estados Unidos y los costos para la economía de EU son de más de $ 100 mil millones al año y resulta en pérdida de miles de empleos en Estados Unidos. El Congreso no puede mantenerse al margen y no hacer nada mientras los innovadores de Estados Unidos y los creadores de empleos están bajo ataque.El robo de propiedad intelectual en línea de Estados Unidos no es diferente que el robo de productos en una tienda. Es ilegal y la ley se debe aplicar tanto en la tienda como en línea.El Comité seguirá trabajando con los propietarios de los derechos de autor, las compañías de Internet, las instituciones financieras para desarrollar propuestas que luchar contra la piratería en línea y proteger la propiedad intelectual de Estados Unidos. Damos la bienvenida a la entrada de todas las organizaciones y los individuos que tienen una diferencia honesta de opinión sobre la mejor manera de abordar este problema generalizado. El Comité mantiene su compromiso de encontrar una solución al problema de la piratería en Internet que proteja la propiedad intelectual estadounidense y la innovación. 


Puede que haya influido en su decisión el descontento manifestado por la gran mayoría de internautas en las redes sociales, que consideran este proyecto de ley un modo de censura en Internet.


Probablemente esta rectificación responda más bien a intereses electorales (no olvidemos que este año tienen lugar elecciones presidenciales, a las que Obama llega con una popularidad muy mermada) que a la comprensión de las peticiones ciudadanas.


Que a nadie le extrañe si Su tejana Señoría desempolva en unos meses el proyecto. O lo que es peor (y más frecuente), que se ejecute en esa enorme sombra que proyecta la aparatosa democracia americana.


Seguir Leyendo

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger