19 de diciembre de 2012

Sanidad S.A.

0
Publicado por



Casualidades de la vida. Teniendo en mente abordar el tema de la sanidad en el blog, esta mañana he encendido durante 5 minutos el televisor y casualmente en un programa de cuyo nombre prefiero no acordarme, el popular Miguel Angel Rodriguez Bajón (PP) trataba el tema algo alterado con Toni Cantó (UPPyD) hablando de "clientela" y no de pacientes, e intentando argumentar porqué prefiere ser considerado en la sanidad un cliente antes que un paciente. 

Quedémonos con esta última cuestión: ¿Clientes o pacientes? Esta cuestión viene como anillo al dedo en pleno tiempo de siembra de tijeras en suelo sanitario, o lo que es lo mismo, en periodo de recortes en sanidad. Bajo mi punto de vista considerar al paciente un mero cliente es totalmente un error puesto que el cliente es aquella persona que busca satisfacer una necesidad con un determinado producto o servicio. Así pues extrapolado este concepto al ámbito sanitario, el "cliente-paciente" no busca desde dentro la solución de un problema sino que busca simplemente cubrir su preocupación interna sea cual sea la solución. Es por ello que considero que todo aquel que acuda a cualquier centro sanitario como cliente, calmará su conciencia antes con las palabras "tranquilo, todo esta bien", que poniendo una solución práctica a su problema.

Reflexiones personales a parte el sector de la sanidad se encuentra en pleno periodo reivindicativo, dada la cantidad de amenazas de privatización que están sufriendo. ¿Es normal que el destino del dinero público sea la empresa privada? ¿Realmente se privatiza la sanidad por necesidad o se hace por pura y burda "ideología"? Algunas de las medidas privatizadoras de los mandatarios populares son:

Externalización de servicios en seis hospitales públicos: Infanta Leonor, Infanta Sofía, Infanta Cristina, Hospital de Henares, Hospital del Sureste y Hospital del Tajo. Estos centros pasarían a ser centros públicos de gestión privada.
Remodelación de los hospitales La Princesa y Carlos III: los cuales pretenden que dejen de ser centros de atención general a centros especializados en geriatría y de media estancia.
Privatización de 27 centros de atención primaria.
Concentración de servicios: dará lugar a medidas como que en los laboratorios de los hospitales sólo se realicen análisis de urgencia.
Despidos encubiertos: estos se producirán a través de la externalización de servicios no sanitarios como puedan ser lavandería o cocina, otorgando sus funciones a empresas de servicios.
Euro por receta: esta medida fue supuestamente propuesta como medida disuasoria. Con su entrada en vigor no será más que un impuesto por enfermedad.
Fuente: Público.es
Estas son solo algunas de las acciones -ejecutadas o no- "brillantes" de los populares, los mismos que en su día calificaron la sanidad como pilar intocable o no susceptible de recortes. ¿Por qué la vida de los ciudadanos deben depender de su rentabilidad? Dichas acciones plantean la construcción de obstáculos al derecho a una sanidad pública y gratuita, y tal vez incurriendo en cierta inconstitucionalidad al acotar y privatizar el susodicho derecho. 

Con este tipo de medidas España inicia rumbo a la sanidad americana, aquella donde un enfermo crónico de renta escasa termina falleciendo por no poder afrontar los gastos sanitarios, o bien termina por arruinar a su propia familia. ¿Hasta que punto es necesario privatizar y recortar en sanidad? Habrá quienes discrepen conmigo y me puedan calificar de demagogo, pero yo abogo por recortar en privilegios políticos como chofers, iPads y demás pijoletadas antes que prescindir de medios sanitarios de los que pueden depender vidas humanas. Con la salud no se juega.

Si algo diferencia al hombre de los animales además de su inteligencia es su capacidad de autodestrucción.

Artículo realizado por Dani Ruiz - Sección de Libre Publicación.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger