28 de diciembre de 2012

Pampliega, reportero de guerra

2
Publicado por


No acostumbro a escribir post como este. Es más, no me siento bien haciéndolo. Pero hoy me he animado porque hay cosas que se deben saber. De las anécdotas, de los pequeños matices, se suelen extraer las conclusiones que caracterizan a los individuos.

Este caballero de la foto es periodista. Se llama Antonio Pampliega. Poco diré de él. Es mejor que le conozcáis a través de sus propias palabras:


Se trata de un “Periodista español que desde hace enero de 2008 (literal) se dedica a recorrer un mundo en guerra”. Algo, desde luego, loable y arriesgado, aunque para mi gusto pretencioso. En la presentación de su Blog invita al lector a lo siguiente: “Acompáñame a ese Mundo en Guerra que apenas tiene cabida en los medios de comunicación; porque sino lo contamos no existe…y sino no existe ganan los Señores de las Sombras”. Repito, es literal. No hay error de transcripción. Ni ese punto y coma en mal sitio, ni las faltas de ortografía son, esta vez, de mi cosecha. Pero da igual. Es de agradecer que aún haya periodistas valientes que se animen a luchar contra los Señores de las Sombras en este mundo. Lo que hace falta, en realidad, es saber quiénes son exactamente.

Antonio Pampliega publicó en el periódico El País un artículo el pasado 6 de octubre de 2010, titulado “Pagar por ir a la guerra” (http://elpais.com/elpais/2010/10/06/actualidad/1286353036_850215.html), que empezaba realizando la siguiente queja: “Llevo más de tres años recorriendo las zonas más peligrosas del planeta. He invertido mis ahorros, he pedido un crédito…  ¿Qué más tengo que hacer para poder trabajar?”. No tengo duda alguna de que la profesión de periodista pasa por malos momentos, aunque sí tengo mis discrepancias cuando enumera en esa lista de países a Cuba, esa terrible Dictadura donde, por ejemplo, la gente suele ir de vacaciones, e incluso los que cometen homicidios imprudentes son devueltos a su país para que tomen las uvas junto a sus familiares. Y yo alabo ese ímpetu periodístico. Por supuesto, hablamos del hecho de ser periodista en lugares de conflicto. Nada digo sobre el contenido de sus crónicas. Cualquiera puede leerlas. Desde entonces, y previo reportaje emitido por Telemadrid, Pampliega ha publicado artículos para el Diario Público, AFP, 21 (La Revista Cristiana de Hoy), etc.

Y acabó en Siria. Y allí, parece ser, anda.

Hace unos días, la periodista @monicagprieto publicó este tuit, cuyo contenido yo comparto, aunque me generó grandes dudas. Así que, asumiendo mi desconocimiento sobre el tema, respondí con una pregunta que se puede leer en la parte inferior.

Esto generó un debate, en el que otro usuario de Twitter realizó este comentario:


Y entonces apareció él, el señor Pampliega, ofendido ante injurias de esta magnitud, respondiendo educadamente con una frase que yo recogí, en otro tuit, con una cabecera:



Claro, tras leerlo, algunos pensamos que este hombre, entre tanta guerra, podía tener algún problema afectivo. Un articulista de periódicos de renombre, que quiere sacar a la luz la verdad para que no ganen los Señores de las Sombras, debería ser, además, un poco educado y no emplear términos tan asquerosamente machistas con el primero que siembra dudas sobre la labor informativa que realiza desde Siria. Pero también le ofendió mucho el hecho de que yo recogiera su tuit, así que me invitó a la orgía:

Además, me invitó a reunir cojones para irme a informar desde Siria. Lo he desestimado por varias razones: no soy periodista, no comparto el lenguaje de los Señores de las Sombras e, incluso, si quisiera encontrarlos, creo que, parafraseando a Aznar, no andarían ni en desiertos lejanos, ni en montañas remotas. Lo dejamos para otra ocasión.


Me preocupa que los informadores de algo tan terriblemente serio como el conflicto en Siria, reúnan un perfil parecido al de este caballero. Nada hubiera dicho sobre él, de no ser por su lenguaje agresivo y machista. Pero en vista de que, lejos de rectificar, subió el tono aún más, creo que la gente merece que se conozca qué clase de personas nos informan desde los puntos de conflicto, en un tiempo en el que los reporteros cobran un significativo papel, porque de manera consciente o inconsciente, pueden facilitar el que se pueda justificar una intervención extranjera que, con toda seguridad, y como se ha demostrado en las últimas décadas, no miraría en absoluto por el bien de su población.

Estoy seguro de que no todos los reporteros de guerra tienen este perfil. Si, además, redactan bien, fenómeno. Y si, por último, no emplean términos como “Señores de las Sombras” y tal, pues mejor que mejor. Porque una guerra es algo tan serio, que no quiero vivirlo en las crónicas como si de una película de ciencia ficción se tratara. Aunque a veces, esas crónicas en sí mismas son pura ciencia-ficción.

No nos engañemos. Me preocupa qué es lo que ocurre en Siria, me preocupa cada bomba que explota y cada niño que muere. Ceo que ya he averiguado cómo debo de explicar a mis hijos esto que ocurre en Siria (http://elblogderaskolnikov.blogspot.com.es/2012/02/la-intervencion-en-siria-explicada-un.html). Pero nadie me va a vender la moto de que todos esos males se solucionan con una intervención extranjera, que es lo que ya claramente se esconde detrás de todo esto. Porque de intervenciones humanitarias están los cementerios de Libia llenos. Y los de Iraq. Y los de Afganistán, etc.

El Señor Pampliega lo que hace es insultar a quiénes cuestionan precisamente eso, que detrás de un conflicto real, se esté sobre alimentando un ruido con el objetivo de derrocar a un Régimen para poner a otro más afín a los intereses de siempre. ¿Sorprendente? No. Más de lo mismo.

Pero, mala suerte, seguiremos cuestionándolo, le duela a quien le duela.

Artículo realizado por @Raskolnistan.

2 comentarios:

  1. Muy bueno, el tal "Pamplinas" es de los que solo buscan la firma, la foto o la entrevista.Ya quisiera escribir la mitad de bien que tu,sus artículos dejan bastante que desear.
    Deja a toda esta cuadrilla hacer lo que quieran,no dan para más.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, PAgar por ir trabajar, es lo más demencial e insultante que he visto nunca en el mundo de la prensa, más en los tiempos que corren.
    Este tipo debería aprender a hablar, a escribir, a no cometer faltas de ortografíá y sobre todo a respetar, que se sube a la parra y al insulto facil con mucha facilidad.Así está el periodismo.

    Un saludo
    Marcos

    ResponderEliminar

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger