12 de diciembre de 2012

La Europa del Nobel

0
Publicado por

Esta semana, José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea ha recogido en Oslo el premio Nobel de la Paz que ha sido concedido a la Unión Europea. Todo indica que la concesión de este premio ha sido una gigantesca operación de márketing para dar lustre a una Unión Europea que, tal y como está concebida, produce más desconfianza que esperanza entre los ciudadanos, y con razón, al final la Unión Europea ha resultado ser un paraíso para los capitalistas en el que la austeridad y los recortes de derechos cavan un poco más profunda cada día la tumba de las clases trabajadoras.


En la Europa del premio Nobel de la Paz ochenta millones de personas son pobres, según datos de Cáritas, y 120 millones, es decir un 25% de la población de la Unión está en riesgo de caer por debajo del umbral de la pobreza. Pero por si esto no fuera suficiente para cuestionar la concesión de este importante premio basta recordar que la Unión Europea tomó la humanitaria decisión de blindar sus fronteras cuando en el invierno de 2011 las revueltas se multiplicaban en el norte de África, lo que obligó a cientos de miles de personas a intentar escapar del caos. La Europa del Nobel, negó el derecho a la libre circulación a sus propios ciudadanos en mayo de 2011. La Europa del Nobel de la Paz tiene externalizada por dejación de competencias su política de seguridad y defensa en manos de la OTAN y además, durante la guerra de Irak, permitió que los vuelos secretos de la CIA sobrevolases sus cielos y tomasen tierra en sus aeropuertos.


La Europa del Nobel, junto a Estados Unidos y a Rusia decidió que el ex primer ministro Tony Blair, responsable junto a Aznar, Barroso y Bush de los bombardeos sobre Irak en 2003, fuese el enviado especial del 'cuarteto' para mediar por la Paz en Oriente Medio. La Europa del Nobel intervino por las reservas energéticas en Libia y, muy probablemente está preparando una intervención en Siria. La Europa del Nobel de la Paz acaba de nombrar comisario de Salud al maltés Tonio Borg, reconocido homófobo, ultracristiano y antiabortista. Por si todo esto fuera poco, la Unión Europea es el mayor exportador mundial de armas, según el Instituto de Investigación para la Paz de Estocolmo. Sin duda, un currículum más que dudoso para hacerse acreedor del Premio Nobel de la Paz, sin contar que el mismo Durao Barroso, que fue el encargado de recibir el galardón fue el anfitrión de la tristemente famosa y originaria de una guerra ilegal y genocida, foto de las Azores.


Todos estos hechos ponen de manifiesto el total desprestigio del Nobel de la Paz, ya suficientemente cuestionado tras la concesión del mismo al presidente estadounidense Barack Obama, cuando su país estaba inmerso en dos guerras, Afganistán e Irak, o cuando el galardonado fue el ex-secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger en el mismo año en el que militares chilenos llevaban a cabo un golpe de Estado contra la voluntad popular orquestado el su propio despacho.


El Premio Nobel de la Paz está tan devaluado como la propia Unión Europea. Uno es un galardón que la mayoría de las veces responde a la 'realpolitik', la otra pierde cada día su vigencia cuando sus instituciones políticas sucumben ante las finanzas y sumen a sus ciudadanos en un infierno de recortes, desigualdad social y desesperación.


Artículo realizado por Raúl García Hémonnet.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger