2 de diciembre de 2012

Introducción a la barbarie sionista

0
Publicado por

Me niego a llamar conflicto al genocidio que lleva infligiendo Israel a Palestina desde hace décadas, y menos cuándo una de las partes está armada hasta los dientes con cazas y tanques, mientras que la otra se defiende con piedras y cohetes de fabricación casera. Y dado el uso y el abuso del lenguaje que se hace por parte de las autoridades, llamaré a las cosas por su nombre.

Un poco de historia

Desde el siglo XVI Palestina ha “pertenecido” al imperio Otomano, estuvo en manos de los turcos cerca de cuatro siglos, hasta que en 1919 tras la primera guerra mundial, en la que una Inglaterra arruinada que combatía contra Turquía se vio obligada a pedir dinero prestado a banqueros sionistas entre los que destaca Lionel Walter Rothschild, a cambio firmó la Declaración Balfour, donde además de devolver el dinero tenían que conceder a los financieros un trozo del estado de palestina para hacer un estado judío. En aquel entonces el término "conflicto palestino-israelí" no estaba acostumbrado, y en su lugar el conflicto era conocido como "el conflicto árabe-judío sobre la Tierra de Palestina" (denominado así por la población árabe y la población británica).

Seis millones de judíos aniquilados de la forma más cruel, el genocidio imperialista cometido por el ejercito fascista de Hitler cambió radicalmente el escenario. Tras la segunda guerra mundial la Organización de Naciones Unidas sintiéndose culpable decidió arbitrariamente la partición de Palestina, de mayoría musulmana en aquel entonces, en dos estados, uno judío y otro árabe. El 14 de mayo de 1948 el Estado de Israel declaró su independencia, lo cual fue seguido por la Guerra árabe-israelí con los Estados árabes vecinos, que se negaron a aceptar el plan de la ONU. Desde entonces ha extendido sus fronteras y ha ocupado ilegalmente territorio palestino de manera continuada. En 1945 la población judía se estimaba en 553.600 personas, lo que representaba un 31% del total de mayoría árabe. En la actualidad el número de judíos alcanza los 7,6 millones, que suponen más de un 68%.

Posteriormente se sucedieron la guerra de los seis días, los fallidos acuerdos de paz de Oslo y Camp David y las dos intifadas. Décadas de continua usurpación de territorio a Palestina que se han saldado con millares de víctimas civiles cuyo número es imposible de determinar dada la falta de información veraz al respecto.

Una imagen vale más que mil palabras, y un simple vistazo nos ayuda a comprender la magnitud de la ocupación de territorio palestino desde 1946 hasta 2011:

La comunidad internacional

Recientemente Barack Obama, ese Nobel de la paz que mantiene Guantánamo en funcionamiento, ha dicho que “Israel tiene pleno derecho a defenderse”, aludiendo a los bombardeos sobre Gaza a modo de represalia. A lo que Noam Chomsky, señalado por el New York Times como "el más importante de los pensadores contemporáneos" respondió magistralmente: “No puedes defenderte cuando estás ocupando militarmente tierra ajena. Eso no es defensa. Llámalo como quieras, pero no es defensa.”

EEUU y la Unión Europea mantienen una postura oficial sionista, minimizando el daño infligido al pueblo palestino y magnificando la respuesta de este. La liga árabe, la mayoría de los países latinoamericanos y los países islámicos defienden el derecho de existencia de Palestina en distintos grados. Desde el conciliador Mohamed Morsi, presidente de Egipto, hasta Tayyip Erdoğan, primer ministro turco que no duda en calificar a Israel de “estado terrorista”.



El papel que juegan los medios

No todos los medios de comunicación son iguales, las diferencias son notables, existen medios que informan con aceptable rigor como la BBC o la cadena RT. Por desgracia no es la tónica general. Las noticias que llegan a EEUU y Europa son en su mayoría partidistas y subjetivas. De entre todos los atropellos al derecho a la información destaco la ausencia de contexto histórico, la falsa equidistancia entre agresor y agredido, la minimización del horror que se inflige sobre Palestina y la omisión de la legislación internacional que califica la ocupación israelí de ilegal.



Al que quiera profundizar en los intereses que hay detrás de los medios y el papel de EEUU en el sionismo, le recomiendo este magnífico reportaje:



Crímenes de guerra

En este genocidio se incluyen desde la utilización de armas químicas como las bombas de fósforo blanco, la imposición a presas palestinas a tener el parto estando encadenadas, hasta permitir la matanza en campos de refugiados como el de Sabra y Chatila. Toda esta vulneración flagrante y continua de los derechos humanos no sería posible sin el silencio cómplice de la comunidad internacional.

La franja de Gaza es la zona más densamente poblada del mundo. La continua ocupación de tierras por parte de Israel ha relegado al millón y medio de habitantes a un territorio de 40km de largo por 14Km en su punto más ancho. Donde los continuos bombardeos de los F16 causan estragos. Para hacerse a la idea del infierno que viven a diario en Gaza recomiendo este excelente reportaje de la CNN:




Actualidad

El peligro de olvidar la historia es que esta tiende a repetirse. Hoy las víctimas se han convertido en los verdugos. Colonizando ilegalmente territorio palestino mediante bombardeos continuos e invasiones terrestres ocasionales. Imponiendo un bloqueo que ha sometido a la población de la franja de Gaza a la miseria y ejerciendo como régimen opresor en Cisjordania.
Echados de sus casas sin derecho a rechistar, viendo pisoteada su cultura, sumergidos en la locura por perder la dignidad y viendo como la muerte alcanza a familiares y seres queridos, muchos palestinos se echan en brazos del terrorismo.

Hamás es el actual partido que gobierna la Franja de Gaza desde que gano democráticamente en 2006, pero es el único gobierno legítimo del mundo declarado como organización terrorista por la Unión Europea. Cisjordania (o West Bank) esta actualmente gobernado por la Autoridad Nacional Palestina. Benjamín Netanyahu es el actual ministro de Israel por el partido derechista Likud, que no reconoce el derecho a la existencia de un estado palestino. Palestina aguarda desde hace años su entrada en la Organización de las Naciones Unidas como estado de pleno derecho, pero EEUU ejerce su derecho a veto impidiéndoselo.



No confundas mi postura

El recurso más utilizado para acallar las voces críticas con el gobierno de Israel es acusarte de antisemita. Yo no diferencio a las personas por su raza, su cultura, o su religión. Respeto la libertad de creencias siempre y cuándo estas acaben donde empieza la libertad de los demás. Hay judíos e israelitas que condenan abiertamente la política de su gobierno o se declaran objetores de conciencia y se niegan a ingresar en el servicio militar obligatorio, lo cual es muy loable. Lo que condeno es la vulneración de los derechos humanos, los tratos vejatorios y humillantes y las víctimas inocentes e indiscriminadas. Una víctima es igual sea cual sea su nacionalidad, y en ningún caso estoy justificando la violencia. Pero existe una reacción desproporcionada por una de las partes y no voy a equipararlas. Por poner tan solo un ejemplo, en los últimos siete días han muerto hasta el momento 127 palestinos y cinco israelíes.

Decía el escritor francés Albert Camus que hay épocas en las que toda indiferencia es criminal. No denunciar los niveles de injusticia, desigualdad y abusos a los que estamos llegando en la actualidad, pasar por ellos de puntillas, implica formar parte de un silencio cómplice. Y al final, el miedo a tomar partido termina provocando monstruos.

Artículo realizado por Gonzalo Santamarta - Sección de Libre Publicación.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger