25 de noviembre de 2012

¿Quién está detrás del suicidio la niña de 12 años Mónica?

0
Publicado por





Ya hace días que conocimos la noticia del suicidio de Mónica, la niña ecuatoriana que, debido al rechazo de sus compañeros, decidió acabar con su vida.



Todos nos escandalizamos por el hecho, nos entristece sobremanera, muchos se indignan con cuán crueles pueden ser los niños, con la falta de actuación por parte de los profesores, etc., etc.



Pero, ¿por qué la rechazaban sus compañeros? Su entorno ha afirmado que la llamaban "machupichu" y que la decían que llevaba ropa usada. Estos eran los principales motivos de su rechazo. Sin embargo todo lo que parece importar es por qué los profesores no actuaron.


No digo que eso no sea relevante, pero me llama la atención que se asuma como algo normal que se metan con alguien por su procedencia y por su nivel adquisitivo. Nadie se ha tan siquiera planteado que el problema sea que la xenofobia y el consumismo estén arraigados en los más pequeños. ¿Cómo puede ser esto? Simple, porque también están ultra-arraigados en los adultos.



Es fácil culpar al profesor por no decir a los compañeros que jueguen con Mónica o por no avisar a los padres. Es fácil criticar a los compañeros por estos actos. Pero parece que es muy difícil plantearse por qué los llevan a cabo, quiénes son los verdaderos responsables de esta (y otras muchas) muerte.



Si analizamos el término "machupichu" como forma de referirse a los sudamericanos, veremos que es algo muy difundido por la serie Aída. Pero no es la única que hace esta propaganda xenófoba, sino que otras como La que se avecina, también; y lo que es más significativo es que son los personajes que emiten estos mensajes (Mauricio Colmenero y Antonio Recio) los más populares de sus respectivas series. Además, ambas series se emiten en Tele 5, cuyo principal accionista es, casualmente, Silvio Berlusconi, el presidente de Italia, quien ha llevado a cabo actos como la persecución, la violencia y el exilio masivo de colectivos como el gitano. Sin embargo nadie ha parecido darse cuenta de esto, nadie ha arremetido contra ningún medio de comunicación.



Si pensamos en la frase "llevas ropa usada", también nos puede inducir a una reflexión similar. Las marcas están por todas partes y no se conforman con vender su producto, sino que nos hacen ver que si no lo consumes no eres digno de esta sociedad. Han conseguido que los ciudadanos no busquemos la felicidad, sino la acumulación de mercancías como forma de realización, y que aquel que no comparte esta filosofía sea rechazado, marginado y humillado. Pero tampoco nadie ha arremetido contra el sistema que hace esto posible, los medios de comunicación que lo fomentan todo lo que pueden (viven por y para la publicidad, siendo la objetividad algo que desapareció en beneficio de las imposiciones de las compañías que financian estos medios), los empresarios, etc.



Eso sí, los profesores han sido lapidados públicamente y todos se han hecho cruces con el suicidio.

Esta no es la primera ni será la última víctima mortal del sistema y los medios de comunicación, pero sí que puede servir, o al menos de eso tratamos algunos, para que nos demos cuenta de que los violentos no son los que rodean el Congreso o impiden desahucios, sino aquellos que sin manchar sus manos matan a niños inocentes como Mónica.

Artículo realizado por Érik Monjas Polo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger