7 de noviembre de 2012

Más poder, pero para los educadores. (II)

2
Publicado por


En mi anterior artículo quise exponer una idea que me pareció interesante divulgar, la de dotar al Sistema Educativo de un poder e independencia similares al de cualquiera de los poderes establecidos, creando lo que podríamos llamar un "cuarto poder".
Todo el mundo coincide en la importancia de la educación, independientemente de su clase o estatus social. La educación es vital para el individuo, es la que genera toda posibilidad de cambio y en esta sociedad necesitamos muchos cambios.
Intentaré explicar cómo pienso que  podría comenzar a organizarse este sistema o poder, entendiendo que cualquier teoría al respecto es utópica, pues al ponerla en práctica comprobaríamos que pasa lo mismo que con otros poderes: que no son totalmente independientes y son utilizados por intereses de varios tipos.

En primer lugar habría que crear un "Consejo Generador" que sería el encargado de "generar" una teoría completa del conjunto, tanto a nivel organizativo, como administrativo y ,por supuesto, de contenido. Este Consejo debería estar formado por gente de diversos ámbitos: principalmente educadores, pero también juristas, representantes de movimientos sociales, representantes políticos, sindicatos,  padres... De tal forma que sea toda la sociedad la que se implique en su "generación".
Quizá la parte más difícil sea la de la elección y composición de este consejo, pero, como digo, tendría amplia representación de todos los sectores, por tanto es bastante difícil que se politice por parte de alguna formación o intente ser utilizada por miembros de alguno de los ámbitos. Lo que sí que debería quedar claro es que en este consejo no caben representantes religiosos. Pienso que las religiones han de estar apartadas del proceso de educación, pues bastante daño han hecho históricamente y actualmente, aunque más sibilinamente. Tampoco debería haber ningún representante de ningún poder económico, ya sea financiero o empresarial. En ambos casos el peligro de manipulación es alto y el interés de estos dos tipos de organizaciones por educar es nulo; demostrado queda que ambos solo buscan su propio interés.
Para la elección de los representantes del consejo, se valoraría su interés probado en la educación, su representación de colectivos importantes y sus antecedentes en experiencias educativas. Sólo se me ocurre una forma de elegirlos: mediante un referéndum. Se abriría un proceso de presentación y designación de candidatos en los que se inscribiera un número ilimitado de personas que después de ser filtrado con los criterios descritos se limitara a un número más bajo (por ejemplo, 500). Éstos serían los que se presentarían como una lista abierta a ese referéndum, teniendo el elector que marcar otro número menor (por ejemplo 50). Harto difícil parece que la población se interese por conocer a esas 500 personas y elija las 50 que les parece mejor opción. Todo esto tendría que venir precedido de campañas de concienciación e información sobre los candidatos. Utopía, lo reconozco
De esa forma ya tendríamos ese Consejo Generador formado por personas variadas que coincidirían en una sola cosa: el interés por crear un Sistema Educativo autónomo del resto de poderes. Tendrían que llegar a consensos sobre el modelo organizativo que se habría de implantar y sobre la creación de órganos que dirigieran todo ese conglomerado. Lógicamente sobre esto no deseo, ni me atrevo a ir más lejos pues las decisiones que tomaran al respecto, lo haría gente mucho más preparada que yo.
Lo mismo sucede con el contenido en si del modelo educativo. No se me ocurre aventurar cual sería éste y  los criterios y forma de ponerlo en práctica. Creo que ahí es donde sería necesaria la autentica Revolución. No es el estudiante el que fracasa, sólo fracasan los planes de estudios, los malos educadores, el sistema de educación en general.
Actualmente se enseña a competir desde preescolar, para que cuando llegue el momento, el individuo encaje en el sistema. Este sistema tan insolidario, donde la máxima es triunfar por encima de los demás, sin importar qué puedas perder en el camino, aún siendo parte de tu propia humanidad. La escuela intenta crear sujetos que sean parte del conjunto, considerando que el éxito es ser una pieza importante. No se enseñan valores como la solidaridad, el apoyo mutuo, la acción conjunta... pues no encajan. Se ha de cambiar radicalmente ese concepto, no son los jóvenes que salen de la Escuela los que se adaptarán al Sistema. Son ellos los que cambiarán la sociedad conforme a sus conocimientos y valores. ¿Eso nos da miedo?
Sólo teniendo autonomía para crear planes de estudios coherentes y poder para implantarlos sin intervenciones de terceros, este sistema educativo tendría éxito.

La Educación pública seria de carácter obligatorio y absolutamente gratuito. Ningún padre podría negarse a educar a sus hijos en la Escuela Pública. Ahora es obligatoria "una educación" pero no tiene por qué ser la pública. Ese sería un paso importante: La obligatoriedad, protegería a los niños de sus propios padres.
La educación no puede impartirse por organismos privados, que encierren intereses parciales, como la Iglesia, ONGs, Fundaciones... Lógicamente no se puede imponer una prohibición a estos organismos, pero por supuesto se ha de acabar con la subvención de dichas actividades. Si aún así, deciden ejercer educación, se tendrán que financiar con fondos privados y con las cuotas de los usuarios y  no serian nunca sustitutivos de la educación reglada, tendrían que utilizar tiempos diferentes.
En fin, dotar de la importancia que se merece a la Educación Pública, en un mundo donde los intereses de la derecha neoliberal quieren acabar con ella, priorizando la subvención a la escuela privada.
Quizá ese es el sentido de este artículo: la defensa de la Educación Pública y para ello darle una importancia y autonomía propias.
Por último me gustaría colaborar en la difusión de un interesante documental argentino que ahonda en los fallos en los conceptos educativos y en sus posibles soluciones: La Educación Prohibida.

Artículo realizado por @P_A_R_ - Sección de Libre Publicación.

2 comentarios:

  1. Me gustó tu primer artículo y me gusta tu ampliación. Reconozco, como tú, que es una utopía, pero tantas cosas lo eran y luego fueron posibles (aunque estemos involucionando en estos momentos a pasos de gigante).
    Defindo la Escuela Pública "a muerte" y pienso que es la única manera de educar a los/as ninos/as en libertad, tal como lo propones, que sean ellos los que acaben transformando esta sociedad. Enhorabuena por estos artículos y ojalá un día me acuerde de tí, cuando vaya a votar al Consejo Generador. Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión. Ojalá un día te acuerdes de mí. ;-)

      Eliminar

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger