13 de octubre de 2012

Reformas... ¿Necesarias o ideológicas?

3
Publicado por



Últimamente el gobierno central del PP está llevando a cabo algunas reformas, que cuestionablemente son necesarias (como todos sabemos, porque nos afectan directamente o por oídas en los medios), y otras, supuestamente también necesarias, y más cuestionables todavía. Estas son, entre otras:

1.- La reforma educativa de Wert en Cataluña, donde se debe “españolizar las escuelas catalanas”. Para más “Inri”, esta reforma está apoyada por el gobierno, entre otras Soraya Sáenz de Santamaría. Algunas alas de la izquierda, haciendo memoria histórica, han calificado (o comparado) esta reforma con la que llevó a cabo Franco para centralizar el Estado, lo cual a calificado Wert de bobada. No obstante, lo que personalmente hace que me hierva la sangre, son los recortes educativos en el ámbito público, no porque se hagan (que también), sino porque el Sr. Wert, luego aparece diciendo en rueda de prensa que tendrá en cuenta una posible subvención para los colegios PRIVADOS catalanes para que den clases en castellano... (¿reforma necesaria, o ideológica?) Pues señor Wert, guarde esa subvención de iniciativa “privada españolizadora de Cataluña”, e invierta en la escuela pública ese dinero, que será más útil y eficaz, y además no será odiado por millones de alumnos, padres y profesores de toda España, incluida Cataluña.

2.- Reformas en el Código Penal español. España, uno de los países con la tasa más baja de delincuencia de toda Europa (48´4 frente al 64´9 de la media europea), se dispone a endurecer el Código Penal, !pero hasta el punto de convertirlo en el más duro de toda Europa¡ En este año, a habido más de 20 reformas del Código Penal en España, todas ellas para su endurecimiento y faltando a dos principios básicos de un Estado Social Democrático y de Derecho: el de proporcionalidad y resocialización de los presos. Voy a nombrar aquí algunas reformas expuestas por el periódico “El País”:

1.- Prisión permanente revisable. Esto viene a decir, que se instaura la cadena perpetua en España (todos conocemos la ilusión que le hace al gobierno maquillar las palabras). Para el que no lo sepa, esto es anticonsitucional, ya que no se puede aplicar la cadena perpetua en España.
2.- Custodia de seguridad. Es una medida de seguridad (no una pena), en la cual el interno puede permanecer hasta diez años de prisión o de internamiento.
3.- Libertad vigilada. Esta medida fue incluida en el 2010 para delitos sexuales y de terrorismo, pero ahora se amplia a otros ámbitos como patrimoniales, robos u “otros delitos”.
4.- Detención ilegal con desaparición de la víctima. Si no se encuentra el cuerpo de la víctima y el autor no confiesa la localización del cuerpo, puede econtrarse en prisión entre 10 y 15 años de cárcel (antes, en un máximo de 10), y si está relacionado con abuso sexual, hasta 20 (sin revisión hasta los 10-15 años).

Hay algunas extensiones más del código penal, pero estas cuatro me han parecido las más importantes, además de las más ideológicas (no necesarias). En este apartado, debo añadir que el ministro de Justicia, el Sr. Gallardón, dice que es para endurecer las penas terroristas, no los ámbitos civiles. Pues, Sr. Gallardón, que casualidad que lo haga usted ahora, precisamente ahora. ¿No se ha enterado que ETA está desmantelada? Por cierto, digo que son innecesarias por el bajo índice de delincuencia en España, pero hay otro dato que asusta: somos el país con el índice más bajo de delincuencia, pero EL MÁS ALTO EN NÚMEROS DE ENCARCELAMIENTOS (160 por cada 100.000 habitantes).

3.- Arropación del PP en la concentración antiindependentista en Cataluña, donde Alicia Sánchez-Camacho apareció al final de la manifestación apoyando la no independencia catalana. Esto no es demasiado importante, porque cada uno es libre de pensar como quiera, pero... ¿y si os digo que el Estado Central también apoyó la concentración? Aquí cambian las cosas. ¿Por qué? Muy fácil. Desde Nueva York, Rajoy dio apoyo a la “España silenciosa” que no se manifestaba contra los recortes del gobierno (vamos, que contaban los que no iban, en vez de los que iban), pero la de concentración catalana antiindependentista si la secunda. Sr Rajoy, aclárate, que nos vuelves locos. Primero dices que hay que contar los que NO se manifiestan, y luego vas y SI te manifiestas por una España unida (aunque no estuvieras físicamente). Ahora toca contar cuantos NO se manifestaron para agradecer su énfasis catalanista (¿o eso solo ocurre cuando van en tu contra?).

4.- Recentralización del Estado. El PP quiere recentralizar el Estado, aunque yo recuerdo haber leído, que durante la época de transición española, uno de los lemas de millones de manifestantes (a ver si ahora se va a poner a contar Rajoy a los que no fueron), era “Libertad, Amnistía y Estatutos de Autonomía”. Para Susana Díaz, consejera de la Presidencia del Gobierno Andaluz, “España está pasando por una época histórica, donde están apareciendo unos nacionalismos egoístas y una peligrosa tentación de recentralización”. Yo creo conveniente que haya un término medio (El justo medio de Aristóteles, siempre fue el mejor): Ni nacionalismos, ni recentralizar el Estado. Autonomismos fuertes, donde se gaste lo justo dentro de las Comunidades, y donde el Estado controle absolutamente todos los gastos de las mismas, ya que sino estos políticos que tenemos hoy en día se vuelven locos a gastar y a tener mayores y mejores eventos en sus comunidades para ser mejor que la de al lado (ejemplo, la F1 en la Comunidad Valenciana, causante principal del hundimiento de esta comunidad). Por tanto, no creo que las autonomías sean el “germen” de esta sociedad, sino los políticos que las gobiernan.

Resumimos: españolización de Wert en Cataluña, endurecimiento del Código Penal, arropación antiindependentista en Cataluña por parte del Gobierno (autonómico y central) y recentralización del Estado (que me caiga un rayo si esto no es lo más parecido al “Una Grande y Libre”...).
Dicho esto, opinen ustedes: reformas, sí, pero... ¿necesarias o ideológicas?  

Artículo realizado por Miguel Ortega.

3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo en todo menos en lo de las autonomias.No creo que para gobernar a 47 millones de personas hagan falta 17 gigantescos gobiernos con toda la aprafernalia de chiringos que se tienen montado.Al final solo sirven para multiplicar las altas direcciones,los asesores,los coches oficiales y demas chiringos por 17 y eso sale de nuestros bolsillos y de los recortes.Propongo eliminarlos a todos,meterles a trabajos forzados y cobn la pasta que saquemos de todos ellos contratar más profesores,más medicos y mejores transportes publicos.Total para lo único que han demostrado ser eficaces es para pedir unos prestamos gigantescos que utilizan después para cosas inservibles.

    ResponderEliminar
  2. Y para hacer eso ya se valen solos en el gobierno central no necesitan ayudas,creedme.

    ResponderEliminar
  3. A tu gracioso resumen:

    Resumimos: españolización de Wert en Cataluña, endurecimiento del Código Penal, arropación antiindependentista en Cataluña por parte del Gobierno (autonómico y central) y recentralización del Estado (que me caiga un rayo si esto no es lo más parecido al “Una Grande y Libre”...)


    Aunque os suene a cachondeo era verdad eso de una, grande y libre. Me explico.

    Era una, porque si hubiera habido otra los españoles nos hubieramos ido a la otra.

    Era grande, porque en aquella época cabíamos los españoles y los americanos (acordaros de todas las bases americanas que había).

    Y finalmente, era libre, porque había libertad de prensa y libertad de religión. Sí, sí, has leído bien, libertad de prensa y de religión.

    Había libertad de prensa porque podías leer el períodico "ABC" o el "Ya" o el "Alcazar", etc.

    Y había libertad de religión porque se podía ir a misa de 7 h, o de 8 h 30 m, o de 10 h, etc.

    ResponderEliminar

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger