20 de octubre de 2012

No son privilegios, son derechos.

1
Publicado por



Me resulta muy interesante ver cómo los medios de comunicación manipulan las noticias en según qué intereses tengan. De ahí que en intereconomía pusieran a los estudiantes que se manifestaban en Sol de “delincuentes violentos y agresivos, y algunos ni siquiera estudiantes”, y en la Sexta aparecieran como jóvenes descontentos con las reformas del “sin wertguenza” de Wert. En este caso tengo que ponerme del lado de la sexta porque yo personalmente he estado en mi ciudad manifestándome ante estos ataques al estudiantado, y no he quemado ningún contenedor, ni he agredido a nadie, ni las burradas que ponen en este medio de comunicación de carácter... ultraconservador.

Tras tres días de huelga en la capital, cerca de unos 100.000 estudiantes salen a la calle a manifestarse como colofón a esta reivindicación. Seguramente, más de 99.995 de estos estudiantes portaban un “chino” con la cara de José Ignacio Wert en la cúspide pidiendo su dimisión, o con un NO inmenso y unas tijeras debajo, y probablemente, cerca de unos... no más de 15, hicieran actos vandálicos. Bien. Me gusta siempre echar la vista al pasado como podéis comprobar: durante las manifestaciones que el señor Rajoy encabezaba contra el gobierno de Zapatero, cuando sus “súbditos” (porque es mucho llamarles ciudadanos) portaban las banderitas de España (pero ninguna octavilla donde dijeran en contra de qué estaban... salían a la calle mandados por su jefe, y punto), también había actos vandálicos. También había quema de contenedores, desalojos de establecimientos, e incluso !agresiones a civiles¡ Y seguramente esto lo hicieran los más extremistas, los que fastidian toda manifestación pacífica y que hay que erradicar. Cierto. Pues al día siguiente, salía Rajoy diciendo que esos son vándalos con la que la manifestación no se identificaba, y que ellos buscaban una reivindicación pacífica.

Bien Rajoy, yo, aunque sea solo yo, te creo. Pero ahora, créeme tu a mi cuando te digo que los delincuentes que aparecen en las manifestaciones de la educación, de los servicios sociales, de la sanidad, del la casa de la mujer, etc, también son pacíficos, aunque estén enfadados. Que los que queman un contenedor, o cuatro ruedas puestas en medio de la calle, son los del ala radical de la manifestación, con los cuales no nos identificamos. Pero eso él no se lo cree, porque los manifestantes (según Esperanza Aguirre en micrófono cerrado... ella y los micrófonos cerrados), son “los mismos rojillos de siempre, unos sin vergüenzas y unos g... todos”. Pues no señor, estamos hartos ya. Han recortado en Madrid más de 10 millones de euros en educación, y en Castilla- la Mancha... no doy cifras que me mareo, pero echen ustedes cuentas: aumento de horas lectivas al profesorado, reducción económica en las bajas por incapacidad temporal, reducción del fondo de acción social, reducción de los días de asuntos propios, reducción de los centros de formación del profesorado (CEP y CRAER, de 33 a... !1¡) y reducción de los derechos sindicales (esto lo vi yo... ¿en los ´50-´60?), pues esto es más o menos, el 37% del total del presupuesto anual para la educación en Castilla- la Mancha. ¿No es para estar enfadados y para tener motivos más que de sobra para salir a la calle a vocear la dimisión del ministro de educación Wert?

Sí, señores, tenemos motivos más que de sobra. Es más, deberíamos salir todos los españoles a la calle a pedir la dimisión de este señor, y en general, la de un gobierno que no ha traído más que penurias a este país, pero bueno, centrémonos en educación. Durante todos estos años nos ha costado mucho crear una eduación pública, de calidad, de las mejores de Europa (aunque tuviéramos fracaso escolar, que por cierto, eso se soluciona incentivando la educación, no recortándola). Todo este tiempo hemos luchado por algo que hemos conseguido, y que ahora, en a penas diez meses, nos han quitado de golpe y porrazo.

Me hace mucha gracia cuando sale el Sr. Gallardón diciendo que el endureciemiento del Código Penal traerá menor número de delincuencia a España, que cuando un hombre pegue a una mujer, estará veinte años en la cárcel. Pues esto no va así. Si un hombre pega a una mujer, es por un problema educativo que con cuarenta años no va a corregir metiéndolo en un lugar donde se incentiva la virilidad y “el más machote”, porque cuando salga de ahí será más agresivo todavía, y buscará venganza en quien le metiera en ese antro. Eso es un problema en la educación. Cuando eduquemos a los niños y a las niñas en total igualdad (muy alejado de la segregación por sexos que pretende el gobierno...), cuando un niño piense que una niña es exactamente igual que él, ahí se erradicará el problema de la violencia de género, por ejemplo. Pues así, con muchas cosas más, cuya solución no es otra que mejorar la educación, de manera teórica y moral. Por eso me parece que este gobierno hace más recortes ideológicos que necesarios.

Paremos esto ya. Hagámos que la educación en España siga siendo lo que era, y que si quieren recortar en algo, que sea en sus sueldos. Miles de chicos salieron a las calles de Madrid voceando: “!A galopar, a galopar hasta enterrarlos en el mar¡”, de Rafael Alberti. Eso es llevar a la práctica lo aprendido en clase. Eso es querer tener una educación decente y no la que nos quieran imponer, la de los años sesenta. Ahora yo, quiero llamar a la huelga y manifestación a nivel europeo del 14 de Noviembre a todos los estudiantes, a luchar por sus derechos. A luchar por algo necesario, no por un privilegio. Ahora, citando a Mario Benedetti: “Con tu puedo y con mi quiero, vamos juntos compañero”.

Artículo realizado por Miguel Ortega.

1 comentario:

  1. Me parece estupendo lo que dices de la educación, que se podría resumir en "un pueblo sin educación está condenado a la esclavitud".

    Pero no estoy tan de acuerdo en que solo 15 personas son vándalos con los que no os identificáis, creo que ni 15 personas ni ninguna.

    Creo que está superdemostrado que los violentos o son policías o parapolicías de grupos ultra de extrema derecha.

    Es decir, esos que siempre se dice que rompen las manifestaciones, está claro que las rompen porque son antimanifestantes.

    La maravillosa señora feudal, Cristina Fuentes, dijo no hace mucho, pero antes del 25S, que sabía bien quienes eran los violentos y que todos eran bien conocidos por la policía.

    Pues bien, si eran tan conocidos, tan violentos, tan delincuentes ¿cómo nunca les atrapa la policía antes de que actúen en las manifestaciones?

    Pero, lógicamente, son tan conocidos por la policía como que son ellos mismos o sus amiguetes ultras.

    Por favor, no les hagáis el juego diciendo que solo son unos pocos manifestantes los violentos. MENTIRA sólo los infiltrados y los policías son los violentos.





    ResponderEliminar

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger