18 de octubre de 2012

El porqué de la baja productividad y competitividad españolas.

0
Publicado por

Image

¿Son los trabajadores y sus altos salarios los culpables o son simplemente una excusa?
1. Con la llegada del Euro los precios españoles subieron vertiginosamente hasta igualarse con los de los países más ricos de Europa: por ejemplo, la cesta de la compra subió un 48%. Y, la vivienda hasta el infinito y más allá…
2. Los salarios no siguieron el mismo camino, pues, se estancaron o descendieron: “El salario real medio ha bajado un 7% de 1994 a 2006 pese al fuerte crecimiento económico (o, mejor dicho, la ilusión económica u ‘orgía de crédito’)”. En 2011 los salarios han vuelto a bajar un 2%. Y, en 2012, con la subida del IRPF y los impuestos a las rentas medias y bajas, las nuevas reformas laboral, educativa y sanitaria se producirá un nuevo descenso del poder adquisitivo.
3. España es el único país de la OCDE (países más ricos) en el que se ha producido un retroceso del poder adquisitivo de sus ciudadanos. Y, un descenso en el nivel de vida de la mayoría de su población.
4. En cambio, los beneficios empresariales crecieron un 73% entre 1999 y 2006. Más del doble que la media de los socios europeos más ricos, un 33%. Por tanto, podemos inferir que se ha producido una enorme transferencia de riqueza de la mayoría de la población hacia los más pudientes.
5. Mientras, los costes laborales aumentaron un 3,7%.Es decir, 5 veces menos que nuestros socios europeos ricos, un 18,2%.
6. Independientemente, de la bondad o maldad del ciclo económico las recetas son, siempre, las mismas: bajar los salarios; disminuir hasta su desaparición los beneficios laborales y sociales; aumentar las horas de trabajo, cuando la tasa de paro es altísima; privatizar ‘regalar’ los servicios públicos y las pensiones; rebajar o eliminar los impuestos, ¿a quién? Como en todos los contratos hay que mirar la letra pequeña: a grandes empresas y grandes patrimonios…
7. El único objetivo de estas medidas es aumentar los beneficios empresariales que se reparten entre muy pocos. Mientras, las condiciones laborales se hacen, cada vez, más estresantes y opresivas aumentando las enfermedades mentales. Y, el trabajo es realizado por menos personas que ven acrecentarse la duración de sus jornadas laborales, mientras, aumentan las personas marginadas del mercado laboral.
En la gráfica podemos ver como los costes laborales españoles, con la entrada del euro, han descendido en comparación con los de Alemania. Esto es lógico si tenemos en cuenta que los salarios reales han descendido un 7% entre 1994 y 2006. Por tanto, ha sido la mayor inflación española debido a unos beneficios empresariales desorbitados lo que ha lastrado la competitividad española y no las condiciones laborales y salariales de los trabajadores.

Además, en la siguiente gráfica podemos observar cómo la participación de los salarios en la renta ha venido cayendo en los últimos 30 años y cómo se ha pronunciado su caída en los últimos 17 años, a pesar del muy publicitado supuesto ‘crecimiento’ económico.

Con los salarios en caída libre y la precariedad del mercado laboral español ¡Son los altos precios de los productos españoles debido a los altos márgenes de beneficios empresariales los que lastran la productividad y competitividad españolas!
Artículo realizado por Emilio José (lavozdebida).

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger