23 de agosto de 2012

El Sindicato Andaluz de los Trabajadores pone en evidencia la injusticia social

0
Publicado por


Las acciones que está realizando este sindicato están mostrando las enormes carencias y también las enormes miserias e injusticias que se han ido apoyando y perpetuando en España por el sistema político. Un sistema político preparado para crear dos partidos, básicamente iguales, donde no cuenta cada ciudadano como un voto, quitando peso a las zonas más pobladas, que son los principales lugares de conflictos sociales y políticos; partidos que tienen una enorme dependencia y subordinación al poder económico. Prueba de ello es que al partido que gobierna hoy con mayoría absoluta solo le han apoyado en torno a un 30% de los españoles, lo que demuestra también que tipo de democracia es aquella que permite una mayoría absoluta cuando el 70% no quiere esta opción.
En Andalucía, y en Extremadura también, se mantienen antiguos males, como la lacra del latifundismo, donde un 2% de terratenientes poseen en torno al 50% de la propiedad agrícola. Situación que es incluso hasta más grave que antes de la llegada de la República según estudios, y obviamente bastante peor que cuando la República empezó a hacer reformas en el tiempo que le dejaron. Según el Instituto de Estadística de Andalucía:

"en Andalucía en el año 1.930 cinco mil cuatrocientas fincas tenían una superficie de tres millones trescientas setenta y siete mil quinientas quince hectáreas, el 43,24% de las tierras de Andalucía, y en los años 90, 5.980 fincas cuentan con una superficie de cuatro millones ciento ochenta y una mil ochocientas setenta y tres hectáreas, el 55,05% del total de tierras agrarias que hay en Andalucía, que son siete millones quinientas noventa y cinco mil seiscientos nueve".

Esta enorme diferencia en la desigualdad de la propiedad ha hecho a lugares como Andalucía o Extremadura zonas más desfavorecidas económicamente, la desigualdad en la propiedad provoca desigualdad social y económica, al mismo tiempo que falta de actividad emprendedora y de potenciación de la economía, formando un círculo vicioso de amos que viven en el lujo y la ociosidad y siervos que viven o malviven como pueden.
Miguel Delibes retrató bien esta situación en su obra: Los santos inocentes, brillantemente llevada al cine por Mario Camus.

No se puede permitir unas tasas de paro tan desorbitadas, en zonas con el 40% y en los jóvenes supera el 60%, mientras todo sigue igual en beneficio de una minoría.
Las movilizaciones del SAT y las actuaciones de sus representantes han causado preocupación en la oligarquía económica. Más todavía después de los intentos fallidos por parte del poder económico de criminalizar o ridiculizar a sus portavoces, como así pasó en Tele 5 o Intereconomía, entre otros. Otra vez más los medios corporativos hacen una labor periodística demasiado penosa y muestran una sumisión de cara al que tiene el dinero que es bastante ridícula y vergonzosa.

Movilizaciones como estas son las que son necesarias, que despierten a los personas que estaban adormecidas en la apatía y la dejadez, olvidando sus responsabilidades como ciudadanos, que las tienen y deben cumplir. La llamada crisis es el resultado de esa dejadez, donde los codiciosos, vistas las facilidades y la falta de interés general por la política o la economía, han visto su oportunidad de lograr más de lo que tenían a expensas y en detrimento de las vidas y sufrimientos de los demás.
Como decía el gran poeta Percy B. Shelley, las cadenas cayeron como el rocío mientras dormíais. Y bien que dormían muchos hasta que la pesadilla se hizo presente incluso en las horas diurnas.

Artículo realizado por Mikel Itulain - Sección de Libre Publicación.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger