18 de julio de 2012

¿Cuál es la misión real de Amnistía Internacional?

0
Publicado por


Amnistía Internacional tiene una preocupante trayectoria en el apoyo o justificación de ataques militares, en la justificación de guerras. Ahora lo está haciendo en Siria, donde ha ignorado las contundentes pruebas de terrorismo de los fundamentalistas islámicos, financiados, armados y entrenados por EE.UU y sus socios, que aterran a los sirios; culpabilizando, contra la opinión mayoritaria de los sirios, solo al gobierno de Assad del problema.
 
Haciendo algo de memoria, podemos recordar que también apoyó por ejemplo el engaño que hizo la compañía de relaciones públicas Hill&Knowlton, contratada por la dictadura kuwaití, delante de una comisión de derechos humanos del Congreso norteamericano, previo a la Guerra del Golfo de 1991; donde hicieron una parodia con una niña sollozando y suplicando por los supuestos bebés dejados morir en el suelo por los soldados iraquíes. Todo era falso, teatro, pero este teatro provocó que los estadounidenses aprobasen una guerra que acabaría costando más de un millón de muertos en Irak. El profesor Francis Boyle, que pertenecía al comité de AI en Estados Unidos, comenta este suceso que tuvo lugar hacia el final del otoño de 1990, en unos días que se estaba al borde de ir o no a una guerra e iba a haber un trascendental debate en el Congreso de los Estados Unidos. Hacia mitades de noviembre recibió una copia del informe, antes de ser publicado, sobre el ataque de Irak a Kuwait:

“Inmediatamente lo leí y era sensiblero, impreciso incluso en su declaración de la ley a aplicar. No me pareció que había pasado el proceso de control de calidad normal.

Como consecuencia de eso, hice un esfuerzo por mantener ese informe para hacer otra revisión… Y en realidad yo además llamé a un compañero del comité para ese propósito, y él y yo intentamos, y yo hice la observación, incluso si esta historia sobre los bebes muertos es cierta, es completamente sensacionalista, y va a ser simplemente usada en los Estados Unidos para llamar a la guerra.”

Bien, el informe no fue revisado y desde Londres fue enviado a los medios y organismos internacionales. Sus efectos fueron inmediatos:

“Lo publicaron, y usted sabe que terrible impacto tuvo en términos de propaganda de guerra. De los seis votos en el Senado de los Estados Unidos que aprobaron la resolución para ir a la guerra, varios de estos senadores dijeron que fueron influenciados por el informe de Amnistía.”

Es terrible ver esto, una supuesta organización de derechos humanos se convierte en valedora para lanzar una guerra. Lo que nunca debería hacer alguien que defienda esos derechos. Tal actitud con tan horribles consecuencias debería haber tenido alguna responsabilidad. No fue así:

“…y yo pedí una investigación.
No ocurrió absolutamente nada. No hubo nunca una investigación.” 

Amnistía Internacional, no obstante, al quedar en evidencia de cara al público tuvo que emitir un comunicado embarazoso disculpándose, pero su actitud irresponsable costó millones de vidas humanas. ¿Se resuelve esto simplemente con una disculpa? A pesar de todo, AI parece que no ha querido terminar de aprender de sus “errores”, lo cual preocupa y suscita dudas sobre su verdadera misión.
Amnistía Internacional no es la primera vez que aprueba hechos falsos o montajes propagandísticos, curiosamente a favor de los intereses de las élites estadounidenses.

Artículo realizado por Mikel Itulain - Sección de Libre Publicación.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger