11 de marzo de 2012

Una luz verde al final del agujero - Conversaciones con mis padres

0
Publicado por

Hablando con mis padres surgen de nuevo preguntas que me gustaría plasmar en el artículo de hoy. ¿Por qué si el binomio empleo y medio ambiente congenian tan bien y son de los pocos sectores que su pronóstico de futuro es al alza, no se fomentan en estos tiempos de desempleo y crisis como es debido?

La respuesta puede estar en esa dependencia al petróleo tan arraigada en nuestra sociedad, pero también, y por desgracia, sean intereses políticos -ligados estrechamente a los económicos- los que frenan todo tipo de iniciativa ambiental en cualquiera de los tres sectores de producción.

Sabemos que el empleo verde funciona en el primario. La agricultura ecológica, además de su innegable calidad, proporciona empleo a mucha gente y la demanda de este tipo de productos cada día es mayor. La gente con la comida no se la juega y según datos de la Asociación CAAE en 2010 se alcanzaron las 829.840 hectáreas de producción ecológica, un 4,91% más que el año anterior.

En el sector industrial, es más escandaloso aún. Estudios, no solo de los principales grupos ecologistas (Greenpeace, Ecologístas en Acción) sino también de organizaciones de prestigio (Conama, Observatorio de la Sostenibilidad, Green Building Council España, Fundación Renovables, etc.) son sabedores del potencial que tiene este sector en el mundo ambiental. Por poner dos ejemplos:

En el informe de Greepeace llamado "Trabajando por el clima: Energías renovables y la revolución de los empleos verdes" basado en estudios propios y en la investigación realizada por el Instituto de Futuros Sostenibles (ISF) de la Universidad de Tecnología de Sydney, muestra que para 2030, casi 70 millones de personas podrían trabajar en el sector de las energías renovables.  Sven Teske, experto energético de Greenpeace Internacional y autor principal del informe declaró una realidad aplastante:

"por cada empleo que se pierda en el carbón, la Revolución Energética crea tres nuevos empleos en energías renovables. Podemos elegir empleos y crecimiento verdes o desempleo y colapso social y económico".

Y no solo en energías renovables. En un país en el que ya no cabe un ladrillo más, la idea de la rehabilitación de edificios es cada vez más sonada. Y es que parece la mejor opción, las casas que están construidas en España no están diseñadas con criterios de eficiencia energética y precisan en la mayoría de casos de una rehabilitación integral del inmueble. El 5 de este mes fue el Día Mundial de la Eficiencia Energética y la Fundación Renovables reclamó al Gobierno actuaciones concretas en este ámbito y propuso como primera medida la aprobación de un Plan de Rehabilitación Energética de los Edificios que inicialmente afectaría a 500.000 inmuebles anualmente -generaría 150.000 nuevos empleos en el primer año, y se incrementaría según avanzara el programa- consiguiendo en el plazo de 20 años actuar sobre todo el parque de edificios de este país.

¿Y de dónde sacamos el dinero para pagar esas rehabilitaciones? En tiempos de crisis el ingenio se agudiza, y hay un dicho cubano que me gusta mucho que dice: por el dinero no te preocupes, que dinero no hay. Y es que gran parte se financiaría con los ahorros en energía de esas casas y no con esas inversiones iniciales altísimas por parte de los propietarios que tanto asustan.

Queda el sector terciario, que se nutriría de los progresos en el sector industrial y agrícola para salir potenciado. De manera directa o indirecta daría trabajo a otros miles en España y millones en Europa.

Por tanto, y como conclusión final, me queda la esperanza que todas esas palabras en negrita que he remarcado en el artículo sean cambiadas gracias a nuevas políticas por: podrá, generará, incrementará, financiará, etc. Y mis hijos y nietos las vean como: puede, genera, incrementa, financia

Be glocal my friend.

Artículo realizado por Enrique Estrela.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger