13 de diciembre de 2011

Blanco y negro

0
Publicado por

Nosotros, los patriotas; ellos, los traidores vendepatria. Nosotros, los poseedores de la verdad; ellos, los mentirosos. Nosotros, los nacionales y populares; ellos los cipayos del imperio. Nosotros, el pueblo; ellos, el demonio. Nosotros, los puros y libres; ellos, los estafadores de Clarín. Nosotros, los únicos con capacidad de gobierno y liderazgo; ellos, los inútiles. Nosotros, los cool, modernos y rockeros; ellos, los dinosaurios del país. Nosotros ó ellos, o bien, ellos contra nosotros. Me suena de algún lado, lo escuché en algún lugar. No sé si fue en algún episodio de “6, 7, 8” [1] o en alguna columna del siempre “despierto” Verbitsky [2]. No sé si fue durante la década del ’30, del ’50, del ’70 o hace pocos días que comenzó a hablarse en blanco y negro.


En fin. Quizás no sea patriota, pero nunca voté a un presidente que haya tenido un canciller que enviaba osos de peluche para intentar lograr negociar y recuperar los derechos soberanos sobre Malvinas. Conozco a un fallecido ex - gobernador y presidente que sí, conozco a una ex – senadora y actual presidenta que también. Quizás sea un mentiroso, pero nunca voté, acompañé o canté por alguien que reprima a los pueblos originarios, los destierre, torture o encarcele. Sin embargo, me comentaron de un gobierno nacional que tiene aliados con esas prácticas. Quizás sea un cipayo, pero nunca me puse la “camiseta” de la minería contaminante, del negocio inmobiliario, de la especulación financiera, de los casinos, de las privatizaciones. Conozco a un grupo político, un sector partidario y un grupo de dirigentes que encantados votaron las privatizaciones neoliberales de los años noventa. Conozco también a eximios inversores inmobiliarios de Santa Cruz, que mientras acumulaban poder político, aumentaban también sus “humildes” billeteras. Se algunos datos, quizás sean sólo comentarios; pero nunca elegí a un gobierno que entrega recursos estratégicos de la Nación, que construye y defiende un sistema legal y administrativo bastante “amigable” para las empresas trasnacionales; que veta una ley de Defensa y Protección de glaciares. No seré Nacional y Popular, pero tampoco defiendo un gobierno que protege a los empresarios del juego, involucrados en el lavado de dinero y la especulación financiera.


No seré parte del Pueblo, pero no apoyo con fervor militante a un gobierno que por un lado estatiza los fondos de los jubilados pero que por otro, les niega un derecho establecido en algo llamado Constitución Nacional. No seré puro y libre, como tampoco me interesa ser parte de los designios del poder mediático. De ésta manera, nunca voté a un gobierno que hizo su primera campaña en los medios que luego dice odiar; nunca voté a un Presidente que autorizó fusiones, adquisiciones y negocios de ese grupo económico ahora llamado simplemente “la corpo”. Tampoco acompañé a un gobierno que le extendió licencias por decreto a Clarín; sin embargo hay conciudadanos que prefieren no acordarse de ello. Ya dudo de no ser realmente un estafador; sin embargo me llama poderosamente la atención las declaraciones exaltadas y exultantes, provocativas, pero siempre de incalculable rigor “objetivo” de periodistas anti “corpo”. Esos mismos propietarios de exitosas plumas que borran con el codo, lo que ayer escribieron con el puño en diarios, revistas y también, en radio y televisión propiedad de los poderosos multimedios.


Seré parte de los inútiles, pero nunca acompañé un gobierno que hizo y hace de la corrupción una cualidad intrínseca de gestión de la cosa pública. Seré parte de los que no buscamos la “eficiencia”, sin embargo si soy parte de los que queremos un Estado abierto, participativo, transparente y solidario.


No seré cool, pero no elijo a referentes de sectores aristocráticos que vienen dirigiendo el país con voraz apetito capitalista. Así, me comentaron que por éstos días, un despreocupado ex – ministro de economía y actual vice – presidente de la Nación (tal vez, más despreocupado aún) gusta de referenciarse entre los jóvenes con deshilachado estilo y presencia. Me recuerda a la Ferrari de Ménem, al programa de Mauro Viale, al “compre extranjero” de los años de la Dictadura. Todo esto mientras el gobierno intenta calmar a los mercados, con esa presencia despreocupada de un militante del neoliberalismo de los noventa, devenido en “bienestarista” converso.


Seré parte del “ellos”, pero nunca apoyaré a implicados por crímenes de lesa humanidad en alguna provincia patagónica. No seré parte de quienes utilizan al Estado como propiedad privada para hacer negocios con la minería. No pondré mi voto a quienes son referentes de gobiernos autoritarios, represivos, violentos y corruptos como el de un tal Gildo Isfrán [3]. Tampoco me subiré al proyecto de la red de poder que asesinó a María Soledad Morales o de quien sigue siendo el patrón en la provincia de la Rioja. Me gusta el fútbol, pero no apoyo la decisión de que millones y millones de dólares se transfieran para que un verdadero mafioso y corrupto como el mandamás de la AFA Julio Grondona siga haciendo “negocios”.


No me gusta el ellos o nosotros, el “ellos” contra “nosotros”. No me gusta ser parte de algo que no soy. Soy argentino, y me gustaría que al fin y una vez por todas, los abanderados de la “tolerancia”, comiencen a pensar en un país para todos, en celeste y blanco.


Artículo realizado por Andrés Fernández, colaborador de Hablando República desde Argentina y director de Mix Político.


[1] Programa televisivo oficialista transmitido en el canal de televisión del Estado nacional. Repetitivo hasta el hartazgo, cultor del “ellos” contra “nosotros”.

[2] Reconocido escritor y ensayista, claro partidario del kirchnerismo que últimamente ha perdido el rumbo convirtiéndose en autor de panfletos, más que de alguna obra de valor literario, periodístico o científico. Lo podríamos catalogar de verdadero militante, pero no sé realmente, cuál será el diagnóstico del psiquiatra.

[3] Gobernador de Formosa. Implicado en la persecución política de comunidades originarias de aquella provincia argentina.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger