25 de noviembre de 2011

Saber inglés no es todo en esta vida.

1
Publicado por

Vivimos en la era de los cambios tecnológicos, pero también es una era donde la formación resulta  imprescindible para llegar a ser algo o alguien, o al menos eso nos llevan diciendo desde pequeños padres y profesores. Estudiar hasta la saciedad, mientras más mejor. Avalancha de idiomas y cursos  de enseñanzas que teóricamente te aseguran un futuro, aunque no en todos los casos es así y menos en estos tiempos que corren. La formación profesional es sin duda la mejor opción para una persona, supone el desarrollo no solo mental sino social y cultural, junto con una especialización en determinado sector. No obstante, el mérito o la astucia reside en aquellos que sin tener amplias nociones académicas llegan hasta posiciones muy altas en la escala profesional. Hay una infinitud de casos de personas que con conocimientos básicos han logrado desempeñar importantes cargos en el mundo empresarial.
Se han dado casos de personas que han conseguido pasar de la nada al todo, sin apenas alcanzar nociones de la lengua inglesa y si a esto le sumas que el país donde han logrado sus éxitos es EE UU pues sorprende, para qué engañarnos.

Félix Sánchez de la Vega Guzmán es un Mexicano que decidió invertir junto con su esposa en Nueva York. Su negocio que en principio fue la venta de tortillas de manera ambulante pasó a ser a un imperio de manufacturación de alimentos.
Otro ejemplo podría ser el de Zhang Yulong, de origen chino. Emigró en 1994 a EE UU. Actualmente es dueño de un gran negocio de accesorios para teléfonos móviles.
Y por último citaremos Kim Ki Chol. En 1981 se marcha de Corea del Sur para probar suerte en el país de las posibilidades, y lo consigue. Su carrera profesional ha avanzado vertiginosamente hasta convertirse en un minorista e inversor inmobiliario.
Los tres comparten, además de su merecido éxito, la característica de que no saben más que chapurrear la lengua inglesa. Se ve que a estas personas eso de “oye chico, sin inglés no vas a ningún sitio”, no les afectó lo más mínimo. Podemos considerar estos casos como ejemplos de la superación personal y también de que la globalización a pesar de rasgos negativos, posee otros positivos: como que dentro de esta se produce un proceso de “glocalización”, es decir no solo se produce una relación entre países sino que es posible mantener la lengua materna aun en un país extranjero, ya que se produce un comercio destinado al propio país de origen pero fuera de sus fronteras físicas. Lo que supone una cooperación global y a la vez local, que permite el desarrollo de ciertos sectores en lugares donde las posibilidades son mayores (en determinados aspectos).
Con este artículo no pretendo defender que no nos formemos o nos interesen las lenguas extranjeras, sino demostrar como al fin y al cabo la imaginación que tan desvalorada se encuentra tiene, a veces, mucha más efectividad que los propios conocimientos. Todos poseemos algo innato,  el instinto de supervivencia,  que en determinados casos junto con el poder de la mente y  el destino premia con el éxito independientemente de donde se haya nacido o quienes sean tus padres.

Artículo realizado por María García García

1 comentario:

  1. Muy de acuerdo. Me impresiona sobretodo como sería el día a día de estos individuos...
    Sí que es verdad que el estudio y el aprendizaje ayudan, no obstante lo que tienes que desarollar es más bien tu capacidad social y imaginación.

    ResponderEliminar

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger