1 de octubre de 2011

Esperanto, lengua universal

1
Publicado por


A finales de la década de 1870, un oftalmólogo judío llamado Ludwik Lejzer Zamenhof desarrolló una lengua artificial con el objetivo de eliminar el problema de la barrera idiomática. El fruto de su trabajo fue una lengua con una gramática muy simple y una reglas rígidas y sencillas de derivación; cosa que lo convierte en un idioma extremadamente fácil de aprender en comparación con las lenguas habladas y evolucionadas de manera natural.


El doctor Zamenhof nació y creció en la ciudad de Bialystok, situada en aquella época dentro de la Polonia ocupada por el Imperio Ruso. La convivencia conjunta de polacos, alemanes y rusos de distintas religiones (cristianas católica, protestante y ortodoxa junto con la religión hebrea) creaba una diversidad de nacionalidades, creencias, lenguas y costumbres que hacían de la ciudad un sitio permanente de conflictos e incidentes graves.

Zamenhof era capaz de hablar ruso, polaco, yidish y alemán con fluidez y aprendió posteriormente latín, hebreo, francés, griego e inglés. Tenía también conocimientos básicos de castellano, italiano y lituano. Gracias a sus conocimientos fue capaz de idear todo un lenguaje para todos los pueblos del mundo, que fuera fácil de aprender para todos y cuyo uso e implantación no comportase problemas nacionalistas e identitarios que vivió en su tierra con la "extrema" oficialidad del ruso como lengua debida a la política centralista del Imperio Ruso.

El fruto de su trabajo fue mucho mejor de lo que él mismo se esperaba: el esperanto, un idioma planificado de tal manera que resulta mucho más flexible pero también mucho más sencillo: tanto que lleva muchísimo menos tiempo de aprender que una lengua hablada (1 año a 2 horas por semana para lograr un dominio muy bueno, frente a los 9 años del inglés) que lleva entre 5 y 20 veces menos de aprender que cualquier otro idioma natural.

Otra ventaja inesperada que se ha descubierto con posterioridad es su valor propedéutico: se ha demostrado que el aprendizaje de una o más lenguas capacita al cerebro para aprender otras, cosa que ayuda mucho a los hablantes bilingües a aprender idiomas. Se ha demostrado que el esperanto también tiene valor propedéutico y por su facilidad hace que sea más rápido para la población monolingüe aprender esperanto como paso previo al aprendizaje de otro idioma.

En internet se pueden encontrar múltiples recursos para el aprendizaje del esperanto, y los lectores pueden echarles un vistazo y aprender las bases de este idioma. No obstante, no servirá de nada hasta que la conciencia sobre la necesidad de una lengua franca que no sea autóctona de ningún sitio y que a la vez sea sencilla llegue a más gente o sea encarada desde el ámbito político.

El esperanto es considerado actualmente como una excentricidad, pero acciones como encararlo como idioma extranjero en los colegios en toda Europa, por ejemplo, evitaría que la inmensa mayoría de la población llegara a los 16 o 18 años sin un dominio completo de la lengua franca, cuyo papel está siendo ahora mismo ocupado por el inglés; pero no sólo eso, sino que en el caso de que también se impartiera inglés (una cosa no quita la otra), la gente tendría también más nivel en éste.

1 comentario:

  1. Camaradas: todos a luchar por esta maravillosa y práctica idea. Basta con buscar ESPERANTO en Google para llevarse una agradable sorpresa.Si lo buscamos en YouTube, veremos la riqueza cultural de este idioma. Y si lo queremos aprender gratuitamente basta con entrar en: lernu.net

    ResponderEliminar

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger