19 de octubre de 2011

¿Debate, qué debate?

2
Publicado por

El próximo 7 de noviembre, los candidatos a la presidencia del Gobierno de los partidos mayoritarios celebrarán un debate. Ese día, los medios de comunicación españoles, y la Academia de la Televisión darán un nuevo espaldarazo a la cultura del bipartdismo que degrada cada vez más nuestra política. Las calles han demostrado que la vida política española es mucho más plural que lo que los medios, incluso públicos, nos muestran a diario, y un número considerable de ciudadanos está diciendo, día sí y día también, que ya basta de que la política sea un juego de dos. La falta de pluralismo político es una de las principales reivindicaciones, tanto del 15M como de fuerzas minoritarias en escaños y en minutos televisivos pero que cuentan con numerosos votos. Un debate entre los candidatos del Partido Socialista Obrero Español y el Partido Popular, lo único que hace es ignorar, una vez más este malestar con la manera de hacer política en España.

¿De qué debate hablamos cuando los dos partidos, aparte del ruido parlamentario de las sesiones de control, se han puesto de acuerdo numerosas veces en cuestiones que han supuesto graves atentados a la democracia o al Estado del Bienestar? Hay que recordar que PP y PSOE han estado de acuerdo en limitar el déficit en la Constitución Española, lo que supone la entrada de la ideología en la Carta Magna y rompe el tan socorrido en otras ocasiones consenso de la 'inmodélica' Transición.


Los dos partidos, uno en el Gobierno desde hace ocho años y otro con importante poder autonómico, especialmente desde el pasado mayo, han llevado políticas totalmente alineadas con las teorías neoliberales que se inventaron en Chicago y que tan buen eco están teniendo en los últimos tiempos en Bruselas y Frankurt. No seré yo quien diga que PP y PSOE son exactamente un calco, pero si voy a afirmar que en lo referente a política económica sólo se diferencian en que el PSOE aplica políticas neoliberales mientras le aprieta el nudo de la corbata, y el PP es el partido del neoliberalismo sin complejos, de copa y puro.


Por ello, realizar un debate entre lo que en cuestiones esenciales supone lo mismo es negar la naturaleza misma del concepto de debate. Según la Real Academia Española, debate es “discusión de opiniones contrapuestas entre dos o más personas”. Si en lo esencial ambos han estado de acuerdo en los últimos cuatro años ¿Dónde está el debate?


Para que lo que va a acontecer el próximo día 7 de noviembre se considere debate, debería contar con la participación de opiniones contrapuestas al pensamiento único del PP y PSOE, ese pensamiento único que pone a las finanzas por delante de las personas, que pone los desahucios por delante del derecho a la vivienda y que en vez de estimular la economía fortaleciendo la demanda, la estrangula por medio de recortes que la neolengua llama 'ajustes' y 'austeridad'.


Lo del siete de noviembre, si me permitís, no será un debate, será un baile de máscaras en una ceremonia de la confusión, en la que unos se disfrazarán de socialdemócratas y otros de centro moderado, pero que, con más o menos matices defenderán el neoliberalismo que han estado defendiendo durante todo este tiempo.


Realizado por Raúl García Hémonnet.

2 comentarios:

  1. El otoño ya está aquí, es previsible que con la cercanía de las elecciones generales del 20N, el movimiento indignado del 15M cobre vigor y, vuelva a ser foco mediático durante la campaña electoral. Veremos a los partidos agolparse en la puerta de los bancos (Santander, BBVA, La Caixa) para financiar su ingente campaña electoral repleta de demagogia y mentiras. “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Gane quien gane, la banca siempre manda.
    A mí lo que me pide el cuerpo es el voto masivo en blanco, como en “Ensayo sobre la lucidez”. Pero supongo que acabaré arrastrándome sin ilusión a las urnas, para apoyar una de esas fuerzas minoritarias de izquierda, mas por el respeto a la memoria de nuestros abuelos que pelearon por el derecho a votar, que por convicción en un sistema viciado de arriba abajo.
    La calle y las urnas: dos maneras de hacer política, dos formas de expresión democrática.

    Salud!!!
    http://15mikel.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. "El voto en blanco perjudica a los partidos minoritarios ya que, al ser contado como emitido y válido, eleva el total de votos y todos los partidos deberán obtener más votos para conseguir un escaño. En las elecciones generales la barrera electoral, es decir el número total de votos necesarios para obtener representación, se fija en un 3% de los votos y en las locales en un 5%."

    Echa un ojo al siguiente enlace, donde está todo mejor explicado. De todas formas, pronto haremos un artículo en el blog aclarando este tema.

    http://tumundolegal.com/voto-en-blanco-voto-nulo-y-abstencion-%C2%BFcual-es-la-diferencia/

    ResponderEliminar

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger