7 de mayo de 2011

Satisfacción por Bildu

0
Publicado por

Me gustaría hablar sobre la decisión del Tribunal Constitucional de permitir a la coalición Bildu presentarse a las elecciones. La decisión, como todos sabemos, ha estado muy reñida: 5 en contra (4 del PP y 1 del PSOE) y 6 a favor (5 del PSOE y 1 de CiU). He puesto los jueces no dividiéndolos en “progresistas” y “conservadores” como hacen los medios de comunicación sino dividiéndolos según el partido que los ha elegido.

No es el momento ahora de discutir sobre si el hecho de que los partidos políticos pongan ahí a los jueces del Constitucional es correcto o no. Pero tampoco es mi intención ocultar este hecho o disfrazarlo como hacen en los medios de jueces “conservadores” o “progresistas”. Voy a hacer una defensa del derecho de Bildu a presentarse a las elecciones, a pesar de que el asunto ya está zanjado.
Bildu es una coalición de dos partidos políticos ya existentes: EA y Alternatiba, más un grupo de independientes. Bildu representaría una unión de la izquierda abertzale y siendo la única organización abertzale, tendría mucha fuerza en País Vasco y Navarra. Es curioso que dos partidos por separado sean legales pero en coalición sean ilegales. El fallo del Constitucional es muy acertado al afirmar que las pruebas no son suficientes para ilegalizar una opinión.


Estoy de acuerdo en que el terrorismo sea perseguido, pero el enfoque que hacen los grandes partidos es un enfoque totalmente equivocado: en lugar de perseguir la opinión que defiende el terrorismo, se debe perseguir a las personas que lo llevan a cabo. La opinión política debe estar representada, aunque vaya contra el sistema establecido.

Si, como el PP propone, se ilegalizan todos los partidos que vayan en contra del sistema establecido, el poco grado de democracia del que disfrutamos desaparece por completo. Si la gente quiere cambiar el sistema y no se le permite, la democracia es inexistente. La opinión pública debe ser respetada y debe estar representada en las cámaras.

La ilegalización de Sortu tampoco es una buena política, así como tampoco lo es la ilegalización de los otros grupos abertzales que ha pasado prácticamente oculta a los ojos de los medios de comunicación. Si alguien ha hecho algo que debe estar penado por la ley, que sea castigado, pero no se debe criminalizar una ideología.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger