29 de abril de 2011

¡No a las nucleares!

0
Publicado por

El tema energético es un tema de muy reciente actualidad y de mucha relevancia como decisión a tomar. El hecho que lo ha vuelto a sacar a debate es el accidente nuclear que recientemente ha sacudido el norte de Japón. Este es un accidente sólo comparable según la escala internacional con el accidente de Chernóbil que recientemente ha cumplido 25 años.



Aun así, el accidente reciente en Fukushima tiene unas repercusiones en potencia mucho más impactantes que las que tuvo su homólogo ucranio, no en vano el país es con su limitada extensión la tercera potencia económica mundial y tiene una densidad de población extrema. Veinte kilómetros a la redonda no significan lo mismo en Ucrania que en Japón.

Un accidente nuclear es una catástrofe muy importante pase en el lugar que pase y en la época que pase y tiene unas repercusiones muy importantes en las personas y en la vida en general: la radiación puede producir todo tipo de cánceres y puede llegar a ser incompatible con la vida. Y para rematar la jugada, es un tipo de radiación que puede durar miles de años antes de desaparecer. La radiación se acumula en el aire, en las plantas, en el suelo y se queda allí, a la espera de una víctima.

<= Explosión de hidrógeno en la central nuclear de Fukushima

Otra explosión en una central nuclear =>



Pero las consecuencias de la utilización de la energía nuclear de fisión no acaban en el accidente, sino que aun sin accidentes plantea una problemática relevante: la de los residuos radioactivos. En el caso de  una central ideal sin fallos de funcionamiento, sigue generándose una cantidad de residuos radioactivos de diversa magnitud los cuales emitirán radiación por un tiempo de miles de años. Estos residuos tienen que ser almacenados y en la mayoría de casos ni siquiera se hace de manera totalmente segura sino que se tienen en piscinas de contención debido a la capacidad del agua de absorber radioactividad. Además, la humanidad no es capaz de asegurar el confinamiento seguro de la carga que le es impuesta durante esos miles de años.


Entonces, ¿por qué se ha escogido la energía nuclear como parte de un plan energético cualquiera? La respuesta podría ser que las centrales nucleares abastecen de una energía abundante y barata, pero ni siquiera este punto es tan evidente: una investigación reciente de Greenpeace demuestra que un sistema basado totalmente en las renovables sería más barato que el real en las condiciones actuales de desarrollo de estas tecnologías. Y esto se hace particularmente visible cuando se tiene en cuenta que por ejemplo los molinos eólicos no tienen ningún tipo de subvención estatal y en cambio las nucleares requirieron de ella para ser construidas.

También hay quien argumenta que las nucleares son positivas afirmando que Francia, un país con una fuerte apuesta por este tipo de energía, es un exportador de electricidad a nuestro país. Bueno, esto no es un fallo de argumentación, sino directamente una mentira que por desconocimiento se ha extendido bastante y para desmentirla no hace falta más que ir a la página web de la red eléctrica de España.

Así, nos damos cuenta de que no hay ningún argumento que valga para apoyar este tipo de energía que tantas desgracias ha causado y tantas es capaz de crear en potencia, que además no parece ser tan rentable como nos quieren hacer ver. Por todo esto yo y el equipo de Hablando República decimos: ¡No a las nucleares!

Para acabar, un gráfico del uso de energías en España: ¿Creéis que no se puede sustituir ese 8%?


Más información sobre la energía eléctrica en España: Click Aquí

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger