10 de abril de 2011

La ciudadanía toma las redes sociales.

1
Publicado por

En esta semana, los usuarios de Internet y de las redes sociales, hemos asistido a lo que, en mi opinión, marca un cambio radical en la forma en que la sociedad afronta esta crisis económica que crearon y aprovecharon los que deberían habernos protegido de ella.

Este miércoles, por ejemplo, vimos indignados cómo los eurodiputados, que ganan varios miles de euros al mes, no veían necesario renunciar a los viajes en primera clase para contribuir a la predicada austeridad.

No, la propuesta de quitar este ‘derecho’, presentada por Los Verdes y la Izquierda Unitaria no debía salir adelante, según el voto de 402 eurodiputados de un total de 736. De los representantes españoles, Rosa Estaràs (PP), Raül Romeva (ICV), Ramón Tremosa (CiU) y Oriol Junqueras (ERC) votaron a favor de la retirada de los vuelos en primera clase; María Badía (PSOE) e Izaskun Bilbao (PNV) decidieron abstenerse, y el resto (incluidos los mal llamados socialistas y los siempre indescriptibles populares) lo rechazaron. Sobre esto ya hablamos en el blog: Click Aquí.

Y hasta ahí, lo de siempre, se enriquecen a nuestra costa los que deben ser nuestra voz, y nadie dice nada. Pero algo empezó a moverse en Twitter, la red social de los 140 caracteres, que en este caso fueron suficientes para que numerosos periodistas, así como plataformas sociales y ciudadanos de a pie, convirtiesen #eurodiputadoscaraduras en uno de los temas más hablados de toda España en cuestión de una hora. Esta presión social que permite ejercer Twitter, obligó a los socialistas españoles y a UPyD a prometer una explicación, que llegó unas horas después, con la rectificación pertinente (cambiaron el voto en contra por una abstención) y numerosas excusas y razones contradictorias. El PP, a día de hoy, sigue estudiando el tema.

Estoy seguro de que sin Twitter, Facebook (donde también salpicó el escándalo) y sin todas esas personas, más o menos conocidas, que ayudaron a difundir el tema, ahora nuestros políticos europeos estarían disfrutando de viajes en primera pasando además inadvertidos ante el pueblo.

Otro ejemplo de cómo Internet nos está ayudando a movilizarnos lo encontramos, ya culminado, en las calles de las principales ciudades de España este jueves 7 de abril, cuando la plataforma juventudsin, se echó a la calle para protestar contra la precariedad laboral que sufre la juventud actualmente. Esta organización, cuyo lema es «Nos habéis quitado demasiado, ahora lo queremos todo», había nacido en la Universidad Complutense como un grupo de estudiantes descontentos con la situación que estaban obligados a padecer, y, para su sorpresa, al llegar a la red, fue apoyada por numerosas personas, mayoritariamente jóvenes inconformistas como ellos.

Debido al inesperado seguimiento, decidieron convocar manifestaciones pacíficas de protesta en las principales localidades españolas, que por el efecto cascada característico de Twitter, fueron difundidas no sólo por grupos políticos como Izquierda Unida, sino también por periodistas, medios de comunicación y miles de ciudadanos, que buscaban una oportunidad para organizarse y protestar por lo que les pertenece.

La convocatoria fue un éxito, y en la tarde del jueves, las calles de Madrid y Barcelona aparecieron en los medios llenas de jóvenes protestando por unos derechos que a esta generación se les han negado. Todo, a partir de un grupo de amigos que pensaron, ‘¿Por qué no?, ¿Qué más nos pueden quitar?’ y decidieron unirse y gritarlo para que llegara a las más altas esferas.

En esta época de medios de comunicación comprados, que hablan de lo que quieren los poderosos; de políticos y empresarios que nos roban lo que es nuestro, jactándose de ello; de banqueros que tras llevar a la ruina a millones de personas siguen viviendo en lujosas mansiones en lugar de suicidarse, como aquellos otros de 1929, el único recurso que le queda al pueblo es salir a la calle y gritarles a la cara que no van a salir impunes, que vamos a seguir reclamando lo que nos pertenece, hasta que lo consigamos. Y la mejor forma de conseguir la organización necesaria para ello, empieza a quedar claro que son las redes sociales, que aunque en manos de empresas, parecen estar movidas internamente por la ciudadanía que aún conserva una actitud crítica e inconformista y que empieza a despertar.

1 comentario:

  1. Otro buen ejemplo son las Revoluciones que están ocurriendo en África y en Oriente (Revolución de los Jazmines), las cuales comenzaron siendo convocadas a través de Facebook.

    ResponderEliminar

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger