13 de mayo de 2015

Votar con los pies en la tierra

0
Publicado por

Escrito por Emilio José T. (@redwarrior04)

Hace un tiempo reflexionaba en las RRSS: "Soy comunista porque no me es indiferente el mal ajeno". Déjame que te ocupe unos pocos minutos con esta reflexión, seguramente no habré pensado justo en ti lector al escribirla, pero tal vez en menor o mayor medida alguien se de por aludido:

Cuando vayas a echar el voto a la urna, espero aparte de tener en mente esas aspiraciones a hacerte rico y vivir a todo confort, aunque sea honradamente, que te acuerdes de las miserias que permiten y fomentan algunos partidos y las políticas que sustentas gracias a tu voto, tu pequeña parte de responsabilidad, aunque te excuses en que "fuiste engañado", dice un proverbio árabe: << La primera vez que me engañes, será culpa tuya; la segunda vez, la culpa será mía...>>. No voy a citar al tercer mundo porque sería tal vez hacer "demagogia", solo haré referencia a nuestro país, nuestra provincia, nuestro pueblo, nuestro barrio, lo que está a nuestro alcance y es fácilmente contrastable.

También hay suicidios detrás de estas tragedias como la del artículo que enlazo al final, hay responsables indirectos, pero tu egoísmo e individualismo tal vez te dificultan verlo, demasiado cuesta luchar para uno mismo que hacerlo por los demás, lo sé (tampoco te culpo, es la sociedad que han construido y de la que formamos parte) aún echándote tierra encima a corto, medio o largo plazo seguramente votarás pensando en la clase social a la que aspiras o de la que te gustaría ser para vivir mejor, no de la que realmente formas parte. No votes pensando en como vas a estar mejor que tu vecino, si a tu vecino le va bien muy probablemente a ti también, de eso se trata la economía (o debería tratarse), tu vecino es ese que produce y consume, como tú y como yo.

No, no eres clase media, es mentira y te lo puedo demostrar sin recurrir a grandes teorías, exponiéndote varios aspectos sencillos sobre Sociología y Estructura Social y con cuatro ejemplos, verás que solo eres (que somos), un eslabón más en la cadena de producción, un peón en el tablero. No eres ni mucho menos una élite y muy probablemente nunca lo seas. Tu tramo de renta proporcionalmente es más parecido al del jornalero en el campo que al del gran director de banca. ¿Te has parado a pensarlo alguna vez? Abstraerse un poco, tener algo de empatía y un poco de humildad, no es tan difícil.

Tus intereses estés en esta situación parecida o no, distan menos de los de esta chica de lo que crees y en un mundo tan inestable te puede tocar a ti o a alguien de tu entorno y lo que es peor ¿De verdad has pensado en tus hijos? El futuro laboral que les espera promete ser nefasto y el modelo de sociedad puede ser desolador. De hecho a los que concentran capital y se nutren de las crisis les encanta que te toque, les encanta que te arruines si, de eso va el capitalismo. Unos pierden y otros ganan, aunque no es tan simple como un Juego de Suma 0 o un Esquema Ponzi, hay base matemática y económica en esto, echa un ojo a las hipotecas subprime de EEUU y el detonante de la crisis mundial que todavía arrastramos. 

No votes pensando en los intereses de la familia Botín, ni hay tanto capital que puedas con suerte captar ni se distribuye de forma que por votar a esos que permiten estas injusticias el día de mañana tú vayas a ser multimillonario como ellos, no tienes garantías, crees tenerlas, si eres emprendedor más aún. Preguntémosle a esos que tenían un buen puesto de trabajo y o se han ido al extranjero o están aquí en paro o haciendo un trabajo nada acorde con su preparación. Pregúntaselo al de esa empresilla que le iba de perlas y vino la multinacional y lo arruinó, (mención especial aquí a esos partidos que están por la labor de implantar el TTIP). Siempre hay alguien más preparado que tú, más listo que tú y más guapo o no, pero si que hace tu trabajo por la mitad de sueldo que tú. Me da igual que tengas negocios o tierras, la economía interna y la agricultura les importa poco o nada, están empezando a producir en otras partes, pero no lo quieres ver, ellos pueden deslocalizar su actividad y tú no. En unos años es posible que te pongan para que firmes encima de la mesa esos que hoy te están "dando" cierto presente y un "supuesto" futuro (o tu desgracia sea fruto de algo fortuito, como un accidente o enfermedad), tu sentencia de muerte en vida y recordarás que tú formaste parte de ello y te acordarás de la gente que pensamos de determinada forma, o no, tal vez asumas al estilo yankee la culpa (otra vez el individualismo) de "haber fracasado" o lo achacarás a la metafísica, al destino, a la mala suerte. No hay mucho margen de tiempo para tomar conciencia.

No es que yo y los que piensan como yo no tengamos aspiraciones en la vida, o seamos mediocres, no te equivoques, somos mucho más ambiciosos que tú, infinitamente más, pues aspiramos a una sociedad mejor, a un mundo mejor, no apto para mediocres y pusilánimes precisamente, en el que este tipo de cosas no existirían. Tampoco para hipócritas, por eso se que cuando vayas a echar el voto te acordarás del sufrimiento de esta chica y de tantos otros: 

Seguir Leyendo

28 de marzo de 2015

Ciudadano Kane

0
Publicado por


Escrito por Emilio José T. (@redwarrior04)

A nivel sociológico, a nivel conceptual, los vocablos "casta" o "ciudadanía" a mi parecer se usan de forma errática en ciertos entornos supuestamente cercanos a la izquierda y pretenciosa en entornos que son hostiles  a la izquierda en general. Algunos criticamos el uso de casta, no intentando restar lógicamente protagonismo ni culpabilidad a los políticos que hacen las nefastas políticas neoliberales que todos conocemos, que sufrimos y benefician a una minoría en detrimento del bienestar y los derechos de una gran mayoría, políticos que a su vez a parte de recortadores, son muchos de ellos corruptos. Tampoco lo hacemos para restar importancia a los privilegios de los que gozan en A y sobretodo en B algunos políticos, lo hacemos porque y dado que según Aristóteles "el ser humano es un animal político o zoon politikón", el concepto casta al igual que el de ciudadanía al que me referiré más adelante, eclipsa al concepto de lucha de clases. Julio Anguita ha sido y es político y no es como Bárcenas precisamente y yo soy ciudadano y no precisamente como el ya fallecido ciudadano Emilio Botín, al que únicamente me parezco en el nombre y que dejó las riendas de su imperio a su hija y ciudadana, Ana Botín. El concepto casta señala corruptos y privilegiados pero oculta a los corruptores que son los banqueros y grandes empresarios. De ahí la importancia de hacer un discurso de clase, transclasista y no el interclasista que hacen ciertos partidos de nuevo cuño, en bastantes ocasiones con ánimo eso si aglutinador". Incluso miembros de uno de estos nuevos partidos han llegado a decir en Twitter que: "pueden haber banqueros humildes", me consta que luego intentaron justificarlo como que se referían a los trabajadores de la banca, pero fue inoportuno pues el contexto estaba más que claro.

Lo anterior es marear la perdiz y desorientar a la clase obrera, clase trabajadora, trabajadores a secas si se quiere, sobre el verdadero enemigo, su enemigo de clase. Cuando se habla de casta política o clase política y ciudadanía hay que tener muy patente que ni todos los políticos son iguales, aunque abunde el patrón del político corrupto, ni mucho menos todos los ciudadanos somos iguales. También hay que tener en cuenta que esos entornos hostiles a los que hago referencia al principio, (más concretamente de la ultraderecha, de la caverna, amantes de la tecnocracia y dictaduras que sirven a la oligarquía, y nostálgicos del régimen franquista), usan el término clase política para denostar, pues a ellos no les gusta que nada se debata en un parlamento o las urnas, les gusta imponer y si es necesario a sangre y fuego, de ahí su discurso antipolítica o "apolítico", Franco decía "hagan como yo, no se metan en política".


Ciertos líderes de estos nuevos partidos son sociólogos y politólogos, saben bien que es la Sociología y Estructura Social y que lo que estoy relatando, es cierto, otra cosa es que para persuadir a ciertos sectores descontentos de la población se use cierto lenguaje populista, pero el rigor y los conceptos son los que son. Redefinir conceptos es algo posmoderno, atrayente y persuasivo, muy útil a corto plazo, que está dando muy buenos resultados a nivel electoral, pero puede ser a medio y largo plazo peligroso para nuestro objetivo común, principalmente porque está actuando como catalizador y minimizando la movilización social, la herramienta de defensa infalible en materia de derechos sociales y laborales por excelencia. Necesitamos conceptos bastante más diferenciadores, que establezcan la antagonía en los intereses de clase, no que hagan un gazpacho de la estructura social y confundan la conciencia de la gente sobre a que clase social realmente pertenecen.


El concepto "ciudadano" usado para diferenciarnos de la oligarquía o la famosa "casta", ese concepto, el de ciudadano, no atiende a la clase social, al papel que representamos en el modelo productivo, a la renta o riqueza que poseemos, para mi es un concepto difuso en cuanto a sociología y estructura social se refiere o dicho de otro modo, a la relación entre los individuos en una sociedad. A mi criterio se queda corto para catalogar, diferenciar, describir a un individuo en la situación política actual, pasada o futura. A los capitalistas se les da muy bien disfrazarse de "ciudadanos", así nadie les acusa de la crisis sistémica estructural y demás conflictos políticos, económicos, sociales, de los cuales lo normal hasta ahora es que casi siempre ellos salgan ganando y otros, no cabe duda que nosotros, perdiendo, pero aquí no pretendo ahondar en los motivos de este resultado, aunque estén implícitos. 


Tú y yo somos ciudadanos, las Koplowitzs, Florentino Pérez, Amancio Ortega o Ana Botín a la que citaba más arriba, también son ciudadanos/as. Me viene a la mente en este instante la famosa película de Orson Wells, Ciudadano Kane, y su protagonista, un magnate, que al morir, en su último suspiro recuerda y nombra su sencillo y amado trineo. También él era un ciudadano, un ciudadano multimillonario. La muerte inminente lo igualaba a cualquier otro mortal y se acordada no de su riqueza, si del trineo que tanto le hizo feliz en su infancia.
Lo que nos diferencia a nosotros de ellos, de esos que cito, a pesar de ser ciudadanos todos, es que nosotros somos clase trabajadora o si se quiere, clase obrera, un concepto trillado muy sencillo y fácil de entender, que acota y describe mucho mejor la situación socioeconómica y política, ellos son clase acomodada o clase burguesa, oligarcas, así de sencillo, o directamente, nosotros somos los explotados y ellos los explotadores, atendiendo a conceptos marxistas esta vez para el análisis. En cuanto a sociología y estructura social Max Weber a posteriori hace una clasificación más compleja que Karl Marx de las clases sociales que no hay que desdeñar por el cambio en las condiciones materiales y ser la sociedad en la que vivimos postindustrial. Las relaciones entre los individuos y el modelo productivo se han complicado, el entramado es mucho más complejo, hay categorías en los puestos de trabajo, pero no estoy discutiendo eso, estoy discutiendo la sencillez a la hora de que la gente asimile, entienda, o dicho de otro modo, tengan cierto calado social una serie de conceptos y a mi entender, el concepto ciudadano es demasiado reduccionista y a la vez demasiado plural a la hora de definir un grupo o estrato social. Por tanto no veo un grave problema hacer una dicotomía entre ciudadanos y oligarcas, pero considero mucho más exacto hacerla entre clase trabajadora y oligarcas. Fruto de estos nuevos conceptos también aparece el concepto "precariado", para catalogar a los trabajadores precarios y temporales como en otra clase distinta a la trabajadora, lo considero aparte de inexacto, improductivo e inorgánico.


Se está imponiendo la posmodernidad, el pensamiento líquido de Zygmunt Bauman y postmarxista de Ernesto Laclau, todo queda en manos del presente, prima lo inmediato, la espontaneidad, es preciso pasar las mentes por lejía para aplicar ciertos de estos postulados, que si bien son respetables y dignos de tener en cuenta, para los que nos basamos en el materialismo histórico y dialéctico marxistas como herramienta de análisis, llevan a una confusión que tarde o temprano tendrán sus consecuencias negativas, para nuestra clase.

Seguir Leyendo

16 de marzo de 2015

La bajada del paro o "tercereuropeísmo"

0
Publicado por


Escrito por Emilio José T. (@redwarrior04)

Permitidme analizar la bajada del paro desde una perspectiva totalmente diferente a la del gobierno, la del empleado precario, figura tan común y de moda en España, en la que a pesar de trabajar el sujeto sigue siendo y será cada vez más pobre, pasando de las privaciones multidimensionales en las que no son accesibles ciertos bienes de consumo no precisamente de lujo, a la pobreza relativa con problemas al realizar la cesta de la compra y a este paso rozando la pobreza absoluta, o en román paladino, pasando hambre.


La otra mañana desayunamos los indicadores manipulados como de costumbre, esta vez le tocaron a las cifras del desempleo. Decía el Ministro de Hacienda Montoro esa misma mañana en A3 a Susana Griso que Mariano Rajoy promete crear 3 millones de puestos de trabajo, nada más y nada menos. Han conseguido bajar el porcentaje un poquito y están crecidos.
Si los creara, que lo dudo mucho ya que el sistema necesita sobre un 20% de desempleo estructural que mantenga a la baja los salarios, mediante el juego de oferta y demanda (ejército industrial de reserva que diría Marx) y tener a trabajadores en cola mendigando un puesto de trabajo siempre es muy beneficioso para el que paga un sueldo, no así para el que lo cobra y teme dejar de cobrarlo claro. Si los creara repito, serían en todo caso 3 millones de puestos de trabajo precarios que se podrían conseguir fácilmente creando condiciones idóneas para el despido de entorno 1,5 millones de personas contratadas a jornada completa de 40h  (y el gobierno recibe un buen porcentaje de cada indemnización por despido) y facilitando luego más si cabe la contratación a jornada parcial a 20h o 12h (o menos) con tendencia salarial muy a la baja y como viene siendo, dando bonificaciones fiscales a las empresas (lo que se traduce en menos aportaciones a la Seguridad Social). El modelo capitalista "a lo yankee" que se vislumbra, traducido de la neolengua como " flexibilizar el mercado laboral", sin duda permitiría reducir notablemente el paro, más aún si eliminan de un plumazo las regulaciones laborales, cargándose los convenios colectivos, un gran adelanto en las reivindicaciones de la patronal y el mundo del liberalismo económico amante de la "mano invisible" y el  "Laissez-Faire". Estos a su vez se llenarían la boca diciendo que crean empleo, pero sin esperanzas de mejoría, sino todo lo contrario como es lógico, para la clase trabajadora.

Las condiciones de contratación a este paso, pueden llegar a ser las que se describen bien en las películas basadas en la revolución industrial. Están matando moscas a cañonazos, haciendo crónica la precariedad a base de reformas laborales que abaratan los despidos que dicho sea de paso, nunca son suficientes para calmar la voracidad de la patronal y están fomentado claramente la contratación a tiempo parcial, el 2x1, despida a uno y contrate a dos, no por el mismo, por menos precio. Bastaría para comprobar esta afirmación de primera mano con ir a unas cuantas grandes superficies del sector comercio de electrónica e informática y preguntar a los trabajadores su jornada, no es necesario recurrir a estadísticas del INE, este pequeño sondeo sería muy esclarecedor. Es algo que por suerte o por desgracia conozco bien por mi labor de delegado sindical y de PRL por CCOO en el sector que hago mención, incluso denuncié a la inspección de trabajo este tema y llevé a la empresa a juicio con un conflicto colectivo, que se perdió. Leer la sentencia viviendo el día a día en la empresa, da risa, el juez concluye que en la empresa no se trabajan horas extra. Supongo que el que tiene 20h de jornada semanales y trabaja 40 y hasta 50h porque lo obliga la empresa, con irregularidades en el cobro y devolución de días libres, sin haber firmado horas complementarias, no es merecedor para el juez de catalogarlo como horas extra, o más allá de la catalogación, evitar que se siga produciendo esta abusiva situación generalizada en el mundo del comercio. Están todas los organismos e instituciones al unísono en darle seguir manteniéndole la sartén por el mango a la patronal.

Es una epidemia en el mundo del trabajo, la precarización y empeoramiento de las condiciones laborales, sería más correcto calificarlo ya como cáncer, un cáncer social que en el puesto de trabajo incrementa riesgos y siniestralidad laboral física y psicosocial y fuera del mismo empeora las condiciones de vida de las personas (ver aumento de consumo de antidepresivos en un 80% desde el inicio de la crisis y las reformas), que no pueden ya ni conciliar su vida familiar. Están dando vía libre a que se trabajen horas extra que se pagan en negro o por lo contrario no se pagan. En el mundo del emprendimiento en el cual es necesario contratar mano de obra, estas medidas son alentadoras a la hora de crear negocios por el abaratamiento en la masa salarial pero es un arma de doble filo. Los servicios que se ofrecen tal y como está la economía interna del país en una sociedad de consumo con mayoría de consumidores o potenciales consumidores pobres, resulta fatídico, situación que en un mundo globalizado de libre mercado no afecta precisamente a las transnacionales que deslocalizan en su infinita búsqueda de producir barato y tienen infinidad de maneras de evadir el fisco. Lo anterior suele terminar en emprendedores arruinados con el banco y su negocio fagocitado por el pez gordo que se alimenta de la crisis que sufre el pequeño. Si se lleva a cabo la medida gubernamental anunciada de dación en pago para emprendedores y pequeños empresarios, más socialización en caso de sufrir pérdidas y quiebra todavía, por si ya fuera poco, pero nos estamos acostumbrando a pagar los platos rotos de otros. Por otra parte, de ninguna manera están incentivando mitigar la economía sumergida, ni de nuevos emprendedores ni tampoco de empresarios o autónomos ya consolidados por decirlo de algún modo dado lo volátil e inestable de los tiempos. Mejor ni hablar de grandes fortunas y grandes empresas y su fiscalidad.

Esa misma mañana uno de tantos directivos de Renault con tono grandilocuente decía, nuevamente recurriendo a indicadores macroeconómicos manipulados que: "España estaba siendo competitiva gracias a las reformas". Es cierto, somos más competitivos y exportamos más, pero lo estamos haciendo a base de hacer crónica la precariedad laboral y los recortes, de abaratar salarios, presión que sufre la clase trabajadora de forma directa a modo de IRPF, o indirecta con el IVA o la bajada en los servicios públicos también conocida como salario indirecto o diferido. Me permití hace tiempo la licencia de crear un concepto para esta situación que difundí en las redes sociales: "tercereuropeísmo", para referirme a los países del sur de Europa. Las industrias no tendrán que irse a buscar mano de obra barata a China, la van teniendo en sus países vecinos, dentro de la UE, lo que les evita gastos de logística y transporte. ¿Espera la empresa que representa ese señor vender muchos coches en España a personas que ganan 400€ al mes? ¿Tal vez si, pero volviendo a "flexibilizar" el crédito y creando otra burbuja que tendría que sanearse de nuevo con dinero público para los bancos o socializar pérdidas como referí anteriormente?. Todo lo que sea necesario con tal de no subir los salarios eso si. Los llamados "empresaurios" o sus asesores, a la hora de hacer reestructuraciones o cambios, no se les ocurre renegociar créditos o reducir gastos innecesarios, siempre recurren a la masa salarial, que para eso han estudiado empresariales y tienen grabado a fuego el pensamiento único neoliberal, of course.

Se pueden crear esos mismos puestos de trabajo pero de una forma totalmente distinta, con una banca pública que evite la usura y la especulación financiera. Haciendo inversión pública para crear tejido productivo. Repartiendo el trabajo ya existente, bajando la jornada laboral sin bajar salarios (recordemos que Francia tiene mucho más alto el SMI que España y una jornada de 35h, no es ninguna osadía). Sobretodo se puede crear una tasa de desempleo entorno al 0% o pleno empleo, yendo más allá de simples reformas, lo que implica cambiar de forma gradual el modelo productivo, planificando la economía. Bajo este modelo productivo no esperemos milagros, sólo más precariedad y la carga fiscal para los de siempre, los que producen con su fuerza de trabajo, los trabajadores.

Seguir Leyendo

5 de marzo de 2015

El Gatopardo

4
Publicado por

Escrito por Emilio José T.
El sistema, nuestro sistema, al borde del colapso absoluto, dando coletazos y retorciéndose en su agónica descomposición (no estoy describiendo el estado actual del mismo ojo), es capaz y muta de manera no inusitada. Lo hace apelando a gritos a lo que reflejara Giuseppe Tomasi di Lampedusa en su famosa obra “Il Gattopardo” (El Gatopardo). El régimen busca el “gatopardismo” el “que todo cambie para que todo siga igual” que es en síntesis lo que reflejara la famosa obra en cuestión. La putrefacta monarquía española recibió en pocos meses una mano de pintura y ahora vuelve a relucir esplendorosa, es un buen ejemplo de a que me refiero. El entramado de la superestructura apoyado y cimentándose en y a través de los mass media a su servicio y por ende al de sus verdaderos amos, está desarrollando una verdadera labor de ingeniería social casi perfecta que muy probablemente si no andamos raudos será infalible:
Está fraccionando (en apariencia) el voto de manera magistral, reacciona y más con la experiencia reciente de Grecia ante la rotura del bipartidismo. De manera poco usual está dividiendo el voto de la derecha y como no, el de la izquierda, que esta ya a su vez se subdivide sola, es experta en eso de atomizar, pero no entraré en las causas, estoy refiriéndome a las fatales consecuencias. Está fomentando, el propio sistema, un discurso lo más vacío y estéril posible, el discurso ciudadanista, significados difusos que van con zancos sobre incoherencias y cuestiones políticas de gran importancia y repercusión, partidos que si no fuese por el nombre y color de sus siglas se confundirían. Se le da cancha a este como digo discurso porque ataca frontalmente y diluye al poderoso discurso de clase (eso que nos gusta tanto a los comunistas de las clases antagónicas diferentes e irreconciliables en sus intereses, el famoso motor de la historia, conceptualmente: la Lucha de Clases, que no es más que tu interés como trabajador explotado en confrontación con el de Ana Botín, explotadora) y digo poderoso porque este discurso, el de clase, no daña al sistema superficialmente ni pone parches, este revienta los cimientos y lo hace caer como un castillo de naipes, aunque las políticas se hacen de forma gradual, que nadie se asuste (ver Grecia). Lo anterior, la malintencionada estrategia del sistema (los que mandan de verdad y los que están a su servicio y obedecen, para salir del abstracto) perjudica gravemente los intereses de la clase trabajadora que pasa de ser esa supuesta “clase media” a ser “ciudadanía” (pero que igualmente si se queda sin trabajo, y el paro es muy útil para controlarnos, pasa a ser clase menos que baja y tiene que recurrir a sus mayores o a Cáritas porque todo lo que posee, lo que poseía más bien, es gracias a salarios bajos y créditos bancarios “fáciles”, pasando a ser un sujeto sufridor eso si ahora conscientemente de la acumulación por desposesión de la que se nutre el gran capital, despertando de ese espejismo de comodidad, pero dejemos este tema para otra ocasión). Despistada la gran masa productora (trabajadores, pequeños empresarios, autónomos en su conjunto) del país, la pequeña parte poseedora y que concentra el aberrante porcentaje del capital, la que se lucra con y no sabe que es la crisis, es la que sonríe y se frota las manos ante un panorama desolador en cuanto a organización y movilización social, tienen lo que quieren, falsa paz social en un pacto social acordado por de un lado patronal y por otro oportunistas, silloneros y vende humos en los que también tienen que ver ciertos partidos y sindicatos cabe citar. Como suelo decir, trabajadores del mundo, unámonos por la cuenta que nos trae. Carguémonos valiéndonos del empirismo y el pensamiento crítico de la poderosa arma que forman la razón y la conciencia, que no hay quien las derrote. No podemos volver a ser engañados nuevamente como otras tantas generaciones y como siempre, seguir siendo títeres de este modelo económico, productivo, hay que romper la dinámica y para ello hay que subvertir el sistema en busca de uno más humano, más igualitario y justo para la inmensa mayoría. La solución en parte está en las urnas, nadie lo niega, pero el foco está en ellas y no van a ponerlo tan fácil, cuidado con apostarlo todo al electoralismo y con confianza desmesurada, de nada servirá si no se tiene hegemonía en las calles, capacidad organizativa en los puestos de trabajo, asociaciones de vecinos, plataformas, en todas partes, pues el desenlace puede ser nefasto y el descontento que se gesta de una falsa ilusión esta vez tiraría por otros derroteros que no quiero ni mencionar.

Seguir Leyendo

21 de febrero de 2015

El Salario Mínimo en Venezuela

0
Publicado por

El pasado 6 de febrero de este año (2015), se publicó en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela nº 40.597 el Decreto nº1.599, mediante el cual se fija un aumento del Salario Mínimo del 15%. Con esta subida, el salario mínimo para todos los trabajadores -del sector público y privado- se fija en 5.622,48 bolívares mensuales, esto es, 187,42 bolívares diarios, por jornada diurna.
El artículo 2° de dicho decreto fija un aumento también del 15% para los adolescentes aprendices, quedando el salario mínimo en 4.181,35 bolívares mensuales, esto es, 139,38 bolívares diarios, por jornada diurna.

En 15 años de Revolución Bolivariana, el salario mínimo ha subido 28 veces. En términos nominales y atendiendo al valor de cambio en dólares de cada época, en estos 15 años el gobierno bolivariano ha subido el salario mínimo en torno a un 450%. 
Si atendemos exclusivamente al valor del salario en bolívares -esto es impreciso- y sólo a modo ilustrativo vemos que la subida ha sido de 4 mil 685%.

El salario mínimo en Venezuela es el más elevado de toda Latinoamérica, junto con el de Argentina. 

Si hacemos una comparación con el salario mínimo en otros países latinoamericanos, con realidades parecidas, pero con sistemas económicos capitalista; podremos entender mejor por qué las clases populares están a favor del proceso revolucionario en Venezuela y por qué recibe tantos ataques de la derecha, llevando ésta a cabo una guerra económica encubierta.

El salario mínimo en Venezuela, como ya hemos mencionado, es de 5.622 bolívares, lo que equivale al cambio a 2.155.000 pesos colombianos o a 13.225 pesos mexicanos.
El salario mínimo en Colombia es de 644.000 pesos colombianos, es decir, 3,3 veces inferior al de Venezuela.
Mientras que en México el salario mínimo está fijado en 2.100 pesos mexicanos, lo que supone 6,3 veces inferior al venezolano. 

Resulta muy esclarecedor la comparativa entre los salarios de los presidentes y el salario mínimo en esos países.
El presidente mexicano -según informa El diario colombiano La República- Peña Nieto gana 20.409 dólares mensuales, al cambio 304.000 pesos mexicanos; es decir, 144,8 veces el salario mínimo de México.
El colombiano Juan Manuel Santos tiene un sueldo de 10.000 dólares mensuales, o lo que es lo mismo, 24.307.800 pesos colombianos; lo que supone 37,7 veces el salario mínimo de Colombia.
Por su parte, el mandatario venezolano Nicolás Maduro gana 6.188 dólares al mes que al cambio equivalen a 39.294 bolívares; 7 veces el salario mínimo en Venezuela.

A modo anecdótico, el salario mínimo venezolano convertido a moneda europea da como resultado 781 euros. Recordad que el salario mínimo en España es de 648,6 euros mensuales. Si el sueldo aproximado del presidente español Mariano Rajoy es de 5.500 euros mensuales, diremos que gana 8,6 veces el salario mínimo de España.

Al salario mínimo en Venezuela hay que sumarle el denominado 'Bono Alimentación' o 'Cesta Ticket'. Este está regulado por ley para proteger y mejorar el estado nutricional de los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado, beneficiándolos con una comida balanceada (reúne las condiciones calóricas y de calidad, según la OMS) durante la jornada de trabajo, siempre que no ganen más de 3 veces el salario mínimo; salvo que lo negocien empleador y empleado. Este beneficio se puede llevar a cabo a través de comedores, catering, cupones, tickets, tarjetas prepago...
Para el año 2015, las cuantías fijadas por la ley para para este bono están entre un mínimo de 63,5 bolívares por jornada y un máximo de 95,25 bolívares por jornada. Es decir, los trabajadores reciben, además, un suplemento por jornada que les supone un beneficio mínimo de unos 1.200 bolívares mensuales. 

Seguir Leyendo

30 de enero de 2015

Entrevista a Ganemos CCOO: "Es necesario que la clase trabajadora vuelva a hacer suyas las Comisiones Obreras"

0
Publicado por


Entrevista realizada por Óscar a los compañeros de Ganemos CCOO, una corriente interna surgida recientemente dentro de dicho sindicato y que reivindica una vuelta a los valores y las formas de lucha de las Comisiones Obreras originales, acabando con las políticas que alejan al sindicato de los intereses de la clase obrera.

Pregunta.- ¿Cuándo y por qué surge Ganemos CCOO?
Respuesta.- El manifiesto Ganemos CCOO surge a finales de octubre de 2014 como reacción a la noticia del fraude de las tarjetas opacas de Bankia, un fraude que implicaba a seis consejeros de Bankia pertenecientes a CCOO. En nuestro manifiesto no sólo se denuncia este escándalo, sino que se explica que la causa de estos comportamientos delictivos de dirigentes sindicales radica en la política de apaciguamiento social, de consenso y desmovilización practicada por los dirigentes sindicales en los últimos años. La llegada de sindicalistas a puestos relevantes en consejos de administración u otros órganos similares es precisamente la contrapartida a una política que antepone la paz social a la defensa de los intereses de los trabajadores.


P.- ¿Quién da comienzo a este proyecto? ¿Desde cuándo se lleva fraguando?

R.- Los firmantes iniciales del proyecto somos militantes de CCOO con una larga trayectoria sindical a nuestras espaldas. Una gran parte hemos coincidido durante años en el antiguo Sector Crítico del sindicato. La experiencia de estos años nos fue convenciendo de que la lucha por un sindicalismo combativo no podía limitarse a los Congresos y reuniones orgánicas del sindicato, ni a asegurarse cuotas de participación en los órganos de dirección. Nuestra conclusión fue que era preciso empezar a trabajar desde abajo, desde la base, para ganar el apoyo suficiente para impulsar ese giro radical de la política de las CCOO. al que aspiramos. Y así empezamos a hacerlo allí donde teníamos una presencia suficiente, por ejemplo en los astilleros de Navantia en Ferrol. La conmoción generada en el sindicato por el escándalo de las tarjetas de Bankia mostró el enorme malestar de las bases con las acciones de los dirigentes, y nos estimuló a intentar unir a más compañeras y compañeros a esta iniciativa. Los resultados obtenidos hasta ahora nos demuestran que efectivamente existe en el sindicato un terreno muy receptivo para nuestras propuestas.


P.- En cientos de municipios han surgido espacios de encuentro y debate bajo el nombre “Ganemos”, desarrollados en un tiempo récord con mayor o menor éxito y sin apenas relación entre ellos. Aunque suponen una esperanza para muchos, en algunos lugares han sido acusados de entrismo o monopolio de algún partido y en otros, de adanismo político y un discurso demasiado tibio en pos de aglutinar mayorías. En el contexto de Comisiones Obreras, ¿qué implicaciones tiene la elección del nombre “Ganemos”?

R.- La creación y extensión de las Comisiones Obreras fue la respuesta de la clase trabajadora del Estado español a las terribles condiciones de explotación laboral, opresión social y represión política instauradas por la dictadura franquista. Los trabajadores necesitaban una organización para defender unos mínimos derechos, necesitaban una herramienta útil para las luchas de cada día, y esa herramienta la encontraron en las Comisiones Obreras.
En la actualidad, después de varias décadas de políticas de pacto social, podemos palpar una enorme distancia entre la vida oficial del sindicato y el día a día de la clase trabajadora. Poco a poco, la seguridad de que organizarse en las CCOO era el mejor medio de defenderse frente al patrón  ha ido dejando paso a una extendida desconfianza hacia los dirigentes sindicales, y un enorme número de trabajadores se han sentido completamente abandonados por los dirigentes del sindicato cuando más los necesitaban.
Nosotros queremos revertir esa situación. Creemos que no basta con cambiar por otros a los actuales dirigentes, sino que es necesario que la clase trabajadora vuelva a hacer suyas las Comisiones Obreras, que vuelva a ganarlas como su mejor instrumento de lucha por sus derechos laborales y por su plena emancipación. Esta es la razón de la elección del nombre, que sintoniza también con una aspiración generalizada de cambio político hacia la izquierda.


P.- Pese a haber celebrado el primer Encuentro Estatal el 6 y 7 de diciembre de 2014, el número de firmas en apoyo al Manifiesto Ganemos CCOO ya ha superado el millar, ¿con qué apoyo cuentan dentro del sindicato y de los centros de trabajo y en qué se está traduciendo su crecimiento?

R.- A medida que vamos llegando a un mayor número de afiliados con nuestro Manifiesto y nuestras Diez propuestas para recuperar CCOO para un sindicalismo combativo, de clase y democrático el apoyo a Ganemos CCOO va creciendo. Después del Encuentro Estatal hemos realizado reuniones en un buen número de territorios (Madrid, Barcelona, Valencia, A Coruña, Cádiz, Ciudad Real, Asturias, y en otros se van a celebrar en las próximas semanas) con una asistencia que ha superado nuestras mejores expectativas. Creemos que esto demuestra que a medida que el debate sobre nuestras propuestas avance iremos ganando un apoyo cada vez mayor.
Queremos que todos los compañeros que han firmado el Manifiesto de GanemosCCOO se involucren en la tarea, impulsen la puesta en práctica en su sección sindical, federación, unión territorial, etc., de las ideas defendidas en nuestras Diez Propuestas. Las iniciativas que ya se han adoptado en algunas grandes empresas, como la Empresa Municipal de Transportes de Madrid son un buen ejemplo del camino que queremos seguir.


P.- Piden la dimisión de la Comisión Ejecutiva Confederal, el abandono por parte de CCOO de su política pactista y la práctica de “un sindicalismo combativo, de clase y democrático”. Se han mostrado convencidos de que cuando los trabajadores vayan conociendo sus propuestas, éstas serán compartidas por más y más militantes. De ser así, ¿por qué en el X Congreso Confederal, celebrado en 2013, Toxo no tuvo un candidato rival y los votos favorables para la Comisión Ejecutiva Federal fueron el 90’57% del total? ¿Por qué no se ha parado la “promoción a los órganos de dirección a muchos elementos derechistas y faltos de escrúpulos”, denunciada por ustedes mismos en el Manifiesto Ganemos CCOO?

R.- Para poder dar la batalla en los máximos órganos del sindicato es necesario preparar una alternativa a la política sindical de la actual dirección, y organizarse para difundirla, explicarla y extenderla. Sin organización y sin programa, la indignación generalizada de las bases se ve impotente frente a un aparato que defiende férreamente sus propios intereses y que no duda en recurrir a expedientes disciplinarios y expulsiones para mantener sus posiciones en el sindicato.
El Sector Crítico de CCOO, la corriente de oposición formada en el VI Congreso Confederal en 1996, no consideró oportuno dar una batalla frontal en el Congreso de 2013 presentando su propio candidato, y eso ayuda a explicar la aparente uniformidad de éste último Congreso. Renunciando a presentarse con un programa propio lo que se consigue – se quiera o no – es reforzar la idea de que no hay alternativa a la actual dirección, que, además, se siente con las manos lo suficientemente libres para seguir promocionando en el sindicato a elementos que considera dóciles e incondicionales, con independencia de su valía para la acción sindical.
Nosotros hemos decidido emprender otro camino. Hemos iniciado un trabajo desde la base – que sabemos por experiencia que es un trabajo que requiere esfuerzo y tiempo – para ganar el apoyo suficiente de cara a conseguir un Congreso Extraordinario con elección directa de delegados desde las secciones sindicales. Con la convocatoria de un congreso de este tipo sí que podremos estar seguros de que la dirección del sindicato es verdaderamente representativa del sentir de sus bases.


P.- En su manifiesto exigen el fin de la corrupción en CCOO, de su política de paz social y consensos y un compromiso “por la transformación hacia el socialismo”. Muestran una confianza notablemente superior a la media respecto a la posibilidad de recuperar unas Comisiones Obreras combativas y hasta revolucionarias, lejos de actitudes dóciles. ¿Qué les ha hecho valorar esta corriente interna como la estrategia más adecuada, descartando otros sindicatos existentes o la formación de uno nuevo?

R.- Nosotros confiamos en la clase obrera, en su impulso de lucha, en su creatividad para responder a cada nuevo ataque del capital, en su arraigado sentido de solidaridad. No se trata de una confianza sentimental, sino de una confianza fundada en el papel que la clase obrera desempeña en el sistema productivo. Y esa confianza se ve refrendada por el desarrollo de múltiples luchas en estos últimos años: Coca-Cola, Panrico, los barrenderos y jardineros de Madrid, los mineros del carbón, el barrio de Gamonal, y tanto otros, son ejemplos de combatividad obrera, a pesar de que las direcciones sindicales mayoritarias no han estado a la altura.
Y de momento, esta clase obrera - que es, en nuestra opinión, la única fuerza capaz de desafiar y derrotar el orden social capitalista - se organiza mayoritariamente en las CCOO. Levantar un gran sindicato como es CCOO costó sangre, años de cárcel, despidos, represalias de todo tipo. Los trabajadores son conscientes de ello, y por eso no abandonan a la ligera la obra de las generaciones de obreros que nos precedieron.
Respetamos todas las opciones sindicales y colaboramos y seguiremos colaborando en todas las luchas que surjan, pero en modo alguno apoyamos propuestas descabelladas de abandono de las CCOO cuyo único efecto práctico sería reforzar a la burocracia sindical que se quiere combatir. Las Comisiones Obreras son nuestro sindicato, y bajo ningún concepto vamos a abandonarlo.


P.- ¿Ha contactado el sector oficialista con Ganemos CCOO o de alguna forma se ha posicionado respecto a su irrupción?

R.- El sector mayoritario de CCOO no ha contactado con nosotros ni, que nosotros sepamos, se ha posicionado al respecto formalmente, más allá de amenazas burocráticas a diferentes firmantes del Manifiesto.


P.- ¿Qué relación tiene entonces Ganemos CCOO con el Sector Crítico de CCOO? ¿Tienen planeado presentar lista propia para ocupar cargos de dirección?

R.- Recalcando lo explicado ya respecto a nuestras diferencias con los dirigentes del Sector Crítico y su estrategia de limitar su acción a las batallas congresuales, nosotros entendemos que un sindicato no se cambia desde arriba, desde los órganos de dirección, sino desde abajo, desde la acción sindical cotidiana en los centros de trabajo. Además, muchos dirigentes del Sector Crítico, lamentablemente, se han fusionado con el aparato y han respaldado medidas y acuerdos completamente lesivos contra los trabajadores. En luchas emblemáticas como, por ejemplo la de Panrico, miembros del aparato que se llaman a si mismo “críticos” han actuado en sintonía con los dirigentes oficialistas para intentar derrotarla. En general, se ha producido un abandono muy pronunciado entre muchos dirigentes del Sector Crítico de lo que debe ser una acción sindical de clase, combativa, democrática y asamblearia. Nosotros queremos romper con esta dinámica, y de hecho, numerosos miembros del Sector Crítico se han sumado a GanemosCCOO, porque comparten nuestra opinión de que el recorrido del Sector Crítico está agotado y de que hay que dar pasos en una dirección mucho más ofensiva y coherente, tanto sindical como políticamente.


P.- Señalan en su manifiesto casos de corrupción en CCOO, incluso situaciones legales pero inmorales para representantes de la clase trabajadora. ¿Qué casos considera Ganemos CCOO los más destacados y qué mejoras propone para su prevención y combate, tanto a nivel interno como institucional?

R.- Para que casos como el de las tarjetas opacas de Bankia no se vuelvan a repetir nosotros planteamos en el documento Diez Propuestas varias medidas.
En primer lugar, reclamamos un estricto control democrático de los responsables sindicales. Tanto los liberados como los cargos de responsabilidad deben ser elegidos democráticamente por las asambleas de afiliados del ámbito correspondiente. Y todos los cargos de CCOO deben estar sometidos a la revocabilidad por parte de quienes los eligieron. En segundo lugar creemos que los responsables de CCOO deben vivir como cualquier trabajador. Su salario no puede ser mayor que el de un trabajador cualificado (no puede exceder los 1.800 euros netos al mes). Se deben suprimir todos los gastos de representación. Los salarios de todos los responsables de CCOO deben ser públicos y conocidos por toda la organización y el conjunto de los trabajadores.
Por último, y para cortar de raíz cualquier riesgo de utilización de horas o recursos sindicales en beneficio propio, creemos que los delegados de CCOO deben utilizar las horas sindicales para luchar por los derechos de los trabajadores. Las horas sindicales no son propiedad de los delegados, sino del conjunto de los trabajadores de cada empresa, y es a ellos a quién hay que rendir cuentas de cómo y para qué se utilizan.


P.- ¿Cómo debería haber actuado CCOO, en su opinión, ante la implantación de la última Reforma Laboral?

R.- Convocando una huelga general de 24 h para forzar su retirada. Una huelga general bien preparada, organizada a partir de asambleas en los centros de trabajo y los barrios populares, confluyendo con los movimientos sociales, las Mareas Ciudadanas y las marchas de la dignidad, sería capaz de paralizar todo el país. Y ese debería de ser el punto de partida para una movilización contundente y sostenida en el tiempo para hacer retroceder todos los recortes de nuestros derechos realizados por los últimos gobiernos del PP y el PSOE.


P.- ¿Cuál es la situación económica de Comisiones Obreras y qué plantea en este ámbito Ganemos CCOO?

R.- Consideramos que el presupuesto del sindicato debe cubrirse con las cuotas de los afiliados y con el apoyo económico de la clase trabajadora. La experiencia de luchas importantes, como la de los profesores de Baleares - que recogieron 700.000 euros en la caja de resistencia de su huelga el pasado curso escolar – o como las huelgas de Panrico, Aserpinto, jardineros de Madrid Río o la factoría de Coca-Cola en Fuenlabrada, demuestran que cuando un ataque a los trabajadores se responde de manera firme, apoyándose en las asambleas de trabajadores y con la decidida voluntad de no ceder ante las pretensiones de la Patronal, la respuesta solidaria del conjunto de la clase trabajadora es extraordinaria.
Por eso creemos que hay que recuperar las Cajas de Resistencia en todos los conflictos, y recurrir a colectas en todas las empresas para poder mantener nuestra capacidad de responder a las agresiones patronales, ya que únicamente con la total independencia económica frente al Estado y la patronal se puede garantizar la independencia y autonomía del sindicato. Un sindicato de clase tiene que funcionar exclusivamente con las aportaciones de los trabajadores, para no crear vínculos de dependencia que hipotequen su acción reivindicativa. Por supuesto, es así como GanemosCCOO está cubriendo sus gastos, a través de las aportaciones de los trabajadores en las colectas que organizamos en todos nuestros actos.
Lo que vemos hoy en los informes económicos hechos públicos por la dirección de CCOO son las consecuencias de la política realizada en estos últimos años. Por una parte, la dependencia respecto a la financiación estatal hace al sindicato vulnerable frente a recortes de subvenciones; y por otra parte, el desacuerdo generalizado de gran número de afiliados con las políticas de la dirección del sindicato ha provocado un alto número de bajas, con la consiguiente caída de cuotas. En nuestra opinión, la única salida a esta situación, que pone en riesgo el futuro del sindicato, es dar un giro radical a la política de concertación y desmovilización para volver a la práctica del sindicalismo combativo, de clase y democrático propio de las Comisiones Obreras.


P.- ¿Cómo valoran los Expedientes de Regulación de Empleo aplicados dentro de su propio sindicato? ¿Se han utilizado para esos despidos condiciones introducidas en la reforma laboral a la que se han opuesto en las calles?

R.- En nuestra página web hemos expresado nuestra rotunda oposición a los despidos de trabajadores del sindicato y hemos condenado con rotundidad la aplicación en nuestra propia casa de las ventajas que la reforma laboral ofrece a los empresarios en caso de despidos masivos.
Nosotros defendemos dentro del sindicato exactamente lo mismo que defendemos en las calles: los puestos de trabajo no se venden, se defienden. Los compañeros y compañeras afectados por los EREs realizados en el sindicato prestaban un servicio necesario para la acción sindical, ya fuese como abogados, técnicos en diversas materias laborales, administrativos, etc. Si como consecuencia de las políticas aplicadas se han perdido afiliados y cuotas, la solución en ningún caso puede ser prescindir los trabajadores que necesitamos para hacer nuestra tarea sindical, sino cambiar la política del sindicato para recuperar apoyo, ganar afiliación y asegurar los ingresos necesarios para mantener nuestros locales, servicios jurídicos, etc.
Ante los inminentes juicios por el despido de trabajadores y trabajadoras de CCOO afectados por EREs, Ganemos CCOO hace un llamamiento a todos los delegados a acudir a los juicios a apoyar a los y las afectadas y exigir su inmediata readmisión.


P.- En los últimos años, miles de trabajadores se han dado de baja de sus sindicatos, especialmente de UGT y CCOO. ¿Supondrá o ha supuesto Ganemos CCOO la vuelta de antiguos militantes descontentos? ¿Creen que “reconciliará” a Comisiones Obreras con una generación de jóvenes que parece más alejada que nunca del sindicalismo?

R.- Muchos de los firmantes del manifiesto nos han expresado que estaban a punto de abandonar el sindicato cuando el manifiesto de Ganemos CCOO se cruzó en su camino y les dio nuevos ánimos para la lucha por recuperar las CCOO. A medida que nuestras propuestas se extiendan, esperamos contar con la ayuda y la experiencia de todos los luchadores sindicales, tengan o no carné del sindicato.
Y respecto a los jóvenes, estamos muy orgullosos de haber contado en nuestro Encuentro Estatal con la participación de jóvenes recién incorporados al mercado laboral y que ya protagonizan luchas como la de los restaurantes McDonald’s de Madrid. Tenemos confianza en que las medidas contenidas en nuestras Diez Propuestas serán una fuente de inspiración para los trabajadores más jóvenes - precisamente los que sufren las peores condiciones laborales de los últimos 50 años – y ayudarán a ganarlos para un sindicalismo de clase, combativo, democrático y asambleario.


P.- ¿En qué consiste la hoja de ruta de Ganemos CCOO para este 2015?

R.- Estamos iniciando 2015 con un plan de extensión de Ganemos CCOO al mayor número posible de secciones sindicales, Federaciones y uniones territoriales. Para ello no solo actuaremos en el interior del sindicato, sino que vamos a organizar a partir del segundo trimestre una serie de actos públicos de presentación de GanemosCCOO, a los que invitaremos a toda la afiliación del sindicato y al conjunto de los trabajadores.
En cada sección sindical en que reunamos apoyo vamos a animar a los compañeros y compañeras a poner en práctica en el ámbito de su acción sindical las propuestas que hemos planteado, para demostrar que un sindicalismo que recupere las señas de identidad propias de las Comisiones Obreras no sólo es posible, sino que es el único camino para defender y ampliar nuestros derechos y conquistas históricas.
Y por último, desde Ganemos CCOO vamos a promover una red de solidaridad y apoyo a las empresas y colectivos en lucha contra recortes o despidos, así como a todos los compañeros sancionados o perseguidos por poner en práctica un sindicalismo de clase.




Seguir Leyendo

28 de enero de 2015

Y ahora, ¿qué va a hacer Syriza?

0
Publicado por

Escrito por Emilio José.
Somos la última oportunidad de Europa
Yanis Varoufakis, nuevo ministro de Finanzas de Grecia por Syriza.
“El futuro ministro de Finanzas de Grecia no es extremista”
Peter Spence, corresponsal económico de The Telegraph.
Tsipras
Ante la victoria de Syriza imagino que todos nos hacemos las mismas preguntas ¿Qué va a suceder ahora? ¿Alemania y sus socios cumplirán sus amenazas? ¿Abandonará Grecia el euro o será expulsada? Es difícil saber qué va a ocurrir. Los hechos se analizan mejor una vez que han ocurrido que haciendo previsiones sobre qué podría ocurrir en el futuro. En torno a Syriza hay informaciones muy diversas según el tono ideológico de quien las vierta. También hay gente muy centrada y con opiniones muy ecuánimes independientemente de la ideología que profesen. Yo para intentar enterarme un poco mejor de la situación que podría acontecer he decidido ir directamente a la fuente principal: Syriza. En concreto a una serie de entrevistas – al alcance de todos – realizadas en las últimas semanas al que será el próximo ministro de Finanzas del gobierno griego y máximo responsable de la futura negociación con la Unión Europea, Yanis Varoufakis.
Este profesor de economía de la universidad de Atenas, antiguo asesor del PASOK de Papandreu – que abandonó por su oposición a las decisiones económicas encaminadas a la austeridad tomadas por éste y que hemos visto como han llevado a este partido a su práctica desaparición del espectro político griego – ha sido desde el principio muy crítico con las decisiones políticas europeas y las salvajes medidas económicas tomadas contra Grecia.  Ni en Syriza ni aún menos en su nuevo ministro de Finanzas hay algún atisbo de populismo o radicalismo como muchos medios de comunicación nos cuentan, a no ser que consideremos que someter a las personas a castigos inhumanos como ha decidido la “muy austera” Europa por sus supuestas malas decisiones políticas y económicas sea una marca de raciocinio y espíritu centrado.
En cambio, como dice Varoufakis, posiblemente ellos sean la última esperanza de Europa dado la dinámica de descomposición y el rápido ascenso de la extrema derecha xenófoba, en muchos casos fascista y neonazi, que está sufriendo la Unión Europea. Es la denuncia de esta peligrosa espiral del odio lo que Yanis Varoufakis lleva años clamando en el desierto.  La única salvación para que Europa no caiga en un rápido colapso político y social es aplicar la política de generosidad propugnada por Yanis Varoufakis ya no sólo por una cuestión de humanidad y justicia sino de simple pragmatismo. No es sólo la Unión Europea quien está en riesgo de fractura sino que son las mismas naciones europeas las que se encuentran en un rápido proceso de polarización y radicalización social dentro de sus fronteras.
Si la Unión Europea (el núcleo de norte y centro Europa) sigue empeñada en sus políticas sociopáticas de austeridad y hace fracasar el gobierno de Syriza como en 1930 fracasó el gobierno alemán del canciller socialista Hermann Muller, el próximo o los próximos gobiernos de Grecia serán formados por los nacionalistas revanchistas y los neonazis de Amanecer Dorado. Esto es extensible al resto de Europa donde estos movimientos tienen también hace tiempo mucha fuerza. No sabemos ni la velocidad ni el momento de su ascenso al poder, pero por el camino que traza esta opción política y económica elegida por la Unión Europea de Merkel será inevitable. El fanatismo y la estulticia de Berlín y Bruselas – y sus palmeros – ha demostrado no tener límites, esperemos que por el bien de todos nos sorprendan.
Es cierto que son épocas diferentes y la historia no se repite siempre dos veces igual, pero hay discursos que son preocupantemente parecidos y que nos han llevado a auténticas barbaries. El discurso moral que justifica la austeridad es uno de ellos. Otro es que una nueva Gran Guerra europea no es posible. Eso también se dijo en el pasado y fue el tiempo el que se encargó a un alto precio de desmentirlo. Asimismo, detrás del discurso moral que da coartada al merecido castigo que suponen las políticas de austeridad (una supuesta responsabilidad y laboriosidad alemana – nuestras queridas y fabuladas hormiguitas teutonas – contra unos países del sur manirrotos y despilfarradores) no hay más que cinismo e hipocresía, que intenta ocultar las responsabilidades de Alemania y sus socios en la crisis:
Primero, la deficiente construcción del euro que hacía inevitable la crisis europea. Una construcción que provocaba desequilibrios no corregidos por no ser una zona monetaria óptima: el superávit alemán y su periferia no era otra cosa que el déficit del sur. El crecimiento germano no era otra cosa que el gasto público y privado de esos países meridionales. Segundo, el billonario rescate al irresponsable sistema financiero alemán, inundado de hipotecas basuras y otros malos préstamos. Sí, los bancos alemanes son bancos… PI(i)GS (sólo esto ya debería desmontar el hipócrita discurso de la responsabilidad alemana:bancos quebrados e inundados del dinero de todos los contribuyentes europeos con la connivencia de la clase política alemana, pero bueno…). Tercero, la crisis griega no es una crisis de gasto público. Si como se dice la crisis griega se debiera al despilfarro y la deuda pública no habría explotado en 2008 sino que lo hubiera hecho mucho antes de entrar en el euro. Curiosamente, la crisis griega es una crisis de DEUDA EXTERNA. Sí, no deja de ser gracioso tener una crisis de deuda externa en tu propia moneda, pero son las cosas chuscas del euro: te endeudas en la moneda de Alemania y su banco central. Por tanto, el euro estaba construido deficientemente con vistas – cortas, pero vistas – a no tener socios ni colegas dentro de Europa sino a tener países que obedecieran y si fuera necesario se humillaran.
Varoufakis
Y ahora vayamos a lo importante ¿Qué piensa el nuevo ministro de Finanzas griego sobre una serie de importantes asuntos que pronto estarán en la primera página de la agenda europea y la suya propia?

POR QUÉ ESTÁ EN POLÍTICA
«Cuando el líder de un partido político a punto de gobernar te ofrece la oportunidad de poner en práctica políticas que has venido defendiendo desde hace años es pura cobardía eludir el reto. ¿Voy a tener éxito? Solo lo sabré si lo intento… No hay garantías de éxito.
… Cuando la gente buena no logra vencer a las fuerzas malignas éstas siempre regresan de manera triunfal. ¡Así que más nos vale tener éxito!».

EL EURO
«Grecia no quiere abandonar el euro ni amenazar con hacerlo. No deberíamos haber entrado en el euro, esto está muy claro, pero una vez dentro sería desastroso salir voluntariamente… Esto no significa que debamos agachar la cabeza y hacer lo que nos dicen por temor a ser expulsados. No, debemos vetar políticas inhumanas dentro del euro, exigir la reestructuración de la deuda dentro del euro y nunca darles la oportunidad de afirmar que decidimos abandonar el euro de manera voluntaria. Si ellos quieren que nos vayamos, deben echarnos sin nuestra ayuda. Al hacerlo, eso sí, tirarán abajo sus propias casas.
… la crisis emigró de los mercados de bonos a la economía real y tomó la forma de una deflación viciosa que hace insostenibles a países como Italia…La zona euro se encuentra en un estado muy avanzado de descomposición y a menos que hagamos algo rápidamente, puede ser demasiado tarde».
«Si Berlín llega a la conclusión de que quiere ‘salirse’ del euro, saldrá por sí mismo antes de darle luz verde a Atenas para que lo abandone».

LA CRISIS
«Esta crisis es exactamente igual en España, en Grecia, en Irlanda… es el resultado de una mal diseño de la Eurozona. Grecia colapsó primero, pero si no hubiéramos sido nosotros habrían sido España o Irlanda y el efecto dominó se habría repetido igual. Cuando en 2010 nos declaráramos en bancarrota nos dieron el préstamo más grande de la historia a condición de que redujéramos nuestros ingresos. No es necesario ser economista para entender que eso no funcionaría: si uno está en bancarrota significa que sus ingresos no son suficientes para pagar sus deudas, y si para tratar de solucionarlo se le da un préstamo que lo que hace es aumentar su deuda y a condición encima de reducir aún más los ingresos es imposible. Un niño de ocho años entiende que es un acto criminal».

RESCATE, AUSTERIDAD Y EUROPA
«Fue un ejercicio de cinismo y antieuropeísmo absoluto, para tomar las pérdidas de los bancos y hacerlas recaer sobre los ciudadanos europeos, para salvar los bancos a expensas de los contribuyentes. Y el cinismo llegó al grado de hacer pasar eso como un acto de solidaridad. Pero en Grecia vamos a tratar de formar un Gobierno que diga basta. No por nosotros, sino por Europa. Porque los únicos que se benefician de todo esto que está ocurriendo son los neonazis griegos y el Frente Nacional de Le Pen. Somos la última oportunidad de Europa».
«Por suerte, en la UE existen instituciones que nos permiten maniobrar. Pero sobre todo lo que haremos será lanzar propuestas pro europeas en dirección contraria de las políticas actuales y que lleguen a los votantes. Los políticos que tenemos van tan a lo suyo que si ven que su electorado cambia, ellos también cambiarán. Y en última instancia podremos hacerlo porque tenemos poder. Si uno tiene una deuda con un banco de 10.000 euros no tiene ningún poder, pero si debe 320.000 millones sí que tiene poder».

EL FUTURO INMEDIATO
«No queremos una confrontación, ni hacer las cosas unilateralmente, queremos actuar en colaboración con nuestro socios europeos. Lo primero que haremos será tomarnos tiempo: nos están presionando con que después de las elecciones disponemos de siete días para firmar todo. No vamos a firmar nada deprisa y corriendo. Pediremos dos semanas, algo bastante razonable. Después llevaremos nuestras propuestas al Eurogrupo, al Ecofin y al Consejo Europeo, y nuestras propuestas incluirán en primer lugar encarar inmediatamente la crisis humanitaria. No podemos permitir que haya gente durmiendo en la calle, gente que se va a dormir con hambre. El dinero que hay que destinar a eso es minúsculo en comparación con los miles de millones que estamos destinando al BCE. Y luego haremos propuestas específicas para reducir la deuda griega minimizando los daños a nuestros socios europeos. Europa está pagando enormes sumas por nuestra deuda, el trabajador medio alemán hace bien en estar enfadado por todo el dinero que le toca pagar.Cada pocos meses necesitamos dinero fresco de Europa para sostener una deuda que es insostenible, así que haremos propuestas para reducir esta deuda de manera que Grecia pueda respirar de nuevo y a la vez aliviar el peso de esa deuda en el ciudadano medio europeo… Hay mecanismos financieros públicos muy creativos para resolver este problema que permitirían al señor Schäuble acudir al Parlamento alemán sin necesidad de pedir que se condone parte de la deuda griega».

LA DEUDA
«Un gobierno liderado por SYRIZA no tocará a los acreedores privados. Después de todo, tienen menos del 20% de nuestra deuda. No tiene sentido abrir un frente en contra de ellos con todas las consecuencias jurídicas que eso acarrearía. El hecho de que la mayor parte de la deuda esté en manos del sector oficial significa que, si existe la voluntad política, el acuerdo de reestructuración puede ser alcanzado en una sola jornada».
«A nuestros socios europeos les debemos 280.000 millones de euros. Pues bien: emitiremos nuevos bonos por esa cifra, con exactamente el mismo calendario de pagos que ahora mismo habíamos acordado pero ligado al crecimiento del PIB nominal, no al real. El Fondo Monetario Internacional, el BCE, aseguran que nuestro PIB nominal crecerá un 7% al año en los próximos 20 años. Si es así, devolveremos el dinero que nos han dejado. Pero si el PIB nominal crece entre el 5 y el 7%, pagaremos un tercio del dinero que nos hemos comprometido a pagar. Y si está por debajo del 5% no pagaremos nada ese año. En 2038 esos bonos expiran, y lo que hayamos podido pagar lo habremos pagado y lo que no, no. Se trata de condicionar el pago de la deuda a la marcha de la economía real. Y también haremos reformas, porque Grecia necesita muchas reformas. Pero no haremos las reformas que nos manden en una lista desde Washington o Fráncfort, y que básicamente consisten en destruir el empleo, en crear una nueva forma de esclavitud en Grecia a base de flexibilizar el trabajo para tener gente que trabaja por casi nada».

EXPULSADOS DEL EURO
«Si hicieran eso significaría que tiene un muy pobre concepto de la democracia… Si el estado de Texas, donde llevo viviendo los últimos tres años, tuviera -como de hecho tiene- una postura diferente respecto a lo que el Banco Central de Estados Unidos debe hacer, a nadie en Washington se le ocurriría expulsarlo de Estados Unidos. El que se nos pase por la cabeza algo así ya indica el nivel de perversidad que domina en Europa. Somos un partido de izquierda radical, pero nuestras propuesta son razonables. Si Europa no quiere mantener una conversación racional con nosotros y se empeñan en seguir negando el desastre, allá ellos: que destruyan Europa como ya han contribuido a destruirla dos veces en los últimos cien años. Pero no será ya nuestra responsabilidad.

LAS PRIVATIZACIONES
«El programa de privatización ha fracasado de modo espectacular. Hay, desde luego, algunos activos que se han entregado a particulares sospechosos (por ejemplo, la lotería nacional y el sitio de Hellenikon) y a los que el nuevo gobierno debería echar otro vistazo, al menos en lo que se refiere a su legalidad, pues la renacionalización será imposible debido a la falta de liquidez del Estado. Dicho esto, las mayores privatizaciones tuvieron lugar, no entre 2010 y 2014 sino entre 2000 y 2009, implicando bancos, el monopolio de telecomunicaciones del Estado, etc. Respecto a los servicios públicos, el problema no es que los privatizaran. El problema es que los desmantelaron o los estrangularon con la austeridad y unos recortes espantosos»

Seguir Leyendo

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger